Puerto Rico - Lares

Últimamente, me he quedado confundido ante la cantidad de gente que está planteando que no se ha hecho al pueblo propuesta de cómo sería la economía bajo el estatus de independencia. Ayer específicamente, me sorprendí cuando escuché a un comediante e ingeniero químico independentista (¡independentista!) decir que el independentismo necesita plantearle al pueblo un plan económico viable para los puertorriqueños.

¡¿De verdad?! Espero que mis lectores perdonen mi incredulidad, pero me fastidia que hayan gente que se llame “independentista” que diga en público que hace falta proveer un modelo económico viable de una República de Puerto Rico. Yo entiendo que un estadolibrista o un estadoísta lo cuestione, ¿pero un independentista? ¿En serio? Quiero decir que a lo sumo, lo que hace falta es mayor exposición al pueblo de las propuestas del independentismo, pero YA existe un modelo económico viable para la independencia.
.

Las primeras propuestas económicas concretas 

La Independencia de Puerto RicoiComo mis lectores sabrán, he sido crítico de ciertas decisiones recientes del PIP, especialmente en relación con ciertas posiciones anticientíficas que ha adoptado en el área agrícola y alimentaria. Sin embargo, tengo que confesar que si de algo hay que quitarse el sombrero y reconocer es la excelentísima labor que ese partido llevó a cabo en el caso del proceso plebiscitario del Proyecto Johnston de 1989 a 1991. Antes de ese proyecto, la mejor propuesta del independentismo se había presentado en el libro del Lic. Rubén Berríos Martínez, La independencia de Puerto Rico: Razón y lucha. En esa obra, Berríos incluía varios artículos en torno a los falsos temores a la independencia: pérdida dramática en fondos federales, pérdida del acceso al mercado estadounidense, la salida de la inversión de corporaciones foráneas en Puerto Rico, entre otros. En aquel momento (1983), cuando lo más que había de “libre mercado” en el Caribe era la Iniciativa de la Cuenca del Caribe (o Plan Caribe) diseñada por el Presidente Ronald Reagan y otros tipos de acuerdos. Berríos afirmaba que no habría pérdida alguna de acceso al mercado norteamericano ni se tendría que ir la inversión estadounidense, que habría unos acuerdos amistosos con los Estados Unidos mientras que una República de Puerto Rico podría abrirse a establecer relaciones comerciales con otros países del mundo mucho más fácilmente.

Durante 1989 y 1991 se confirmó todo lo dicho por Berríos en su texto y más. Entre los logros conseguidos en aquella época están los siguientes:

  1. Los puertorriqueños continuarían recibiendo los fondos de sus derechos adquiridos (Seguro Social, veteranos, pensiones federales, etc.) bajo la independencia. Estos fondos constituyen del 60 al 70% de las transferencias federales a Puerto Rico. Para aquellos que estén cotizando para Seguro Social, el gobierno federal y el gobierno de la República de Puerto Rico estarían forjando un seguro social nuestro con las aportaciones que ya han hecho los trabajadores puertorriqueños por años. Este proceso de transición duraría aproximadamente 5 años.
    .
  2. Las transferencias otorgadas por el gobierno federal (e.g. PAN, Plan WIC, Plan 8, etc.) se recibirían en bloque por la misma cantidad que al inicio de la transición durante un periodo de 9 a 10 años, sujeto a renegociación posterior.
    .
  3. Las corporaciones estadounidenses podrían continuar invirtiendo en Puerto Rico bajo la Sección 901 del Código de Rentas Federal. El gobierno de la República podría utilizar la disposición del “crédito por contribuciones foráneas” e incentivar más la inversión foránea estadounidense en Puerto Rico. Simultáneamente, no habría impedimento alguno para forjar un programa de incentivos industriales para atraer capital de docenas de países alrededor del mundo. La capacidad de establecer tratados contributivos bajo la independencia posibilitaría esto.
    .
  4. Puerto Rico continuaría teniendo libre acceso al mercado estadounidense vía el Plan Caribe.
    .
  5. Aquellos nacidos con la ciudadanía estadounidense podrían retenerla, algo que fomentaría el libre tránsito entre ambas naciones y, por ende, el flujo de capital entre Puerto Rico y Estados Unidos. Además, aquellos que sean ciudadanos puertorriqueños (pero no ciudadanos estadounidenses) podrían gozar del libre tránsito a los Estados Unidos por un periodo de 30 años.
    .
  6. La continuación del uso del dólar estadounidense como moneda oficial de la república si así lo desea, con o sin una moneda nacional.

Lo único que en aquel momento se le había denegado a la opción de independencia era la eventual desmilitarización de Puerto Rico. Es interesante señalar que solamente a la independencia se le trató de manera tan favorable. Sin embargo, las opciones del Estado Libre Asociado y la estadidad salieron trasquiladas del proceso, ya que irónicamente (con todo y el plan de transición de nueve a diez años) la independencia se tornó en la alternativa menos costosa para los Estados Unidos. En resumen, lo menos que quería Estados Unidos era un “ELA mejorado” con mayor dependencia o una estadidad. Para mayor información, léase el libro de Rubén Berríos, Puerto Rico: Nacionalidad y plebiscito (1991).

Desde entonces, las relaciones globales de Estados Unidos a nivel mundial cambiaban dramáticamente. Ya no existía la Unión Soviética, se había implementado el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA por sus siglas en inglés) y se tenía pensada la implementación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Gradualmente, junto a la Unión Europea y Asia, el mundo se fue abriendo cada vez más a mayor interdependencia económica. Emergieron claramente Singapur, Taiwán, Hong Kong y Corea del Sur como los llamados “Tigres de Asia”. Singapur e Irlanda se convirtieron competidores de Puerto Rico, no solo porque muchas de las subsidiarias estadounidenses que estaban aquí bajo la Sección 936 se mudaron a esos países, sino porque habían superado por mucho el PDB per cápita de Puerto Rico. India y China se fueron convirtiendo gradualmente en las potencias económicas que hoy conocemos, entre muchas otras cosas.

Durante esta transformación del panorama mundial, en 1997 se radicó el famoso Proyecto Young, época en la que no solamente se podría hablar de una independencia sin pérdida al acceso al mercado estadounidense, sino que era perfectamente posible hablar de establecer diversos tratados, algunos de libre comercio, con los demás países del mundo. República Dominicana formaba parte del Convenio de Lomé (desde 1984) con los países de la Unión Europea y más tarde formó parte del CAFTA+RD. Ahora no habría que apelar al Plan Caribe, sino que se hacía cada vez más implausible la idea de que Puerto Rico fuera a perder acceso al mercado estadounidense en un mundo altamente globalizado e interdependiente.

El PIP presentó una nueva definición de independencia ante el Congreso para su inclusión en el Proyecto Young (en mi opinión, la mejor definición de independencia que se ha propuesto). Allí se afirmaba que los ciudadanos puertorriqueños (con o sin ciudadanía estadounidense) podrían gozar de libre tránsito a los Estados Unidos indefinidamente, como si no hubiera frontera de aduana entre Puerto Rico y Estados Unidos, lo cual permitiría libre flujo de capital entre ambos países y, a la vez, la posibilidad de visitar a familiares en Estados Unidos sin problema alguno. Se reafirmó a su vez la continuidad de los derechos adquiridos y la creación de medidas de transición a la independencia para el desfase de las transferencias otorgadas. Puerto Rico tendría libre acceso al mercado estadounidense mientras que tendría la facultad de acordar tratados con otros países y formar parte de bloques económicos. Bajo estas condiciones, la inversión de capital en Puerto Rico y la venta de bienes y servicios en Puerto Rico compensaría las transferencias otorgadas, posibilitando mayor número de empleos y políticas de estado beneficio para desempleados y necesitados.
.

¿Me perdí en algún sitio?

En cuanto a las medidas de transición económica ya están más que claras, en gran medida gracias al PIP. Otras dimensiones de la independencia inevitablemente dependen de nosotros. El PIP ha propuesto un programa económico consistente con la social democracia: un sistema estado benefactor fundamentado en el capitalismo y libre mercado, pero regulado y con los servicios esenciales en manos del estado (seguro universal de salud, electricidad, acueductos, internet); además de la implementación de políticas de negociación colectiva, cuidado del medio ambiente, etc. Para mí, este es el modelo más viable que podría adoptar una República de Puerto Rico junto a un proceso de transición, pero es una apreciación personal.

Sería sumamente deshonesto decir que una vez implementada la independencia, entonces todo va a ser, como diríamos en español, “peaches and creme“. Sin embargo, es en este asunto que se presenta el problema principal de toda discusión de estatus: la independencia es un estatus que, en el contexto global actual, abre un abanico de posibilidades en cuanto a la adopción de medidas e instrumentos jurídicos locales e  internacionales para forjar un Puerto Rico próspero. Singapur lo pudo hacer y su despegue económico comenzó al copiarse de nuestro modelo de atracción de capital; ahora se mantiene sumamente próspero gracias a que utiliza todas las herramientas que su condición de independencia le otorga.

NOTA: … Y por favor, no me digan el repetido mantra de que Singapur llegó a la prosperidad con un sistema autoritario. Esa no fue la clave de su bonanza económica, sino más bien las medidas que tomó para lidiar con un problema étnico-religioso del que esta nación formaba parte en el contexto asiático. Además, han habido muchos países del mundo donde hay sistemas represivos y dejan mucho que desear económicamente. Puerto Rico puede ser próspero y democrático en el contexto caribeño. Países como República Dominicana, Barbados, Bahamas, Costa Rica, entre otros están mostrando este punto todos los días.

Puerto Rico tiene la infraestructura, la mano de obra adiestrada, el ambiente jurídico, preparación profesional, alfabetismo, entre otros factores para atraer inversiones de todas partes del mundo. Además, hay una gran cantidad de empresas a las que se les haría mucho más fácil su ofrecimiento de servicios. Con la derogación de la Ley de Cabotaje, sería muchísimo más fácil importar y exportar mercancías a precios que abaratarían el costo de vida de los puertorriqueños y nuestras empresas podrían competir mejor con otros países que ya tienen acceso al mercado estadounidense. Con el control de una moneda propia podemos adoptar medidas fiscales más convenientes a nuestra realidad o podríamos adoptar el dólar estadounidense como moneda oficial para propósitos de facilitar el comercio con los Estados Unidos.
.

Y las demás opciones de estatus, ¿qué?…

Frecuentemente al independentismo se le pregunta constantemente y con una amnesia impresionante cuál sería el modelo económico bajo la independencia, pero, ¿y qué hay de las otras opciones de estatus? El ELA como está ya no sirve. El único modelo económico que se ha propuesto consiste en variaciones de lo que fue la Sección 936 (la 30A, la 956, la 933A, las zonas empresariales, etc.) y muchos todavía no se han dado cuenta que esa puerta ya está cerrada. Nos la cerró el Congreso de los Estados Unidos y el mercado global. El Congreso también le ha cerrado las puertas a lo “actual, pero mejorado”.

Lo que le queda a los estadolibristas es el llamado “ELA soberano”, que tiene tres problemas con su propuesta:

  • El principio de delegación es todavía impreciso. No se entiende exactamente qué se le delegaría a los Estados Unidos a cambio de transferencias de fondos federales o programas federales como los que tienen las Islas Palau y las Marshall. ¿Se delegaría la defensa? Además objetar a esta medida como independentista, el interés de Estados Unidos por fomentar su presencia militar en Puerto Rico parece ser casi ninguna a la luz de los avances tecnológicos de la armada estadounidense.
    .
  • En algunos casos, el plan de transición es impreciso. Una de las propuestas más concisas hechas por algunos soberanistas sugiere una transición de 60 años (¡mucho más que los que solicitamos los independentistas!)
    .
  • El asunto de la ciudadanía estadounidense por el que abogan es un problema serio dentro de la jurisprudencia estadounidense, especialmente si el nuevo ELA es “soberano”.

En cuanto a la estadidad, no tiene mucho que ofrecer que no sea mayor dependencia. La defensa de los estadoístas en general se reduce a tres:

  1. Las empresas estadounidenses en Puerto Rico invertirían mejor con un Estado de Puerto Rico ya que estaríamos asegurados por una jurisprudencia federal; dichas corporaciones mejor familiarizadas con las leyes estadounidenses que de cualquier otra en el mundo. El problema con este argumento es que está hartamente refutado con el fenómeno de la globalización. El capital no tiene patria e invertirá en aquel país  que le ofrezca los mejores incentivos. Esto explica el cierre de industrias manufactureras en Estados Unidos y su apertura en otras partes del mundo. Pregúntenle a Detroit al respecto.
    .
  2. Si Puerto Rico forma parte del Senado y la Cámara de Representantes, tendrá mayor acceso al presupuesto federal que 24 o 25 estados de la Unión; esto pondrá a nuestra disposición fondos de inversión para la infraestructura, la educación, entre otros. El problema con ese argumento es que rebota en contra de la opción de la estadidad a la hora de defenderla en el Congreso de Estados Unidos. No hay manera alguna que esos 24 o 25 estados de la Unión voten a favor de la estadidad para Puerto Rico, una cosa que conllevaría necesariamente perder su acceso al presupuesto.
    .
  3. Más fondos federales de transferencias otorgadas con tan solo el 30% de la población pagando impuestos federales. Una vez más, nos encontramos el problema del “rebote contra la estadidad” a la hora de defender este punto en el Congreso de Estados Unidos. No hay manera alguna que podamos defender $15 a $20 mil millones en fondos federales a un Estado de Puerto Rico y que solamente el 30% de los que trabajan paguen impuestos. Estados Unidos no llegó a ser una gran potencia económica mundial haciendo malos negocios.

La resistencia de Estados Unidos al mejoramiento del ELA es palpable estos días y la estadidad está más lejos que nunca. Parece que el Congreso nos deja a nuestra disposición estatus de soberanía, en la que es mucho más fácil para Puerto Rico adoptar aquellos modelos económicos de su conveniencia. Para mí, el mejor estatus de soberanía propia y plena que es económicamente viable es la independencia.

En vez de tener un caso de amnesia y preguntar repetidas veces cuál es el modelo viable de la independencia, los independentistas deberíamos hacer tres cosas:

  • Empaparnos del modelo o modelos viables de independencia lo más que podamos. Ya esto se ha laborado profundamente y el trabajo está hecho. Ahora es el momento que debemos darlo a conocer a un público que sufre de una amnesia a conveniencia ideológica en cuanto a este tema.
    .
  • Defender la independencia como opción en todos los foros políticos donde se discuta el tema del estatus.
  • En vez de preguntarnos a nosotros mismos cuál es el modelo económico de la independencia (¡el trabajo está hecho!), los independentistas debemos interrogar a las otras opciones de estatus: ¿qué tienen ellas que ofrecer?

.

 

PD: Definición de “Independencia” defendida por el PIP para el Proyecto Young (1997)

La siguiente definición de independencia fue aceptada en ese momento para ser integrada al Proyecto Young sin objeción alguna de los congresistas estadounidenses:

  1. Puerto Rico es una república soberana, que en su libre ejercicio de su derecho inalienable a la independencia y libre autodeterminación, tiene completa autoridad sobre su propio territorio y población, bajo una constitución democráticamente adoptada por el Pueblo de Puerto Rico, que proveería el establecimiento de una forma republicana de gobierno y una amplia protección de derechos humanos, sujeto solo a la aprobación del Pueblo de Puerto Rico.
    .
  2. La República de Puerto Rico se convertirá en miembro de la comunidad de naciones, en igualdad de condiciones, investida con todos los derechos y prerrogativas que han sido reconocidos por el Derecho Internacional a los estados independientes y que incluye el poder de establecer sus propias políticas fiscales, monetarias, migratorias y de comercio internacional, el derecho a establecer tratados incluyendo económicos, tarifarios, a establecer relaciones con otras naciones y participar en organizaciones internacionales.
    .
  3. Los puertorriqueños serán ciudadanos de la República de Puerto Rico.
    .
  4. Los Estados Unidos concederá a los individuos de Puerto Ricos sus derechos adquiridos en virtud de servicios rendidos o contribuciones hechas a los Estados Unidos.
    .
  5. El futuro de las relaciones entre Puerto Rico y los Estados Unidos será definido por un Tratado de Amistad y Cooperación en relación con los asuntos de interés mutuo en conformidad con sus respectivos procesos constitucionales y a través del cual el Congreso expresaría su apoyo a los siguientes principios: un periodo de transición económica, incluyendo un Fondo de Desarrollo financiado con las contribuciones anuales basadas en la cantidad actual de gastos del gobierno federal en Puerto Rico; un libre comercio entre ambas naciones; un libre tránsito de ciudadanos puertorriqueños y ciudadanos de Estados Unidos entre ambas naciones; y la completa desmilitarización de Puerto Rico.
Tagged with:
 

Leaving the Political Left

On October 3, 2015, in Economy, Philosophy, Politics, Puerto Rico, Science, by prosario2000

Some Original Revolutionary and Progressive Values which Have Been Lost

If there was any thinker in the world I admire is Karl Marx. Contrary to many people’s opinions, I do not consider him a philosopher, but an economist and one of the fathers of Sociology. I think that most of what he proposed as solutions for capitalism have been refuted by philosophy, sociology, and history. Yet, that does not mean that he didn’t have any valuable insights. Capital stands as a unique classic that, along with Adam Smith’s The Wealth of Nations, and has enabled us to understand capitalism regarding its process and dynamic. The work itself is not infallible, but it is immensely valuable. I also think that the Communist Manifesto, how ever small and simple it is as a historic document, should be considered an eye-opener for most Progressives and Left-wing leaning people today. I particularly love these words when he makes an explicit admiration for capitalism:

The bourgeoisie has disclosed how it came to pass that the brutal display of vigour in the Middle Ages, which reactionaries so much admire, found its fitting complement in the most slothful indolence. It has been the first to show what man’s activity can bring about. It has accomplished wonders far surpassing Egyptian pyramids, Roman aqueducts, and Gothic cathedrals; it has conducted expeditions that put in the shade all former Exoduses of nations and crusades.

The bourgeoisie cannot exist without constantly revolutionising the instruments of production, and thereby the relations of production, and with them the whole relations of society. Conservation of the old modes of production in unaltered form, was, on the contrary, the first condition of existence for all earlier industrial classes. Constant revolutionising of production, uninterrupted disturbance of all social conditions, everlasting uncertainty and agitation distinguish the bourgeois epoch from all earlier ones. All fixed, fast-frozen relations, with their train of ancient and venerable prejudices and opinions, are swept away, all new-formed ones become antiquated before they can ossify. All that is solid melts into air, all that is holy is profaned, and man is at last compelled to face with sober senses his real conditions of life, and his relations with his kind.

For Marx, the technology developed by the bourgeoisie was incredibly valuable and created “wonders”. Of course, all of this technology was directed to one end in particular: the bourgeois’ profit. Even Marx recognized the great advances that this technology meant for the public, but he recognized the need to eradicate the injustice and class struggle generated by the system, so that the proletariat would, not eliminate these technology, nor dismantle these means of production, but to use them for a just world. In this case, science was seen as the basis for making the world better. Marx was Mary Shelley’s fan, and read Frankenstein (and you can see it all over Capital), and this novel referred extensively to the problem of “how man should not cross certain boundaries established by Nature”. Yet, Marx underscored the great importance of science for making the proletariat and the poor better. His friend, Engels, described his proposal as “scientific socialism”, as opposed to “utopic socialism”. Although I do believe that Marx’s proposal for this “scientific socialism” is as utopic as the rest, I can’t avoid appreciating how much Marx and Engels regarded science so highly.

There was also the Progressive Era that stemmed from the ashes of the Gilded Age in the United States. In part (but only in part) to the economic collapse of the 1880s, the Federal government wanted to invest in education, medical services, and the sciences in general. Of course, this was no ethical golden era. Native Americans had to suffer new ways of exploitation under these ideals, and … at least in my case … the Progressive values mixed with Imperialistic ideals led to US’s efforts to establish policies to assimilate different ethnicities which did not agree to WASP values, such as Puerto Rican culture. Needless to say, practically black people in the U.S. were virtually left out of the Progressive equation. Despite this, not all Progressive values should be rejected. New technologies that started appearing more vigorously during these decades were extremely valuable, and made people’s lives better. These led to a basic ideological and physical infrastructures that led to more government investment in new technologies during WWII and the Cold War.

.
Something Gone Wrong with the Left

Apparently, even when the radical Left and the more Center-Left or Progressive policies affirmed and recognized the way technologies (even from the private pro-capitalist sector) improve people’s lives, this seems to be no longer the case. Instead, the Left is gradually leaning towards anti-scientific and anti-technological views. Usually, they have a secular “holier-than-thou” attitude against the Right-wing, especially regarding the problem of climate change. They actually tell people that ignoring science is to doom the world. That is great, as far as it goes.

The problem with the Right-wing regarding climate change can be read word-for-word in any Left-leaning or environmentalist blog or website about this subject: scientists all over the world have established a pretty strong consensus that global warming is happening, and its effect –climate change– is anthropogenic (from human origin). There is no question at all about this. Yes, you could find some very few scientists (with titles and everything) who have contested it, but they are a minority, and practically all of their work have been refuted by other scientists. In the current scientific literature, this is practically a non-issue. See the most recent peer-review article on the consensus here. In fact, it has been found that most of the deniers of the anthropogenic origins of climate change make scientifically baseless allegations: they ignored critical background information, cherry-picked their data, rejected solid studies that were inconvenient to their preconceived solutions, and so on. I could even add the documentaries that purposely distort data to deceive the public (e.g. The Great Global Warming Swindle). Many people in the Right reject this consensus for two reasons:

  1. Because most of the measures to remedy climate change implies an increase in state-sponsored investments in clean energy, which would mean an increase of the intervention of the political state in the economy.
    .
  2. Because a lot of the interests behind Right-wing politicians come from industries that invest heavily in fossil fuels.

The same could be said about the Right-wing’s flirtation with Creationism and Intelligent Design, mostly because a lot of the Right-wing embraces the religious sector of U.S. society, most notoriously the conservative and the fundamentalist sectors.

Yet, as it happens, when it comes to other scientific issues, such as GMOs, nuclear energy, and others, certain Left-wing and environmentalist groups can be just as “crazy” or incredibly “deceptive” as their counterparts in the Right-wing extreme. DemocracyNow has served as a forum for Left-wing and environmentalist forum … which is great! … Except when the show interviews a lot of people whose reputation and credibility have been seriously questioned by the scientific community (e.g. Vandana Shiva, Helen Caldicott, Greenpeace activists, etc.). This adoption by the Left that these people are somehow sacred leads to peer-pressure. If you believe something different than from these major figures in the environmental movements, then you have been “bought by Monsanto”, or “bought by the fossil fuel industry”, or “bought by the nuclear industry”, or you are a traitor to “the cause”, etc.

Yes, I agree that the interaction between scientists and companies is a problem that must be dealt with. There have been scientists who have been recruited to say that cigarettes are not all bad for you, and work for the tobacco companies. Yet, that hasn’t moved  the whole scientific community an inch in favor of smoking or had dissuaded its members from believing that it is carcinogenic. Even tobacco companies agree today that it causes cancer! The same can be said about the way ExxonMobil has recruited scientists all over the world and has actively tried to intervene with the scientific establishment to change the consensus, even when it knew that the anthropogenic climate change was real.  Let’s remember that Exxon has about $350 billion in assets, and about $400 billion in revenue.  As we have seen, Exxon has been totally unable to change the minds of the vast majority of the scientific establishment about it. All of the major scientific institutions around the world have established their agreement with the world wide consensus on the subject.

Yet, when it comes to genetically modified food and transgenics, the Left becomes the very big mirror of the Right in both attitude and behavior. Today, an overwhelming vast majority of scientists and scientific institutions around the world agree that GM food is no riskier than conventional or organic food. These conclusions have been very well established by scientific and health international organizations and by independent scientists again, and again. Here are three of the most important studies about GM food in the world:

  1. The European Commission’s 10 years study of GM food.
  2. An Italian meta-analysis on 10 years of scientific literature on how GM food has affected non-human animals and humans: basing themselves on 1,783 studies found no evidence of harm.
  3. A 2014 study which carries out a meta-analysis, researching about the harm of GM on farm animals covering a period of 29 years, including the results of about 1 trillion meals to a 100 billion non-human animals: there are no cases of reported harm.

Of course, as the exact mirror of the Right, certain people in the Left (especially those in the environmentalist movements) accuse the scientists participating in this as being “sold to Monsanto”. My question is … “Really?” Is Monsanto all THAT powerful to establish the consensus on GM food in the scientific establishment?

Remember how ExxonMobil with all of its assets and revenue, and which has actually tried to buy scientific opinion, has been unable to change the 97% scientific consensus on climate change? Well, how much does Monsanto have in relationship with Exxon? As it turns out, Monsanto has $23 billion in assets (it is almost 15 times smaller than Exxon’s), and $14 billion in revenue (almost 27 times smaller than Exxon’s) … all of these are 2013 and 2014 figures. How could Monsanto accomplish something that neither the tobacco industry nor the fossil fuel industry (whose revenues together are remarkably higher) have not been able to do?

And it gets even worse. Compared to many of its competitors, Monsanto is a remarkably small company. Don’t get me wrong! $14 billion in revenues makes it a very big company. Yet, not so much when you compare it with  Syngenta’s ($15 billion), Bayer ($51 billion), DuPont ($36 billion), Dow ($57 billion), Archer Daniels ($90 billion), BASF ($99 billion), and Agrium ($16 billion) … 2013 and 2014 figures. So, this mythology about an all-powerful Monsanto is not even remotely believable, especially when one takes into consideration the situation in the market.

And it gets even WORSE. The Monsanto that exists today barely resembles the old Monsanto. As the public record will tell you, the Monsanto that exists today is actually a spin-off that arose when the old Monsanto was fused with another company, Pharmacia, which was later bought by Pfizer. The agribusiness operations (which Pfizer was not interested in) consolidated into the new company, Monsanto (the one people love to hate today). Of course, misunderstandings about this history have made some people in social networks say that Monsanto is managed by Pfizer, which is utter non-sense.

And to make matters worse …  Monsanto is not the only company working on GM food. It was lucky that it was the first one to market it. The other ones have not been able to do so too soon, mostly due to over-regulation implemented because of anti-GM activism. Not even public university scientists who are willing to charge a small fee for their patents, or, better, make their seeds available for free to farmers, have not been able to do so because of this over-regulation. Some have no choice but to make BigAg companies the owners of these seeds so that they become available, which is ironically what the Left mostly fears. Talking about a self-fulfilling prophecy!!!

.

Anti-GM: The Left’s Dark Side

Whether a technology is produced by big corporations or cooperatives, small businesses, or the public sector, is irrelevant from an ethical standpoint. What does matter is if these organizations actually accept and manage the technology in such a way that can benefit the public most. Vaccines and medicines that save lives, and gadgets that improve quality of life for many have been the great accomplishments of modern medicine. Yet, most of these have been created by for-profit corporations. Despite this corporate end, the public greatly benefits from the availability of this technology. In fact, a lot of these medicines, vaccines, and devices can be traced to how public scientists interact with big corporations, which provide the capital for investment. In the case of medications, some of those greatly needed in many parts of the world are provided for free. No one in his or her right mind would actually protest the provision of these goods on the basis that “they are corporate” or “made for profit”. If any corporation withholds them on purpose, it would have the same outcry that the pharmaceutical industry had to deal with in 1998 when it asked the U.S. to create a blockade to South Africa because it tried to buy cheaper medicines from India to deal with AIDS population. The public would be rightfully outraged when vultures prey on the sick for profit, like what recently happened in social networks when people learned of a hedge fund manager who raised the price of a drug used for AIDS patients.

On the other hand, we can’t deny that some sorts of technology were originally created for reasons that, perhaps, people find reprehensible. There is no doubt that the military in the U.S. has made Puerto Ricans miserable by advocating for a colonial policy that lives on today. Many innocent people have died because of military tech used in battles and wars all over the world. Yet, it does not cross my mind to protest against the Internet, whose origins include its adoption by the U.S. military in the 1960s.  There is no doubt that this technology, with all of its virtues and vices, has made people’s lives better: just imagine that people have more access to information, manage their finances, buy goods, etc., all of which have saved a lot of people money and increased their wealth. In some countries, due to the access of the Internet, that can represent the difference between having four meals a week to having five meals a week. This is the reason why I believe that access to the Internet should be in the end a human right, and we should develop the technology towards that goal, regardless of whether you love or hate the military establishment.

Even when supposing that Monsanto is the ethical equivalent of the evil Galactic Empire that built the Death Star and destroyed Alderaan, the rejection of genetic modified food is simply something I can’t understand.

It is often said that Indian farmers are committing suicide because of the introduction of Monsanto’s Bt-cotton in 2002, a story promulgated mostly by Vandana Shiva and company. Yet, there is no scientific study in recent years that accepts this narrative. On the contrary, all of the pertinent studies show that there is ample evidence that Bt-cotton has made their lives better (see here, here, here, here, and even more critical articles here and here, most of these studies are independent) . This is indicated by two things:

  • The rate of adoption of Bt-cotton by Indian farmers over the years

Adoption of Bt-cornSource

  • The improvement of their quality of life

 Variables of Life Quality Among Indian Farmers

Source

So, even when Indian farmers have to buy Bt-cotton seeds that are four times more expensive than normal seeds, they produce so much cotton that their increase in wealth, and their savings from not having to buy insecticides compensate for it very well, and their lives have improved dramatically in general.

When you  see the testing of Bt-brinjal, it has been said by some environmentalists that it has been an overwhelming failure, and that it has been denounced by farmers. Yet, these very same farmers named in the article beg to differ from it (Watch them say this on video! By the way, they also make fun of anti-GM activists.) The seeds for Bt-brinjal have been provided for free to farmers, who can plant the next generations seeds as many times as they want. Monsanto made sure of this … (That evil company!)

GM-papaya has been able to save papaya farmers from starvation, and it was the direct result of public scientists, Dennis Gonsalves and his team. The only threat that these farmers have ever faced are anti-GM activists who destroy their papaya trees. And you can go country, by country, and find that there can be difficulties (e.g. weeds and insects resistant to glyphosate and Bt respectively), but there are also situations where, with good farming practices, GM can make a difference in farmers’ lives (e.g. in every country that has legalized it). The most recent study that calculated the economic impact of GM on farmers has pointed out that, even when farmers in general pay far more for seeds (due to their demand and patent costs), they save a lot of money from administering pesticides and health costs related to them, and increase in productivity. Both of these factors account for an almost 70% increase in revenue. When you ask yourself why do farmers buy GM-seeds, the answer is easy … because they have more money and they improve their quality of life.

Impacts of GM crop adoption.

Impacts of GM crop adoption.
Average percentage differences between GM and non-GM crops are shown.
Results refer to all GM crops, including herbicide-tolerant and insect-resistant traits.
The number of observations varies by outcome variable; yield:
451; pesticide quantity: 121; pesticide cost: 193; total production cost:
115; farmer profit: 136. *** indicates statistical significance at the 1% level.
(Source)

That’s it! Now everyone can talk to me about how Monsanto makes farmers “miserable”. As a “Leftie” at heart, I would love to believe that a corporation is making farmers miserable, but I would actually believe it more if that “Farmer profit” bar was beneath the line, not over it.

Due to the notable increase in production, despite the cost increase of Monsanto’s seeds, the indirect effect has also been beneficial for consumers, since it has driven down corn, soy, and cotton prices due to the increase in productivity, hence, the increase in supply. Other than the excessive use by glyphosate by some farmers, especially to the point of generating glyphosate resistant weeds, I have not seen anything else that would damn this company to hell. Quite the opposite. In general, the solidarity created by the social matrix involving Monsanto, public scientists, farmers, and consumers have been greatly beneficial to everyone in general. Are there monopolistic concerns? Definitely! But the fact that farmers keep buying GM-seeds despite their cost reveals that they are more than happy to pay for a better outcome than the alternatives.

Going beyond Monsanto is also a healthy exercise for the mind when trying to think clearly about this subject. Other projects such as Simplot’s Innate potatoes, Del Monte’s Rosé transgenic pineapple, wheat without gluten, golden rice, purple tomatoes with antioxidants, the golden banana, the golden cassava, among many others, are being developed by other companies or by public universities around the world. In the case of public universities, they are trying their best to create GM seeds whose patent licenses can be affordable, or, in the optimal case, make them patent-free (the so-called “open source” GM seeds) to make them freely available to farmers to do with them as they wish. Also, these products would directly improve the health of consumers, since many of them are designed to avoid carcinogens, prevent cancer, or make available a variety of goods to people whom, for reasons of their particular illnesses, cannot consume them. People who suffer from celiac disease will feel their pockets relieved because of a gluten-free wheat.

Yet, out of all of these, only Arctic apple and Innate potatoes have been made available. Why not more?

Why isn’t golden rice available now? Golden rice is GM rice that has been fortified with beta-carotene, one vitamin A precursor, which studies have shown to become vitamin A after it is consumed. These seeds would be provided patent-free for farmers, with the right of re-selling them and re-planting them as long as they don’t profit more than $10,000. In practice, this would make the rice available for free for all Asian farmers. However, golden rice is not available, because environmentalists (especially Greenpeace) have made sure that it is never available to people in Asia who are suffering from vitamin A deficiency. This would cost them $1.4 million life/years to many people who are really going through blindness and death because of lack of access to it. This is clearly inhumane and, coming from a milti-million dollar organization (such as Greenpeace), it is a crime against humanity.

But, it is a crime supported by the LEFT!!!! How can this be?!  Aren’t Progressives and Left-wing people all for human rights … for the economic rights of the marginalized and the poor?! I think that knowing this fact shook me pretty bad.

… I have to say that not even that prepared me to what happened next: the relentless persecution, intimidation, and even physical threats to U.S. scientists whom anti-GM critics perceive as being in cahoots with Monsanto. The cooperation among public scientists and big companies is a delicate subject, and from an ethical standpoint, I can understand the objection coming from many people. However, from an ethical standpoint, this sort of cooperation is completely legitimate if it is done following a code of ethics, and scientists can guarantee their independence of criteria from their interactions with industry.

The first victim of this process was Dr. Kevin Folta, and I’ve seen with pain how he is going through this ordeal, even when the money he received from Monsanto was not for him (as Ralph Nader deceptively tries to argue), but for an outreach program teaching young people about science. Whatever you believe about Monsanto (e.g. that it is the equivalent of Skeletor’s Snake Mountain), this contribution was very positive, because it promotes science. Even when people want to really believe that Monsanto finances Folta’s work, just forget about it! He works on strawberries, Monsanto is not interested in them and has not financed his studies at all.

And I’ve seen worse!  Much worse … with no public uproar!!!  Did you know that Nova’s episodes on Brian Greene’s The Fabric of the Universe was sponsored by David H. Koch, of the Koch Brothers? You know, the same people who finance anti-scientific campaigns to discredit global warming, and try to cut down regulatory legislation of the industry?  Yeah… those guys!  And still, they are great episodes. The same when Microsoft sponsored some great episodes by NOVA, and believe me, THAT company can control your life a thousand times more through your computer than Monsanto would ever do just by selling seeds and Roundup. I’ve always promoted software freedom, and I wish that more people in the Left had just the same passion against Windows and MacOS that they have against Monsanto.

And even the Left is in a worse situation than the Right, for the simple reason that the former tends to be so self-righteous about how much it endorses evolution and the anthropogenic view of climate change. Yet, when it comes to studies, the anti-GM sector is just as insane!!! It uses extensively retracted, very bad, and ethically questionable studies to prove their point (such as Séralini’s experiment), or studies financed by industries and lie when they say that they have no conflicts of interests (e.g. the famous Judy Carman’s –and company’s– study on the effects of transgenic maize and soy on pigs), or studies published in notorious predatory journals such as those published by OMICS International, Scientific Research, MDPI, and others (e.g. Stephanie Seneff’s bogus study on glyphosate in Entropy). In other words, everything revolves in totally and absolutely discredited studies that are not even worth the virtual paper they were written in. And please, don’t get me started on Greenpeace!!!  It is renowned for not revealing how their studies were carried out, and it has been caught altering its own data to fit its causes (e.g. the Brent case, and the Chernobyl meltdown).

The Left’s dubious association with pseudo-scientifically-minded individuals around the world does not make the its situation any better. Mike Adams, founder of Natural News, is not only a long time scammer, but also at one point wrote an article clearly implying that it should be anyone’s moral duty to kill scientists, academics, journalists, and so on who advocate for GMOs, while the next day posting a webpage giving people names of Monsanto employees, biotech scientists, academics, and advocates so that the public would intimidate them. Then he changed the text to “clarify” that he didn’t mean “kill”, just bring these advocates “to justice”. Later he deleted it, but the Internet remembers events like that. Because of this incident, he is being investigated by the FBI right now. By the way, this article was also posted in Vandana Shiva’s website for a week, and then was taken down after the uproar of indignation it provoked. Dr. Oz, (read this study and listento this interview about his recommendations), Vani Hari (the Food Babe), Jeffrey Smith (who knows nothing of science and doesn’t know what he’s talking about — see here and here–), Dr. Joseph Mercola (… And I mean, really?! A guy who sells as “healthy” a product containing the very same stuff he himself has said is poisonous to the public?!!  Really??!!! …), among other frauds, have inundated the media with totally false claims about GM food, not supported by any scientific study at all.

Even legitimate scientists, such as Dr. Don Huber, fall from grace as soon as they are mixed in this mess. According to him, he discovered how GM and glyphosate create a “pathogen” that could represent a threat to human and animal health. He has been claiming this for years, without ever showing this pathogen to the scientific community. (So … is he withholding evidence of something that could harm the public, and will not make it available to scientists and the public for examination?  Why the heck not??!!!)  And what about David Suzuki’s shameful ignorance of GM work that ended up in a video that discredits his statements, not only about GMOs, but about his campaign to address the problems of climate change?  The Right-wing had a field day with Suzuki! With this, in the eyes of the public, Suzuki has contributed to discredit the urgent need to address the problem of climate change. He campaigns for it, but appeared before the public as an ignorant about his own field, genetics; so, in the minds of many people, why should they pay attention to him about climate change?

And the Left wants to associate with all of these people and use them as “legitimate” references?!  Really??!!!

.

I’m OUT!

I began as an anti-GM campaigner, and I ended up being in favor once I sat down and studied this subject carefully. I have to say that as time goes by, I am increasingly disappointed with the Left, especially when they don’t stick to neither science nor history. They invent false historical memory about a time when “farmers lived in harmony with nature”, and “they lived healthy” because they had no synthetic pesticides and everything was done “naturally”. Just a little verification on farming practices in that “ancient past” will make them realize that not only they used to use pesticides, but that they were as toxic as arsenic, mercury, sulfur, copper, rotenone, pynethrum, among many others, many which are banned today in many countries, or are still legal but are creating a lot of environmental problems. A little check on the life expectancy data on humanity in the past vs. today should wake people up from their slumber.

From what I’ve seen in the left, not only in the United States, but also in Puerto Rico where this opinion is almost monolithic, especially with political groups like the Puerto Rican Independence Party (PIP), the Sovereigntist Movement Union (MUS), and even Nada santo sobre Monsanto, which have created a new ignoramitocratic thinking (i.e. they dictate public policy on the basis of ignorance and fraud rather than science). In the United States, the situation is a little bit different so far as the political Left is divided on this issue. Although I understand the opposition to the nuclear alternative by people like Ralph Nader, I have been stunned by the fact that he actually endorses the persecution and intimidation of scientists by misusing the FOIA, especially accusing the critics of such behavior of being “tied to Monsanto”, and quoting a study published in a very low impact journal that has been criticized and debunked by the scientific establishment, mostly because it made no original research, and was picking and choosing the data from a previous retracted Séralini study, which was later republished without any peer-review. The authors of the quoted study are, of course, Séralini himself and company. Nader also quoted the (in)famous IARC study that created a lot of unwarranted chaos in public policy over the world, and which is also ridden with very serious and evident mistakes.

(Note/Rant: Why is it that we have to ban glyphosate all over the world because it is categorized 2A by the IARC, but not working at night, or working in a salon … By this reasoning, women are screwed, because estrogen has been classified as 1 by the IARC –i.e. we are sure it is a carcinogen– , as well as painting, … and let’s ban pears, they have formaldehyde, and let’s not forget banning the Sun itself!)

This has been the greatest disappointment ever from the Left, especially many environmental groups.

I’M DONE!!!!

Before, I thought that the Left embraced the best of Progressive values, and placed a great emphasis on science. Today, as time goes by, as a Left-wing, I’m asked politically to support ideas that are clearly unscientific, fraudulent, and that obey the interests of certain industries (like the organic industry, and the scammer industry, many of them with cultish tendencies and behavior) to whom the Left and the environmental movements are doing favors. When did so many in the Left in industrialized countries become so pathologically inhumane?  Can some of you who hold this position really consider yourselves as being ethically superior to the Right-wing extremists and the harm they cause? I think not!

If being in the Left means that I have to endorse pseudo-science, scammers, and not embrace the best studies out there about this subject (and many others), if it means using important mechanisms for human rights to abuse scientists, and also preventing the poor and the sick from having technologies that may save their lives, … then it is time for me to leave it behind, and I will wipe the dust from my feet on the way out.  As far as it goes, the Left is inviting people to “think outside of the box” created by the political and corporate establishments … in order for people to accept another box created by other political and corporate establishments –the latter, built on  fraud and fear-mongering–.

As far as it goes, I will be more independently-minded, and far more receptive to science than I have ever been in my life.

Tagged with:
 

Cordialmente dedicado a todos los que
decidieron marchar hoy contra Monsanto.

Partes de la serie: 1, 2, 3a, 3b, 4a, 4b e inter.

Nota preliminar: Si lo que les interesa es toda la discusión sobre el glifosato, pueden saltar la primera sección.

Cuando la gente no entiende el mundo de las toxinas y le hacen caso a revistas fraudulentas …

La ventaja de presentar la discusión de las toxinas desde un punto de vista evolutivo es que pone en perspectiva muchos aspectos que no se están discutiendo con el tema de los pesticidas, herbicidas y los transgénicos en general. También revela los miles de problemas que podemos ver con su comprensión por parte de mucha gente del público. Por ejemplo, ¿se acuerdan del enlace que discutí en el artículo pasado en torno al Bt y su uso por los agricultores orgánicos? Podemos ver muy claramente la confusión de la autora del artículo: por un lado recomienda el Bt como un pesticida eficiente a usarse en la comida, pero, por otro lado, dice que su consumo en los transgénicos (e.g. maíz Bt) es peligroso … no explica por qué, solamente asume de manera bien vaga que la lluvia u otros factores “limpiarán” el Bt rociado de los vegetales, pero no de los transgénicos. No menciona nada de la posibilidad de que el Bt rociado llegue con el producto al consumidor.

La histeria contra el Bt por parte de los que favorecen alimentos orgánicos no se comprende a ningún nivel. Sin embargo, a pesar de su uso amplio por la agricultura orgánica, se ha denunciado el uso de transgénicos con Bt debido a este estudio:

Mezommo, B.P., Miranda-Vilela, A. L., Barbosa, L. C., Albernaz, V. L., Grisolia, C. K. Hematotoxicity and genotoxicity evaluations in Swiss mice intraperitoneally exposed to Bacillus thuringiensis (var kurstaki) spore crystals genetically modified to express individually Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac, or Cry2Aa. Food and Chemical Toxicology, 12 nov. 2012. doi:10.1016/j.fct.2012.10.032. (Para propósitos de acceso al estudio utilizaré la versión de libre acceso de la que hablaré más tarde).

Aquí se usó un tipo de Bt que está creado explícitamente para atacar a ciertos insectos sin que haga daño a otros tipos de insectos (como por ejemplo las abejas o las mariposas) ni a las aves ni mamíferos. Según este estudio, esta variante del pesticida Bt enfermaba a ratones suizos utilizados en un experimento de laboratorio, especialmente una serie de desórdenes en células de la sangre (leucemia). Sin embargo, la falla del experimento radicaba en que no investigaba el Bt en ratones en cuanto a la dosis que generalmente se encuentra en el ámbito agrícola, sino más bien se les dio a ellos un exceso de Bt (que no se encuentra en el ámbito agrícola). Se les dio a tres pares de ratones (tres machos y tres hembras) unas dosis de 27, 136 y 270 mg/kg correspondientemente. Según estos científicos, en los seis casos se mostraron efectos negativos.

Como podrán sospechar, la muestra de ratones es demasiado pequeña, lo que constituye el primer problema con el experimento. En segundo lugar, los resultados de este estudio explícitamente contradicen cientos de estudios que se han llevado a cabo en torno al Bt y sus variantes. Myles Power, el famoso escéptico británico, utiliza como ejemplo este estudio de la Environmental Protection Agency en 1995, en que se le dio a ratones cerca de 3,289 mg/kg a uno de ellos en una sola dosis, sin efecto adverso alguno. Según Power, imagínense a un hombre de 84 kg comerse 276.3 gramos de esta toxina sin problema alguno (pág. 5). Esto se debe a que este tipo de Bt no solo es inofensivo para los mamíferos en general, sino que está dirigido solamente a un pequeño grupo de insectos.

Finalmente, aunque los científicos que hicieron este experimento alegan que hubo un efecto adverso en el Bt en los ratones, sus propias gráficas muestran claramente coincidencia estadística (la curvatura U de la que hablan en la pág. 7), no un claro vínculo entre el Bt y las enfermedades de los ratones.

Por estos serios defectos y otras razones, la revista Food and Chemical Toxicology retractó ese artículo. Sin embargo, más adelante se publicó en la revista Journal of Hematology & Thromboembolic Diseases, bajo una licencia de Creative Commons para su libre acceso. Esto parecería ser algo bueno. Personalmente fomento la diseminación de obras y artículos profesionales bajo licencias libres. Sin embargo, el entusiasmo de una persona debe desvanecerse cuando se fija en la parte de abajo de la página donde se ve este logo.

OMICS International
¿Quiénes son OMICS International? Los creadores de esta revista de acceso abierto, pero también tienen un poco de mala fama. Wikipedia los describe de la siguiente manera (presento aquí la información más interesante para mí):

Academics and the United States government have questioned the validity of peer review by OMICS journals, the appropriateness of author fees and marketing, and the apparent advertising of the names of scientists as journal editors or conference speakers without their knowledge or permission. As a result, the U.S. National Institutes of Health does not accept OMICS publications for listing in PubMed Central and sent a cease-and-desist letter to OMICS in 2013, demanding that OMICS discontinue false claims of affiliation with U.S. government entities or employees. OMICS has responded to criticisms by avowing a commitment to open access publishing and threatening a prominent critic with a US$1 billion lawsuit. … As of 2012, OMICS Group had more than 200 journal titles, about 60% of which had no content. …

It was also suggested that OMICS provides lists of scientists as journal editors to create the impression of familiarity or scientific legitimacy, even though these are editors in name only and are not involved in the review or editing process. An editor-in-chief who was contacted by Science stated that he had never handled any papers; in an interview with The Hindu, another said he had not been informed of his purported editorship. The company has been slow to remove the names of editorial board members who requested to terminate their relationship with OMICS activities. Some observers have described the publisher as “predatory”, insofar as authors who have submitted papers have been sent invoices after their manuscripts were accepted for publication despite the lack of a robust peer review process. Charges may be as high as US$3,600. One author received an invoice for US$2700 after her paper was accepted; this fee was not mentioned in the email message OMICS sent her to solicit a submission.

Other criticisms of OMICS include the publication of pseudoscientific articles, deceptive marketing practices, targeting of young investigators or those in lower income regions, and the advertising of academic or government scientists as speakers or organizers for OMICS conferences without their agreement. In 2012, an OMICS journal rejected a paper after the reviewer noticed it was plagiarised from a paper he had previously co-authored; another OMICS journal published the same paper later that year. The paper was removed from OMICS’ website in 2014.

¡Ay Dios mío! ¡A la verdad que los antiOGMs y antitransgénicos tienen TANTA mala suerte buscando algo legítimo que soporte sus puntos de vista! (Vean los artículos anteriores de nuestra serie).
.
El glifosato … the mouse that roared

Esto es más lamentable, aun cuando uno está perfectamente consciente de que estos temas despiertan mucha pasión hasta el punto de no verificar la información. Por ejemplo, se ha afirmado que el glifosato ha causado malformaciones en cerdos poco tiempo después de nacidos y que se mostraba una alta contaminación de glifosato por todo su cuerpo. Esas conclusiones aparecen en este estudio:

Krüger, M., Schrödl, W., Pedersen, I. y Shehata, A. A. (2014). Detection of Glyphosate in Malformed Piglets. Environmental & Analytical Toxicology, 4: 230. doi:10.4172/2161-0525.1000230.

Sin embargo, cuando investigamos cuál revista es Environmental & Analytical Toxicology, vemos que aparecen de nuevo nuestros queridos “amigos” de OMICS (vean la parte de abajo de su página aquí), la publicadora experta en fraudes. Lo que me encanta de este estudio es que vuelve a repetir la tendencia de los pésimos estudios que hemos visto de Séralini y Carman, de poner fotos para impresionar al público y prácticamente no hacer experimento controlado alguno.  Este artículo ha sido desmontado en su totalidad públicamente por el biólogo Kevin Folta.

¡No me malinterpreten! Parece que un laboratorio que hacía pruebas para la compañía Monsanto, intentó falsificar datos en torno a los efectos tóxicos del glifosato. Así que podría argumentarse que hay falsificación de parte del mismo Monsanto o de algunos de sus asociados. Sin embargo, como se desprende del mismo documento, la misma EPA se aseguró de que los datos de Monsanto estuvieran al día y fueran fidedignos.

Hay muchos que argumentan que no se han hecho suficientes datos en cuanto al glifosato y que deberían hacerse experimentos serios al respecto. ¡¿De verdad?! No es que no quiera que haya más experimentos para comprobar toxicidad (siempre harán falta), pero creo que la gente que dice eso no se ha dado cuenta de ya se han hecho cerca de dos mil experimentos con glifosato, especialmente en lo que concierne a su toxicidad.

Aun cuando se alegue que Monsanto “sabía” que el glifosato era un “posible cancerígeno”, no se puede estirar mucho el chicle de la hipótesis conspiratoria, de cómo Monsanto ocultó la información al respecto. A fin de cuentas, una vez el RoundUp estuvo disponible en la calle para uso de todos, NADA impidió a los científicos de todas partes del mundo llevar a cabo experimentos en torno al glifosato para conocer sus posibles consecuencias. Ningún científico (especialmente los independiente) se hallaba impedido de examinar distintos ángulos de toxicidad: si era carcenígeno, las dosis que podrían impactar el cuerpo humano, etc.

Hoy día se sabe a saciedad (aunque no de manera completa) las consecuencias del glifosato gracias a los científicos corporativos, los laboratorios del gobierno y los científicos independientes. Tanto los científicos que trabajan para distintos gobiernos del mundo y los científicos independientes en general han llegado a las siguientes conclusiones en cuanto al glifosato:

  • Para todos los efectos, el consumo actual de glifosato vía los alimentos rociados con este no representa ningún riesgo para la salud humana. Los científicos de la Unión Europea coinciden con esta conclusión.
    .
  • El glifosato no es una toxina muy potente para los seres humanos. De hecho, la cafeína es mucho más potente como toxina que el glifosato. Algunos de los incidentes del daño de glifosato a humano tienen que ver con intentos de suicidio mediante el consumo de RoundUp. Aunque algunas de estas personas murieron, la mayoría solamente tuvo síntomas leves.
    .
  • La inmensa mayoría de los daños al ser humano que se han reportado por el uso del glifosato son leves: irritación de los ojos, quemas leves en la piel, e irritación de piel o de garganta. Esto usualmente ocurría con personas que no tomaban las debidas precauciones con el RoundUp o fueron víctimas de administración irresponsable de RoundUp.
    .
  • Hubo muchos estudios importantes en torno al glifosato han mostrado que no es carcinógeno, para ahorrar espacio, solo mencionaremos tres de los considerados más importantes:
    .

    • Primer estudio: Publicado en agosto del 2012, titulado “Safety Evaluation and Risk Assessment of the Herbicide Roundup and Its Active Ingredient, Glyphosate, for Humans”, publicado en Regulatory Toxicology and Pharmacology.  El estudio concluye de la siguiente manera: “It was concluded that, under present and expected conditions of use, Roundup herbicide does not pose a health risk to humans.” (Abstract)
      .
    • Segundo estudio: Publicado en 1993, señala que el glifosato parece no tener la estructura química semejante a la de otras sustancias que sabemos que son cancerígenas.
      .
    • Tercer estudio: Publicado en el 2013, tal vez el estudio más comprehensivo que se ha hecho del glifosato utilizando artículos arbitrados a nivel mundial llevado a cabo por la Bundesinstitut für Risikobewertung (BfR), en Alemania. El que no quiera leer el informe larguísimo y que requiere registro, léase más bien este documento que explica todo el asunto en “arroz y habichuelas” como diríamos los boricuas. Finalmente, en diciembre del 2014, la BfR publicó una revisión de su informe, afirmando categóricamente, con mucho mayor respaldo empírico, que el glifosato no era cancerígeno.

Sin embargo, ha salido a relucir un nuevo reporte este mismo año, el informe de la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), una rama de la Organización Mundial de la Salud (OMG). Este es un informe muy corto y que determina que el glifosato puede ser catalogado “2A”.  Esto se ha tomado en los medios a nivel mundial como una certeza absoluta de que el glifosato es carcenígeno.  En realidad, lo que intentaron decir los científicos del IARC era algo un poco más complejo.

En primer lugar, tenemos que entender que la IARC no hace ninguna investigación ni experimento original para determinar si una sustancia da cáncer o no. Lo que sí hace es reseñar los estudios ya disponibles al respecto y catalogar la sustancia en cuestión de acuerdo a su sistema de gradación. Veamos dicho sistema detenidamente:

  • Grupo 1: Carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 2A: Probablemente carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 2B: Posiblemente carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 3: No se puede clasificar adecuadamente
  • Grupo 4: Probablemente no carcinógeno para los humanos

En otras palabras, el glifosato no ha sido identificado categóricamente como carcinógeno (Grupo 1). La razón por la que la IARC determinó el grado “2A” se debe a que algunos estudios parecen indicar evidencia muy limitada de que el glifosato se haya correlacionado al linforma no hodkiano, aunque este vínculo todavía no se ha demostrado. También afirma que hay evidencia “convincente” de que el glifosato genera cáncer en los animales (este punto lo discutiremos más tarde). También el informe aclara que este riesgo de cáncer se limitaría solamente a la práctica agrícola (acumulado por años y sin las debidas protecciones), no al consumo o exposición ocasional.

Sin embargo, hay dos cosas sospechosas de este estudio. Primero, por alguna razón no incluyó el estudio comprensivo del BfR (el de diciembre del 2014), por lo que no debemos sorprendernos de que esta institución fue la primera en reaccionar ante la publicación del informe del IARC. Segundo, y lo que parece más sospechoso todavía, es que aparentemente la IARC tuvo en cuenta el experimento de Séralini como válido como “evidencia convincente” de que el glifosato genera cáncer en los animales. Ya hemos visto lo “fiable” que fue ese experimento, y no falta quien denuncie a la IARC por ello. No nos olvidemos tampoco que en el pasado la IARC ha sido criticada por apoyar conclusiones falsas sin suficiente evidencia. Hay muchos que denuncian a Monsanto por haber solicitado a la IARC a que revisara su conclusión a la luz de la evidencia científica actual. Aunque no soy fanático de Monsanto, si queremos verlo objetivamente, esta compañía tiene toda la razón del mundo.

Finalmente, tenemos que señalar que aun si este vínculo entre el glifosato y el cáncer fuera cierto, tenemos que tener cuidado en dos sentidos:

  1. Aun si fuera cierto que el glifosato causa cáncer en los animales, eso no significa que le daría cáncer a los seres humanos. Ejemplo de ello es el aspartame. Se ha podido mostrar en experimentos controlados de laboratorio que el aspartame genera cáncer en los ratones de laboratorio, pero no en los seres humanos. De hecho, se han hecho experimentos de largo tiempo (hasta veinte años) y transgeneracionales con humanos en relación con el aspartame y el resultado muestra que no es cancerígeno para los humanos. En cuanto a esto coinciden cerca de 100 agencias de regulación en el mundo (véase este estudio y este).
    .
  2. Y aun si fuera cancerígeno, eso no significa que el glifosato deba evitarse a toda costa. Hay sustancias que sabemos que son cancerígenas y que los seres humanos necesitamos para funcionar, por ejemplo, el estrógeno, el beta-caroteno (en calidad de antecesor de la vitamina A), la vitamina D, entre otros. La dosis hace la diferencia (en toxicología se diría: “la dosis hace el veneno”). Una pequeña dosis de beta-caroteno que nuestro organismo convierta en vitamina A es buena. Ahora bien, si tomamos demasiado beta-caroteno, hay un riesgo real de desarrollar cáncer como han mostrado repetidos estudios. De hecho, contrario a lo que sugieren muchos naturistas, un régimen dietético que incluye sustancialmente suplementos vitamínicos puede llevar a facilitar, desarrollar enfermedades como el cáncer y otros o puede llevar a la muerte.
    .
    La dosis que usualmente consumimos de glifosato es realmente una minucia. Hay gente que se alarma porque hay estudios que indican que se ha encontrado glifosato en la orina humana. Sin embargo, este dato confirma que el glifosato no representa una amenaza a la salud humana, ya que no se acumula en el cuerpo humano sino que se expulsa debido a su diminuta cantidad. Hay otros estudios que se han hecho sobre el nivel de glifosato en la sangre y en la orina han encontrado un nivel demasiado alto de glifosato … en personas que se han intoxicado a propósito. Supuestamente, hay un estudio que se ha tomado muestras de orina humana en 18 países del mundo, que ha encontrado un alto contenido de glifosato.  Sin embargo, el dichoso estudio falla en no discutir su metodología en cuanto a la toma de muestras, el método usado para analizar la orina, etc. Además, este estudio no es independiente ya que está subordinado en fondos a Friends of the Earth, una organización en principio antiOGM y antitransgénica.

Pero … ¿y qué hay en torno al glifosato y su relación con el autismo, el Alzheimer, la enfermedad celíaca … y prácticamente todas las enfermedades de la faz de la tierra (o eso casi lo que alegan)? De eso se tratará mi próximo artículo …

… ¡Y realmente no puedo esperar a escribirlo! En fin, se va a tratar de artículos de revistas predadoras tipo OMICS en la que sus autores no hacen experimento alguno (ni controlado ni no controlado) para llegar a estas conclusiones …

¡Hasta entonces!

Tagged with:
 

Partes de la serie: 1, 2. 3a y 3b.

Me acuerdo de la primera vez que escuché acerca de los experimentos transgénicos cuando vi The Corporation y cómo compañías como Monsanto buscaban monopolizar la provisión de semillas a nivel mundial. En aquella época no busqué mucho acerca del tema. Solo sabía que Monsanto era prácticamente el monstruo de las siete cabezas y diez cuernos que buscaba devorar a la humanidad por dinero. Simplemente, tomé las palabras de los movimientos ambientalistas a prima facie como verdad, sin cuestionar en lo absoluto sus premisas.

Después hubo un proceso de metánoia en mi vida intelectual y espiritual. En primer lugar, me tocó dar un curso de honor de filosofía de las ciencias en el semestre de agosto a diciembre del 2013 en la UPR en Cayey (véase el prontuario). Se suponía que al final del curso discutiéramos los problemas éticos de la biotecnología utilizando el libro Philosophy of Biology, una antología de lecturas editada por Michael Ruse y que contenía una discusión importante sobre la agricultura y los organismos genéticamente modificados. Tal vez la lectura que me impactó más fue la carta del etólogo Richard Dawkins al Príncipe Carlos de Inglaterra en torno al rechazo de este último a los transgénicos y su favor a la “agricultura natural”. Dawkins le señalaba al distinguido príncipe que no hay tal cosa como “agricultura natural”, toda agricultura es artificialmente creada por el ser humano y puede tener un gran efecto no natural sobre el entorno ecológico. Por otro lado, según otras de las lecturas de la antología, podemos modificar genéticamente a los cerdos (los llamados “enviropigs“) para que sus excrementos no contengan el nivel de fósforo que contamina seriamente las aguas subterráneas.

En parte debido a mis clases de honor, reevalué mis convicciones religiosas y mis ideologías sociopolíticas (algo que hago periodicamente). En aquel momento todavía era católico, creyente en el ámbito sobrenatural, aunque con fuertes inclinaciones a la filosofía procesual y al naturalismo religioso. En un momento dado, me pareció que el enseñarle a los muchachos una clase de honor en torno a los principios que rigen el conocimiento científico contradecía mis convicciones teológicas en cuanto a la creencia en lo sobrenatural. De hecho, no podía reclamar ningún conocimiento objetivo en torno a algo de lo que no se ha tenido experiencia objetiva posible ni del que hay prueba a nivel de las vérités de raison (Leibniz). Terminé sin creer en un Dios o un ámbito sobrenatural de cuyo conocimiento objetivo no es posible y validé en mi mente casi todos los planteamientos ateos y agnósticos que usualmente se levantaban contra la pretensión de algún tipo de conocimiento al respecto. Por esta y otras razones que expliqué en mi blog, abandoné el catolicismo y adopté el naturalismo religioso, en la que concibo a Dios como la Totalidad de la Realidad y reconocí como los únicos instrumentos de conocimiento a las ciencias eidéticas (formales y materiales) y las fácticas. (Sobre mi cambio de parecer religioso véase mi historia, partes 1, 2 y 3).

No tenía ningún problema abrazando la realidad de la tesis de la agencia del ser humano en cuanto al cambio climático, ya que las diversas ramas de las ciencias han confirmado y corroborado de manera bastante contundente que este es el caso. Estos estudios están respaldados por TODAS las instituciones científicas de prestigio a nivel mundial ¿Pero qué hay de los transgénicos? Según pude ver, esas mismas instituciones, que no sucumben a los chantajes y sobornos de Exxon Mobil para que cambie de opinión en cuanto al cambio climático, nos dicen que, por ahora, los productos transgénicos no son amenaza para la humanidad (véase este estudio por la Comisión Europea en torno al tema,  o este artículo arbitrado que evalúa lo que los estudios a nivel mundial revelan sobre distintos tipos de transgénicos, o la opinión de la mayoría de la American Association for the Advancement of Science (AAAS). Es más, de acuerdo con el Pew Research Center, en el caso de la AAAS hay un fuerte consenso de que el cambio climático es causado por los seres humanos (el 87% sostiene este punto de vista), mientras que hay un consenso más fuerte de que los transgénicos no causan daño a la salud humana (el 88%).

Me resistía a pensar que eso no fuera así. Algunos ambientalistas y grupos políticos como el Partido Independentista Puertorriqueño, el Movimiento Unión Soberanista, Greenpeace, Friends of the Earth, etc. dicen que hay evidencia contundente, más allá de toda duda, de que han habido numerosos experimentos que vinculan a los transgénicos y los herbicidas asociados (como el glifosato) con el cáncer, la muerte de animales, y de seres humanos. ¿Sería tal vez que Monsanto (la única compañía que siempre se menciona) pudo comprar la conciencia de la comunidad científica? En la mente de mucha gente (y, al principio, la mía) esto podía ser plausible.
.

Sobre la influencia de Monsanto sobre las ciencias

Sin embargo, mientras más estudiaba el tema, más inverosímil parecía esa hipótesis conspiratoria. En primer lugar, para el 2013, el total de activos de Monsanto era aproximadamente $21 mil millones, pero la totalidad de los activos de Exxon Mobil para el 2014 era $350 mil millones. ¿Sería verosímil que la comunidad científica a nivel mundial resiste las manipulaciones, chantajes y sobornos de Exxon Mobil, pero no las de Monsanto, una compañía aproximadamente 17.5 veces menor que Exxon?

Además, suponiendo que fuera el caso de que Monsanto comprara la conciencia de la comunidad científica en cuanto a los transgénicos, ¿por qué este soborno es tan ineficiente en otras áreas que también afectan sus intereses? Por ejemplo, la misma comunidad científica que dice que no hay problemas con los transgénicos, sí dice que hay muchos problemas con la leche, porque puede ser en varios casos una amenaza para la salud humana. A fin de cuentas, no hace falta la leche para poder vivir bien (véase este vídeo al respecto). Monsanto es un gran productor de leche a nivel mundial. ¿Por qué no le ha comprado la conciencia a los científicos todavía en cuanto a ese mercado?

Es más, aun cuando se quiera pensar que Monsanto es un monstruo demasiado grande en el negocio de la agricultura, hay competidores de Monsanto que también trabajan en la industria de transgénicos y productos afines a ellos que son casi tan grandes como Monsanto o más. Para el 2014, Syngenta tuvo cerca de $ 20 mil millones en activos, Dupont tenía $ 52 mil millones para el 2013, Dow tenía $ 70 mil millones, y Bayer cerca de € 50 mil millones para el 2012. Esto nos lleva a la pregunta: ¿por qué rayos siempre se señala a Monsanto? ¿Por qué no a los demás? Todo empezó a oler a propaganda desenfocada de la izquierda, especialmente de ciertos grupos ambientalistas.

Sin embargo, como religioso naturalista (recién convertido), pasé de la fe en lo sobrenatural a una fe evidencial, que solicita evidencia para depositar en ella un nivel razonable de confianza.  Para mí, eso era lo decisivo. Así que busqué todos los experimentos fiables que mostraran más allá de toda duda que los transgénicos en general y productos asociados (como el glifosato, el Bt, etc.) producen cáncer, altos niveles de mortandad, entre otros. Para mi sorpresa, tras largas investigaciones me di cuenta de algo irritante … no existe tal evidencia. Todo es pura histeria por absolutamente nada.
.

Seralini y sus ratas

Vilma Calderón, en sus programas de radio, cuando habla del tema de los transgénicos y del glifosato, nunca cesa de mencionar el nombre “Séralini” cada vez que respira (perdonen la exageración). Otros hacen lo mismo cuando hablan del tema. Parece que ese nombre es la piedra angular o una de ellas en el ámbito de la campaña contra los transgénicos. Es más, cada vez que se presenta el tema en la inmensa mayoría de los foros contra los transgénicos y el glifosato, se menciona el nombre de Séralini y se muestra a siguiente foto:

Ratas del experimento de Séralini

La primera vez que vi estas fotos me impresioné mucho. ¡¿Quién no?!  A la rata de la izquierda se le dio a comer un producto transgénico, a la del medio se le dio alimento transgénico y RoundUp, el producto de Monsanto que contiene glifosato, y a la última se le dio agua con RoundUp. Las tres desarrollaron tumores cancerosos por todo su cuerpo. Esta foto fue una de las razones por las que en el 2012, se reforzó mi convicción inicial contra los transgénicos y Monsanto.

Este fue el resultado del experimento de Gilles-Éric Séralini, un biólogo molecular francés con ratas Sprague-Dawley:

Séralini G. E., Clair E., Mesnage R., Gress S., Defarge N., Malatesta M., Hennequin D., Spiroux de Vendomois J. (2012). Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Food  and Chemical Toxicology 50, 4221–4231 (véase la publicación original aquí).

Lo que no se dice de este estudio al público son tres cosas bien importantes:

  • El estudio fue severamente criticado por la comunidad científica a nivel mundial (muchos de ellos no tienen nada que ver con intereses corporativos). Véase, por ejemplo el caudal de respuestas en Food and Chemical Toxicology, o en Science Media Centre o esta respuesta (PubMed) o esta (nótese que se intentó justificar el experimento con bases posmodernas). También hubo críticas de científicos cuyas posturas son escépticas a los transgénicos, como el caso de Mario Nestle, profesor del Departamento de Estudios de Nutrición y Alimentos de NYU, quien encontró el estudio sumamente confuso. La razón de la confusión y del rechazo era que el experimento tenía una diversidad de fallas en el diseño que lo invalidaban completamente. En el mejor de los casos, el experimento no era concluyente.
    .
  • Como respuesta al caudal de objeciones contra el experimento, la revista Food and Chemical Toxicology retractó el artículo.
    .
  • Finalmente, Séralini pudo publicar su artículo en una revista abierta de Springer, editorial bien conocida. Usualmente, los partidarios de Séralini mencionan que el artículo ya se halla disponible en una revista arbitrada reconocida. Sin embargo, lo que se les olvida decir es que el artículo no fue arbitrado. Las voces de los científicos a nivel mundial no se hicieron esperar en contra de esta decisión de Springer.

.

¿Cuáles fueron los problemas del experimento?

Expliquemos el diseño del experimento (pág. 4223). El experimento utilizó a 200 ratas Sprague-Dawley albinas, 100 machos y 100 hembras. Cada grupo se dividió en subgrupos de 10.

    • Al grupo control (10 ratas) se le dio agua y maíz no transgénico.
      .
    • A 60 ratas se les dio distintos porcientos de maíz transgénico (resistente a RoundUp):
      .

      • A 20 ratas se les dio alimento con 11% de maíz transgénico: 10 de las ratas consumían en maíz transgénico con RoundUp y las otras 10 no.
        .
      • A 20 ratas se les dio alimento con 22% de maíz transgénico: 10 de las ratas consumieron maíz transgénico con RoundUp y las otras 10 no.
        .
      • A otras 20 ratas se les dio alimento con 33% de maíz transgénico: 10 de las ratas consumieron maíz transgénico con RoundUp y las otras 10 no.
        .
  • A los últimos 3 grupos de 10 se les dio maíz no transgénico, pero se les dio agua con distintos porcentajes de RoundUp:
    .

    • Agua con 1.1 x 10-8% de RoundUp
      .
    • Agua con 0.09% de RoundUp
      .
    • Agua con 0.5% de RoundUp

El experimento duró cerca de dos años.

De este experimento salieron varios resultados:

  • El 50% de las ratas machos y el 70% de las ratas hembras murieron prematuramente por tumores.
    .
  • Solo el 20% de las ratas machos y el 30% de las ratas hembras de sus respectivos grupos control murieron prematuramente.
    ,
  • Muchas de las ratas acabaron con tumores que eran equivalentes al 25% de su peso corporal.
    .
  • Otros resultados se presentan de manera altamente confusa, cuya mayoría no muestra correlación alguna entre las tasas de maíz transgénico y RoundUp con el estado de salud de las ratas. Algunas de las correlaciones que sí se encontraron las discutimos más abajo.

Problemas con el experimento:

  1. Como podemos ver, el mismo diseño del experimento es difícil de entender claramente y es altamente problemático. No se está estudiando una variable a la vez, sino muchas variables simultáneamente y se les compara con un solo grupo control de cada sexo: se estaban poniendo a prueba diversas tasas de RoundUp en agua, diversas tasas de transgénicos y diversas tasas de combinación de maíz transgénico con RoundUp.
    .
  2. El problema con (1) nos lleva al segundo problema señalado por los demás científicos: aunque el número de ratas en el experimento (200) suene bastante grande, el número de variables examinadas y la complejidad del diseño hace que el número de los miembros de cada subgrupo de ratas sea demasiado bajo para resultados concluyentes en torno a los efectos del maíz transgénico y el RoundUp sobre las ratas.
    .
  3. Tal vez el error fatal del experimento fue la selección de la especie de ratas para el experimento. Desde la década del 70 se sabía a saciedad que estas ratas (Sprague-Dawley), aunque útil para ciertos experimentos médicos, están biológicamente predispuestas a tener tumores. Por ejemplo, véase este estudio de 1973. La tasa que obtuvo este estudio era aproximadamente un 45% de incidencias de tumores por un periodo de 18 meses, un periodo sustancialmente más corto que el experimento de Séralini. La incidencia de tumores en las hembras era el doble que la de los machos.
    .
  4. No existe una tabla del número de ratas que murió en cada subgrupo experimental. No hay correlación alguna entre las diversas tasas de transgénicos y las muertes, ni tan siquiera del RoundUp que consumen y sus muertes (excepto en un caso, que discutiremos en breve).

Sin embargo, esto no es todo. Para empeorar la situación, parece que el estudio llega a ciertas conclusiones indeseadas por los partidarios del experimento de Séralini. Por ejemplo:

  • Aquellas ratas que comían alimento con 11% de maíz transgénico tenían una vida más corta que aquellos que consumían maíz con 22% y 33% de transgénicos.
    .
  • De las pocas correlaciones que se pueden establecer en el estudio, se muestra que si las ratas machos toman agua con mayor porcentaje de RoundUp tenían más probabilidad de vivir por más tiempo que aquellas que tomaban pura agua. De hecho, esta es la única correlación significativa y directa que se puede hacer entre tasas de agua con RoundUp y expectativa de vida: la rata macho tiene una mayor probabilidad de morir con pura agua y su expectativa de vida aumenta mientras toma más agua con más RoundUp (véase gráfica en la página 4225).

¡Imagínense eso! Si eres varón… ¡toma agua con herbicida porque vivirás más!
.

Contraste con otros estudios semejantes

Mientras algunos ambientalistas se las pasan glorificando al estudio de Séralini, han habido estudios semejantes con ratas y transgénicos. Por ejemplo, en Japón se hizo un experimento con ratas F344 por un periodo de 52 semanas, muchísimo más tiempo que el experimento de Séralini. A estas ratas se les dio granos de soya transgénica y al control se le dio granos no transgénicos. Los resultados muestran de manera rigurosa y concluyente que la soya transgénica no causa ningún problema de salud para las ratas.

Otro estudio hecho en el mismo año que Séralini publicó el suyo y en la misma revista arbitrada académica, hizo una evaluación de 12 investigaciones con alimentos transgénicos y animales por un periodo de 2 años o más. Los estudios revelan una vez más que, incluso a nivel multigeneracional, los diversos transgénicos con los que se han experimentado no han demostrado consecuencias adversas a los animales.

.

Factores adicionales

Esto muestra que, para todos los efectos, el experimento de Séralini no confirma ni corrobora absolutamente nada. La gente que menciona este experimento ad nauseam para apoyar sus prejuicios contra los transgénicos y el glifosato no han leído el artículo o no lo comprenden. Pero el asunto que rodea a este experimento es más cuestionable todavía cuando se evalúan las motivaciones y la ética (o falta de ella) para llevarlo a cabo.

En primer lugar, el estudio declara que no hay conflictos de intereses (pág. 4230) y parece que formalmente ese es el caso. Sin embargo, en el mismo día que Séralini hizo una conferencia de prensa para presentar las famosas fotos de las ratas, también anunció la creación de un documental al respecto. También le requirió a los periodistas la firma de acuerdos de confidencialidad antes de leer el estudio oficial antes de ser publicado. Todo esto fue fuente de fuertes críticas por parte de la comunidad científica, ya que todo parecía un montaje publicitario más que una revelación ponderada y cuidadosa de unos resultados experimentales. Por otro lado, los fondos para hacer público este estudio provinieron de la Sustainable Food Trust (SFT), que es un grupo antitransgénico. Séralini y su equipo recibió fondos de Greenpeace, compañías que venden productos orgánicos y otros. ¿Y no hay conflictos de intereses?

Ahora bien, quiero aclarar que en principio no puedo estar en contra de las posturas antitransgénicas. Es más, es necesario que haya científicos que quieran demostrar que los transgénicos pueden hacer daño. Por ahora no hay evidencia de que los transgénicos disponibles hoy hagan daño. Eso no excluye que mañana no haya alimentos transgénicos que  hagan daño. A pesar de ello, parece evidente tras lo que hemos discutido que el experimento no fue debidamente controlado. No dudamos que Séralini intentó hacer un experimento honesto y que no hubo esfuerzo alguno para defraudar al público. Sin embargo, la falta de un control debido se presta a que las inclinaciones del mismo experimentador afecten el experimento y sus resultados. No es la primera vez que ocurre y de eso James Randi, el famoso mago escéptico, tiene mucha experiencia. (Ejemplo de ello lo podemos ver en este vídeo.)

Aunque también debería preguntarse lo siguiente: desde el punto de vista de ética a los animales no humanos, ¿qué tipo de persona permitiría el desarrollo de los tumores a tal nivel que llegaran a ser cerca del 25% de su peso corporal? Sería legítimo preguntar también si no se hizo esto precisamente para sacar unas fotos que serían ideales para propagandizar contra los transgénicos. A fin de cuentas, tomar este tipo de fotos no es un estándar de la práctica científica ni de los artículos académicos. Estas fotos, combinadas con el hecho de que se haya convocado a una conferencia de prensa y se haya planificado un documental al respecto, dan esa fuerte impresión.
.

Epílogo: Una nota triste (Kenya, Uganda y amenazas de muerte)

Como resultado de la conferencia de prensa de Séralini, Kenya decidió prohibir toda importación e investigación con transgénicos. Literalmente, si se experimenta con transgénicos en Kenya, la persona terminaría condenada a 10 años de cárcel. Desde 2012, han habido ciertos eventos que han provocado una crisis alimentaria en ese país. En Kenya y en Uganda hay un serio problema de marchitez bacteriana de las plantaciones de guineo. Como se sabe, no hay todavía solución alguna para resolver este problema … excepto si se modifica el material genético del guineo para resistir la plaga. De hecho, antes del 2012, ya los biotecnólogos estaban trabajando con ciertas variedades de guineos genéticamente alterados para resistir a la bacteria. Sin embargo, debido a que Kenya los prohíbe, el problema persiste.

Los grupos antitransgénicos también han triunfado a la hora de convencer al gobierno de Uganda que prohibiera todas estas mismas variedades transgénicas. Así que los plantadores de guineo de Uganda no tendrán más remedio que estoicamente sentarse, cruzar los brazos y ver cómo se arruinan sus plantaciones.

También se ha detenido toda investigación en Kenya en relación con plantaciones de maíz que pueden persistir en momentos de sequía (algo que sería sumamente beneficioso para muchos países en África). (Véase esta discusión en el artículo de Mark Lynas).

¡Y eso que muchos de los agricultores y científicos han sido amenazados violentamente por algunos grupos ambientalistas en África!

No me extraña. La inmensa mayoría de los ambientalistas son gente buena y de la mejor calidad que uno pueda conocer. De hecho, estoy seguro que la inmensa mayoría de los activistas antitransgénicos y antiMonsanto son gente excelente que realmente desea lo mejor para Puerto Rico y el mundo. Pero cuando las pasiones suben, especialmente en cuanto este tema controversial, sale cada loquito con ánimo de violencia y asesinato en nombre del “mayor bien”. En este punto es imposible exagerar.  Mike Adams, el creador de la infame página cibernética Natural News, publicó una vez un artículo donde expresaba la justificación de asesinar a todo académico, político, periodista o científico que abogara por la ingeniería genética. Su argumento es que la biotecnología ha empobrecido a países ya en miseria y ha promovido el suicidio en India (alegatos que ya hemos refutado), por lo que estos investigadores son equivalentes a los Nazis y se justifica moralmente su muerte. Su artículo, originalmente publicado en Natural News, también fue publicado por siete días en la página de Internet de nuestra querida “amiga”, Vandana Shiva (a quien hemos criticado en nuestra serie). Debido al rechazo del público, este artículo se ha borrado en ambas páginas de Internet. A pesar de que Adams intentó negar ser el autor de un listado que apareció al día siguiente en calidad de “hit list“, el FBI y otros han confirmado su autoría y Adams está bajo investigación.

Nada de esto hubiera ocurrido en lo absoluto en Kenya, Uganda y los Estados Unidos, si la gente abrazara las conclusiones de las ciencias más sólidas en vez de oponerse por principios altamente cuestionables.

Próximo experimento a discutirse … el de los cerdos, tal vez uno de los peores experimentos de la historia. ¡Hasta entonces!

Tagged with:
 

Reseña: The Last Colony

On May 4, 2015, in Politics, by prosario2000

Admitidamente esta va a ser una reseña tipo queja e inclinada a favor de la independencia.

El documental en general se destina al público estadounidense más que al puertorriqueño. Me pregunto dónde se presentará en Estados Unidos para que el mensaje llegue a ellos. En general, el documental discute de manera muy apretada el asunto del estatus de Puerto Rico. Obviamente en dos horas o menos no se pueden tratar todas las complejidades de la historia de Puerto Rico en los siglos XX y XXI para comprender la realidad que vivimos los puertorriqueños todos los días. El enfoque del documental es el plebiscito del 2012, sus resultados y la respuesta del Congreso de los Estados Unidos al respecto. Este filme plantea muy acertadamente que Estados Unidos tiene una gran responsabilidad en cuanto a atender un asunto que nos afecta tanto a los puertorriqueños como a los estadounidenses.

En primer lugar, tengo que decir que en el documental la historia de Puerto Rico del siglo XX se caracterizó de manera demasiado somera y sobresimplificada, especialmente resaltando exclusivamente el movimiento nacionalista de Albizu, el gobierno de Muñoz y el establecimiento del ELA de Puerto Rico bajo el coloniaje de los Estados Unidos. Entiendo que no hay más tiempo o espacio para ello en el documental, pero no puedo evitar mencionarlo como un factor que sobresimplifica la situación del estatus.

En cuanto a las opciones del estatus discutidas en la película, cada representante del estatus en cuestión tuvo la oportunidad de argumentarlo a su favor en sus propios términos. Esto fue una gran contribución del documental, ya que nos permite a los puertorriqueños escucharnos en cuanto a nuestras propuestas. Obviamente, fuera de la independencia, no estoy de acuerdo con ninguna de las demás opciones. Sin embargo, tengo que reconocer ciertos méritos. Por ejemplo, los que argumentaban a favor de la estadidad plantearon su caso muy bien en el documental. No estoy de acuerdo con nada de lo que dijeron, pero sí les reconozco que supieron argumentar su caso desde un punto de vista político y hasta cierto punto ético (específicamente en cuanto a los derechos de los puertorriqueños que han participado en las guerras estadounidenses). Donde más fallan es evidentemente cuando quieren argumentar que ganaron el plebiscito del 2012.

Los populares presentaron su caso en el documental de la manera más coherente posible (subrayando el término “posible”), pero siempre con el argumento de que el ELA es mejor porque no es la estadidad ni la independencia. El argumento económico más importante que tenían que presentar es la llamada “autonomía fiscal”, que hoy no sirve de mucho.

Los libreasociacionistas argumentaban que no querían el ELA, no querían la estadidad, no querían la independencia, sino ser un país soberano con una asociación con los Estados Unidos. En lo que falló ese sector soberanista en el documental (y tal vez por edición del documental, como a veces suele ocurrir), es definir específicamente los elementos a negociarse con los Estados Unidos en una relación de libre asociación. Yo sé que los dos elementos centrales son el asunto de la ciudadanía estadounidense y los fondos federales. Collado Schwarz mencionaba algo que me parece positivo que es que la asociación aspira a salir de la dependencia de los Estados Unidos, específicamente de los fondos federales. Sin embargo, siempre me pregunto “Piden fondos federales y ciudadanía ¿a cambio de qué?” Estados Unidos no nos dará eso “de gratis”. ¿Qué principios delegaría Puerto Rico en una libre asociación? Confieso que, como independentista, a mí no se me ocurre ni uno.

En cuanto a la independencia, se entrevistan a Fernando Martín, a María de Lourdes Santiago y a Rafael Cancel Miranda. En cuanto a este último quisiera decir que aunque uno no esté de acuerdo con el método usado por él en el Congreso de Estados Unidos en la década del 50, su análisis ético de la situación colonial de Puerto Rico es infalible. Cancel Miranda ve las cosas con mayor claridad que la inmensa mayoría de mucha gente que uno conoce. En cuanto a las entrevistas de Fernando Martín y María de Lourdes, ellos estuvieron muy bien. Mi queja contra el documental no tiene nada que ver con ellos per se, sino la manera en que se presenta la opción de independencia, especialmente en relación con los adversarios.

Por ejemplo, cuando Hernández Mayoral y Acevedo Vilá hablan de la independencia, siempre hablan en términos de que bajo esa opción, los fondos federales se eliminarían, sin mencionar en ningún momento una etapa de transición (que los diversos comités congresionales de Estados Unidos han aceptado sin problema alguno cuando negocian con el PIP). Es interesante que los representantes de la libre asociación sí tuvieron la oportunidad de presentar ese argumento. También dijeron que se perdería la ciudadanía estadounidense bajo la independencia. ¿La de quién? Aquellos que son ciudadanos estadounidenses ahora, son considerados “at birth” y Estados Unidos no nos puede quitar la ciudadanía. Puede ser posible que la próxima generación de puertorriqueños pueda heredarla también. Además, en una República de Puerto Rico habría libre tránsito hacia Estados Unidos y viceversa aun sin la ciudadanía americana (tal como el PIP negoció en diferentes instancias con comisiones congresionales al respecto).

Lo que más me fastidia del documental es que los adversarios de la independencia (e.g. Luis Fortuño) argumentaban que esta consiste en “romper TODA relación con los Estados Unidos”.  Más aún, me chocó las aserciones de Alfredo Carrasquillo (el ahora esposo de la Alcaldesa de San Juan) quien con una retórica barata dice que la independencia ya no tiene relevancia hoy porque los países son ahora interdependientes, no independientes. ¿De verdad? Los países interdependientes hoy día son países independientes, que pueden hacer tratados internacionales, hacer acuerdos contributivos, adoptar una moneda propia o foránea, atraer capital de inversión de otros países del mundo, contratar marinas mercantes más baratas, ofrecer servicios a nivel internacional, etc. Esto puede incluir a los mismos Estados Unidos. No rompemos, sino que cambiamos nuestra relación de subordinación y coloniaje a una de respeto entre naciones soberanas y, mientras mantenemos nuestras relaciones amistosas con los Estados Unidos, abrimos nuestras puertas para acercarnos a los demás países del mundo, cosa que no podemos hacer hoy. Eso es lo que queremos decir los independentistas con ser libres, hacer todo lo que no podemos hacer hoy bajo el coloniaje.

Estos factores mencionados en combinación de todas estas aserciones infundadas con el hecho de que los que abogan por la independencia lo hacen por dignidad y principios, crean en el documental una apariencia tal vez no deseada por sus creadores, pero ciertamente no deseada por mí como independentista: que los que favorecemos la independencia queremos aislarnos del mundo y de Estados Unidos por puros principios éticos. ¡Esa NO es nuestra propuesta de independencia y NUNCA lo ha sido! En ese sentido me extraña muchísimo que aparentemente (no sé si fue por edición) los creadores del documental no se les preguntaran a los entrevistados independentistas en torno a un proceso de transición a la independencia, o el asunto de la ciudadanía, o la interdependencia a nivel internacional.  Este fallo hace una mala representación de nuestro ideal.

Creo que vale la pena ver el documental, pero, a la vez, hay un poco de desorden en cuanto a algunos de los temas presentados. El estadounidense que se siente a verlo tendrá que tener un poquito de paciencia para entender cabalmente nuestros problemas. Veremos qué ocurre al respecto.

Tagged with:
 

Una experiencia inusual

Recuerdo la primera vez que fui a un conocido supermercado de suplementos y de alimentos orgánicos en Hato Rey, cerca de Plaza las Américas. Me sentía un poco intimidado (¡sí, soy así a veces!). Era un ambiente muy inusual para mí, ya que no sabía exactamente qué comprar. Sin embargo, ya había decidido “definitivamente” que tenía que cambiar mi dieta (para los que me conocen, saben que soy obeso). Usualmente soy muy olvidadizo y no recuerdo “las primeras veces” que hago algo, pero nunca me olvidaré de esta “primera vez”. Una de las cosas que vi y que me impresionaron fue la carátula de este libro en un anaquel de venta cerca de una de los cajeros.

Kevin Trudeau - Natural Cures

¿Quiénes son “they”? Según pude captar de las insinuaciones del libro, “they” no eran otra cosa que los supremos intereses farmacéuticos en contubernio con el gobierno federal estadounidense. ¿Y por qué no quieren que conozcamos estas curas? Porque si la gente supiera que estas curas funcionan, colapsa toda la industria farmacéutica y de la medicina. El gobierno federal está sujeto a los grandes intereses, por lo tanto, quiere detener la diseminación de esta valiosa información.

Compré el libro ese mismo día.  Empecé a leerlo en casa, para luego levantar mi ceja y fruncir el ceño varias veces. ¿Abandonar el microondas? ¿Por qué? ¿Por la radiación? Eso no tiene mucho sentido. A primera vista parece que sí, pero ante lo poco que sabía del tema no me parecía plausible. Aun con mi escepticismo, quise mantener mi mente abierta a cosas nuevas y seguí leyendo; a fin de cuentas, no me consideraba exactamente una autoridad en el tema.

Cerré el libro, me acosté mirando al techo. Aunque ciertamente yo no era médico, las recetas que proponía no me parecían ser “curas” a muchas de las enfermedades (por lo que pude ver en las páginas “a vuelo de pájaro”). Al menos estaba consciente de una cosa en aquel momento, que las enfermedades iatrogénicas parecían haberse disparado en aquella época. Naturalmente, pensé que si la medicina tradicional era tan “mala”, estas alternativas eran buenas. Todavía en esta época tenía en mi mente el rastro de la mala impresión que Ivan Illich, con su libro Némesis médica, me había dejado contra la industria de la medicina en general (hasta el punto de adoptar actitudes que ahora veo como irracionales).
.

Cuando la alternativa tiende a ser más fraudulenta … 

Sin embargo, me di cuenta de que la tesis “la medicina tradicional es mala, por ende la alternativa tiene que ser buena” es simplemente un non-sequitur. Después de ser vacunado, de haber tenido dos hermanos (una hermana y un hermano), ambos con Lawrence Moon Biedl y con diabetes y que fueron tratados con insulina según las dosis prescritas por un médico tradicional, tenía que cuestionar la supuesta “maldad” de los médicos y de las farmacéuticas. En muchos momentos de mi vida, también he utilizado medicina tradicional con éxito. Si este es el caso, entonces la medicina tradicional no puede ser tan mala, aun cuando fuera manejada por avaros miembros de la burguesía. Es más, hasta algunos naturópatas recomiendan que se siga con la medicina tradicional aun cuando la suya “la complementa”.

A la tercera vez que vi la portada del libro de Kevin Trudeau me dije, “¡Creo que he visto a este individuo antes!”

Sí, lo había visto en comerciales en Cable a las 2:00am o 3:00am. Me dio curiosidad y busqué información acerca de él. Resulta que Trudeau es un timador profesional. Hoy está en la cárcel cumpliendo una sentencia de diez años por engañar a los consumidores en cuanto a sus productos para rebajar, cosa que él mismo admitió. Según el tribunal que lo sentenció, él fue timador desde que tenía 25 años y que por ello fue encarcelado varias veces (aquí hay más información sobre él).

¡Eureka! Todo empezó a caer en su sitio. Al fin y al cabo, es la única contestación a mi pregunta de cómo era posible que llamaran televidentes a los anuncios de Trudeau si estos fueron grabados cuando no estaban en el aire.

Fue así como descubrí no solo que bastante de la medicina alternativa operaba exactamente con los mismos anuncios engañosos que equiparaban a muchos de los anuncios de drogas legales de los productos farmacéuticos. Es más, cuando investigué más a fondo, vi que era un territorio medicinalmente mucho más inseguro que la medicina tradicional. Por ejemplo, después de largos años de investigación tuve que concluir más allá de toda duda que los productos homeopáticos son todos fraudulentos (en esto me considero seguidor de James Randi) y que el ingerir vitaminas en mayor dosis que la normal suele tener efectos adversos al organismo. Productos asociados a estos fraudes usualmente llevaban el aviso “The FDA has not evaluated the claims made by the manufacturer”.

¿Por qué no evaluaría la Food and Drugs Administration (FDA) estos productos? ¡Sorpresa! Era exactamente lo contrario de lo que alegaba Trudeau en su libro. Él insinuaba que la FDA era una sierva de las farmacéuticas. Al contrario, la FDA deseaba regular. Es más quería regular mejor la medicina alternativa, pero no podían ¡Están por la libre! ¡Están más por la libre que los productos farmacéuticos! Esto se debe a que sus productores también tienen mollero en Washington D.C. Así mismo nos lo revela el comediante John Oliver quien también menciona al famoso Dr. Oz, otro partidario de la medicina alternativa y de suplementos vitamínicos:

[youtube WA0wKeokWUU]

Es más, descubrí que para que funcione la venta de muchos de estos llamados “remedios”, parte de su mercadeo consiste en meterle miedo al público en torno a las “malvadas” intenciones de agencias reguladoras como la FDA, quienes se encuentran “aliadas” a las farmacéuticas y los grandes intereses.

Sin embargo, llegué al punto de tener problemas con este reclamo. Más bien parece que el patrón general de la industria que no desea ser regulada es la de prevenir a la FDA de regular eficientemente muchos de los productos que entran al mercado. Esto es cierto de la industria de la medicina alternativa y de ciertos medicamentos de las farmacéuticas cuyos productos terminan a la venta en el mercado. Como el mismo John Oliver critica en su programa, el cabildeo de la industria de suplementos y de la medicina alternativa lleva a legislación desde Washington o a agencias del gobierno federal para evitar la regulación eficiente de estos productos. Generalmente no es que la FDA no quiere regular, es que ciertos intereses externos le han impedido la regulación, aun si así desea hacerlo. Y sí, reconozco que también hay elementos de la FDA que también se inclinan a la desregulación, pero la inclinación mayor de la agencia es a la de regulación.

A veces esta cizaña del miedo del mercadeo de la medicina alternativa llega hasta el punto de la formulación de teorías conspiracionistas fundadas y, muy especialmente, infundadas en torno a la insdustria farmacéutica o ciertas ramas de la medicina tales como la psiquiatría. Aunque no soy muy amigo de este campo de la medicina (por razones más o menos ligadas a unos pocos argumentos de Jerry Coyne), me pareció que ciertas noticias procedentes del mundo de la medicina alternativa llegaron al punto de la más crasa irresponsabilidad. Por ejemplo, en cuanto al lamentable incidente en que James Holmes tiroteó en un teatro que presentaba la película The Dark Knight Rises, Natural News irresponsablemente afirmaba e insinuaba (¡las dos cosas!) que la culpa del incidente era la industria farmacéutica, la psiquiatría y de la industria del cine (véase esta noticia y esta también).

Otros han sembrado dudas en la mente de muchos de que las vacunas causan autismo u otras enfermedades en los niños, aun cuando virtualmente todos los estudios en revistas arbitradas han establecido un fuerte consenso de que ellas no son las causantes de los males a los que se les atribuyen. Un estudio particular analizó una base de datos que incluyó información de la administración de vacunas a 1.36 millones de niños y no se ha encontrado ningún vínculo entre las vacunas y el autismo. Cuando se apela a la FDA como instancia que ha estudiado, analizado y garantizado que estas vacunas son las mejores medidas para el uso público, usualmente se le atemoriza al público diciendo que la FDA está comprada y que es corrupta por la industria farmacéutica. Sin embargo, tales argumentos han garantizado la reaparición de epidemias de sarampión en los Estados Unidos. África ha sido una de las primeras víctimas de este tipo de propaganda, especialmente cuando muchos de sus gobiernos y distintos misioneros cristianos fundamentalistas y musulmanes reaccionarios desalientan el uso de las vacunas (véase este artículo de UNICEF).
.

¿Y los transgénicos…?

¿Y qué tiene que ver esto con los transgénicos u organismos genéticamente modificados?

En que encuentro bastante de este tipo de atemorización en sectores de la izquierda puertorriqueña que, en vez de aclarar, oscurecen la conversación y el debate acerca de estos. No es solo la derecha reaccionaria de Estados Unidos y de Puerto Rico las que impiden la investigación científica sobre teorías claramente establecidas como altamente probables (y hasta el punto de considerarse como correspondientes a los hechos) tales como la teoría de la evolución por selección natural y la teoría del cambio climático. También la izquierda en el mundo ha impedido otros tipos de investigación científica perfectamente legítimos y la izquierda puertorriqueña parece estar adoptando mucha de la retórica de miedo que se ve en grupos en Europa y en Estados Unidos.

En mi próximo artículo hablaré más sobre este asunto, pero he aquí un adelanto: Aunque mi mente está abierta y seguirá abierta a la posibilidad de que los transgénicos sean malos a la larga y que sean una genuina amenaza para la humanidad, una de las razones (no la única) por la que me he alejado de grupos que están en contra de los transgénicos es porque muchos (no todos) de los ideólogos anti-GMO son virtualmente los mismos que los que apoyan los mismos negocios fraudulentos que he mencionado arriba.

¿No me creen?

Tomen por ejemplo lo que dice el Institute for Responsible Technology sobre los transgénicos. ¿Y quiénes son los miembros de este instituto? Sorprendentemente se compone de una sola persona: Jeffrey Smith.  Entre otras cosas, apareció dos veces en el programa del Doctor Oz … SÍ, al mismísimo médico que fue investigado por el Congreso de los Estados Unidos por dar consejos fraudulentos al público (lea al respecto aquí y aquí está el estudio original al respecto). Smith también carece de expertise en el campo de los transgénicos, no es científico, no practica la agricultura, no tiene ningunas credenciales de ninguna universidad. Los voluntarios que trabajan para el susodicho instituto son todos para propagandizar su contenido, parece que ninguno de ellos es científico (en el tercer párrafo de su “About Us” de su página cibernética no menciona a científicos).

¿Y se quiere utilizar la información que provee este individuo para protestar por la experimentación transgénica en Puerto Rico?

Y esta es solo la punta del témpano de hielo …

[Nota: Cosas que no estoy diciendo — No estoy diciendo que todo el mundo que participa de la medicina alternativa quiere cometer fraude o que todo lo que propone es puro fraude. Efectivamente hay plantas medicinales que sí funcionan y que forman parte del mercado de la medicina alternativa. Sin embargo, una parte sustancial de ella sí lo es, mucho más fraudulento que en el caso de las farmacéuticas. Tampoco quiero decir que muchos naturópatas o proponentes de algunas medicinas alternativas quieran cometer fraude. Al contrario, creo que la mayoría son personas honestas que no creen (y a veces rehúsan creer contra toda evidencia) que su práctica está plagada de falsa información y que no está validada por experimentos rigurosos de las ciencias. Eso será tema para otros artículos en el futuro. Por ahora, en los próximos artículos me centraré en la propaganda contra los transgénicos y lo que la ciencia rigurosa tiene que decir al respecto.

Tampoco quiero decir que no se visiten estos lugares de productos naturales o que no se coma nada orgánico (a pesar de que los estudios más recientes a nivel científico demuestran que no hay diferencia nutricional alguna entre los productos orgánicos y los no-orgánicos). Yo mismo a veces visito a algunos restaurantes vegetarianos que venden productos orgánicos y patrocino a algunos de ellos.

Lo que sí me da lástima es ver a personas en la izquierda a quien respeto muchísimo caer en una retórica de miedo, especialmente por argumentos infundados a nivel científico y que se basan en mala información. Lo triste de todo es que cuando visito otros lugares en que se venden productos naturales, sigo viendo que algunos de los libros de Trudeau todavía están a la venta …]

Tagged with:
 

Hace unas semanas atrás (el 30 de mayo de 2012) asistí al Colegio de Abogados a una discusión en torno al plebiscito de noviembre del 2012 y la propuesta de la Asamblea Constitucional de Status como mecanismo procesal alternativo a los plebiscitos.  Tengo que confesar que escuchar a Fernando Martín cambió un poco mi parecer en torno al plebiscito, pero nótese que es “un poco”.  A pesar de todos los reparos que tengo contra el plebiscito y que mi tendencia es la de abstenerme, realmente creo que esa no debería ser la estrategia en este caso.  Es un plebiscito que no se debió haber llevado a cabo en época de elecciones (y en este asunto discrepo de Martín).  Sin embargo, si tengo la oportunidad de votarle “No” a la colonia, creo que debería aprovecharlo.  Si un “No” triunfa, creo que eso sería un argumento bastante poderoso a nivel de política internacional para la descolonización de Puerto Rico.  Sin embargo, sigo sosteniendo que el plebiscito como está formulado es un disparate y que, por razones de política interna, el resultado de este plebiscito también será un disparate.

Ahora bien, en ese intercambio en torno al plebiscito, hubo una sola opinión que no pude respetar en lo absoluto:  la de Rogelio Figueroa de Puertorriqueños por Puerto Rico (PPR). Los demás ponentes hicieron una muy buena presentación, incluyendo a Oreste Ramos por el Partido Nuevo Progresista (PNP) y mi candidato al Senado por el Movimiento Unión Soberanista (MUS), Arturo Hernández.  Fernando Martín fue muy elocuente y brillante como siempre, con todos los reparos que tengo en torno al Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) en este momento.  Hernández Mayoral, del Partido Popular Democrático (PPD), no dio muy buena impresión, pero aún así, fue mucho mejor escucharlo a él que a Rogelio.  El representante del Partido del Pueblo Trabajador también hizo muy buena exposición.  Sin lugar a dudas, Rogelio fue el peor de todos.  Cuando el diccionario define la palabra “demagogo”, pone al lado el retrato de Rogelio.

Yo voy a dejar a un lado el asunto de si se inscribió su partido con firma de muertos o no.  También voy a dejar a un lado las miles de acusaciones en torno a si utilizó fondos públicos para pagar el edificio donde está localizado su negocio.  Dejaré a otros que obtengan ese tipo de evidencia y la presenten en los tribunales si la tienen.  Lo que me llama la atención es la total despreocupación de parte de él por un asunto tan serio como lo es el del status.  Entiéndase que no estoy recriminando al PPR por no tener una posición institucional en torno a alguna preferencia de status.  Al contrario, eso me parece algo que es bien positivo y que, por cierto, me llevó a darles mi firma el cuatrenio pasado.  La división de los partidos políticos por preferencia de status le ha hecho un gravísimo daño al pueblo de Puerto Rico.  Hay un reconocimiento explícito de mayor o menor grado en todos los partidos que existe un problema de status.  Sin embargo, el debate debería ser en torno al mecanismo procesal para resolverlo.  El PPT ha adoptado sabiamente esta posición, aunque no tenga una preferencia institucional por algún status particular.  El MUS también la ha adoptaado, aunque tiene que hacer ciertas aclaraciones en torno a su concepción de Asamblea Constitucional de Status, además de tener el problema de que casi se define por, al menos, dos status específicos:  libre asociación soberana y la independencia.

¿Y el PPR?  Una de las cosas que uno puede encontrar más odioso en el caso de Rogelio es su indefinición incluso en el aspecto del mecanismo procesal.  El punto de vista del PPR es que el status de Puerto Rico y el mecanismo procesal no deben ser definidos cuando ellos lleguen al gobierno, sino más bien hasta que los puertorriqueños nos sentemos a dialogar los unos con los otros.  Si fuera que el gobierno estimularía a los grupos políticos, cívicos y religiosos a un proceso de diálogo para lograr un consenso, no habría problemas con esa aserción.  Sin embargo, lo que propone Rogelio es algo mucho más exótico (y trato de recrear de memoria la analogía que él mismo utilizó en el Colegio de Abogados):  cuando el independentista “comefuego” y el estadista “arropado con la bandera americana” se sienten juntos a dialogar en paz y se abracen como hermanos, entonces es que se llegará a un acuerdo en torno al status y el mecanismo procesal.  ¿Qué es lo próximo que nos sugerirá Rogelio?  ¿Que unamos todos nuestras manos y cantemos:  “Kum bay ya, my Lord, kum bay ya“?

Esto no lo es todo.  Cuando la discusión enfatizó más el asunto procesal, específicamente sobre el plebiscito y una Asamblea Constitucional de Status, Rogelio añadió más a su teoría “Kum ba ya” en torno al problema.  Él dijo con pseudo-entusiasmo:  “Vamos a ver lo mejor de la propuesta del plebiscito y lo mejor de la propuesta de la Asamblea Constitucional, enconces adoptaremos la mejor propuesta para resolver el problema del status.”  Me da la ligera impresión de que Rogelio no tiene la más remota idea de lo que él está hablando.  ¿Qué quiere decir eso de “lo mejor de la propuesta del plebiscito”  y “lo mejor de la Asamblea Constitucional”?  En ambos casos el pueblo sale a votar por opciones, en ambos casos el que saque mayor porcentaje gana.  Por otro lado, el plebiscito no tiene nada más que ofrecer.  Si el plebiscito en cuestión no tiene compromiso alguno del Congreso, no pasa de ser un concurso de belleza en el ámbito de la polítiquería local.  Bajo tales circunstancias, el Congreso haría lo que siempre ha hecho, que es decirnos a los puertorriqueños que nos pongamos de acuerdo para atender el asunto del status.

La propuesta de la Asamblea Constitucional de status  tiene la ventaja de que no importa la opción que gane, habrá un consenso institucionalizado entre partidos políticos y organizaciones civiles, desligado de los vaivenes de los gobiernos de turno, para enfrentar a Estados Unidos con los resultados.  Uno pensaría que Rogelio estaría más inclinado a esta propuesta que a la del plebiscito.  Sin embargo, resulta que tampoco es así.

Finalmente, para colmo de males, Rogelio dice que el problema del status no es tan importante para los puertorriqueños ya que lo que les preocupa es el tema de la criminalidad, la economía, etc.  Sin embargo, habría que preguntarle a él cómo resolvería los siguientes problemas cruciales para el crecimiento económico de Puerto Rico sin atender el asunto del status:  falta manejo de balanza de pagos debido al uso del dólar estadounidense, el costo de $1.3 mil millones debido a las leyes de cabotaje, el impedimento de un comercio efectivo con otros países debido a las leyes de cabotaje, la imposibilidad de establecer tratados comerciales y contributivos con otros  países del mundo para atraer capital extranjero, protección efectiva a los comercios y productos puertorriqueños, problemas de inmigración y emigración, problemas en torno a las comunicaciones, problemas de ventas de servicios a nivel internacional, medicalización o descriminalización de las drogas, el uso del mega-puerto de Ponce, incapacidad de entrar en acuerdos de libre comercio o de bloques potencialmente beneficiosos para Puerto Rico (ALBA, UNASUR, Petrocaribe, etc.), entre otros.  Estos son solo algunos factores que han hecho prosperar las economías a nivel mundial… ¿cómo atendería Rogelio estos asuntos sin atender el del status?

¿No será esto, tal vez, un problema de demagogia de su parte? ¿No será que está inventando discursitos bien bonitos en torno al “consenso” que debemos tener los puertorriqueños para, al final, no proponer nada?  Porque, al fin, como sabemos que es parte de la naturaleza humana el estar en desacuerdo, el esperar el “acuerdo absoluto” de los puertorriqueños para hacer propuestas específicas es el equivalente a no proponer nada.

Rogelio no es un buen candidato para la gobernación (y no es buen candidato para nada). Cuando usted escucha discursos que suenan hermosos, pero que en el fondo no tiene consecuencias prácticas para el país, se sabe que el que está hablando es un demagogo y solamente tiene el interés por sí mismo.  Aplaudo la existencia de los partidos de minoría, incluyendo a los nuevos, pero excluyo de la lista al PPR, cuyo líder es Rogelio Figueroa.  Él no tiene nada bueno que ofrecerle a Puerto Rico.

Does Tax Exemption Create Jobs? Not Really! – Part 2

On January 9, 2012, in Economy, by prosario2000

American Corporations are not Loyal to the United States

The United States is a very strange country.  It is apparently one of the few countries (or perhaps the only country) in the world where people defends an economic system on the basis that it is the “national way of life”.  If you don’t defend laizze-faire capitalism, then you are not a patriot. Usually, countries try to adopt the most efficient economic systems and adapt according to their reality of their internal and external markets.   Not the United States!  This even reaches the level of being detrimental to Americans in general.  Individualism is one of those national myths which many Americans try to stick with, and one basis to reject taxes:  “It is my money!  …  Mine! Mine! Mine!”  Yet, this clearly goes against the direct benefit of the people who subscribe this statement.

In June, Stutsman County residents rejected a measure that would have generated more money for roads by increasing property and sales taxes.

“I’d rather my kids drive on a gravel road than stick them with a big tax bill,” said Bob Baumann, as he sipped a bottle of Coors Light at the Sportsman’s Bar Café and Gas in Spiritwood (Etter, 2010).

On the other hand, the American right-wing has an irrational love for Adam Smith’s “invisible hand of the market”, a fetish which, as we have seen in our previous post, would make Smith pale.  There is an unfounded belief that markets always lead to a better society as a whole, a bold belief which Adam Smith, as a good ethicist, never held in his lifetime.

Yet, as many of the patriotic Americans show a commitment to the laizze-faire capitalism, American corporations never ever show their loyalty to the United States, especially its people.  Unnoticed by the news (especially corporate news in general) is the fact that corporations consistently betray the United States.  For instance, during World War II, American companies invested heavely in Nazi Germany and Fascist Italy when these regimes were in power.  One prominent business man is Prescott Bush, the grandfather of George W. Bush, had very profitable deals with Hitler at the time.  Corporations like Coca-Cola, IBM, among others did so too.  The situation is no different today.  BP has made deals with Iran’s government (here is the TIME report).  General Electric, Halliburton, Conoco-Phillips may have operations in Syria, Iran, and Lybia (see the 60 Minutes report here).  In 2010, about 300 American corporations were approved by the U.S. government to make business deals with Iran (see New York Times report here).

While this is happening, many American corporations keep closing doors in the mainland to move overseas.  Many people in the conservative spectrum of U.S. politics rightfully denounce these moves as being detrimental to the American people.  Yet, they consistently keep electing the sort of government which is willing to grant all sorts of freedoms to the same U.S. corporations which keep trading with the enemy and are willing to go overseas leaving Americans out of work.

Capitalism may have the uncompromisiing loyalty of the American people, but capitalism has no such uncompromising loyalty to Americans in any way.  Why is this the case?  As Napoleon Bonaparte once said in 1815:

When a government is dependent upon bankers for money, they and not the leaders of the government control the situation, since the hand that gives is above the hand that takes… Money has no motherland; financiers are without patriotism and without decency; their sole object is gain.

At the end of the day, corporations in general are about the bottom line, how much money can they deliver to their shareholders at the end of any given quarter …. that’s it.  Their loyalty is to the shareholders, not the American people.  Many on the right accuse Chomsky on being unpatriotic when he says that privatization does not mean that you give a public institution to some nice person, but means to give a public institution to an entity totally unaccountable to the people.  Since he is an anarchist, such accusations hardly keep him awake at nights.  Yes, usually private institutions can do things efficiently, but, people always miss the point about what is this efficiency about: corporations are efficient in order to create wealth for its shareholders, they are not efficient to create wealth for the people.  I have to keep reminding people that corporations are legally bound to place their shareholders interests above everything else, even the public good.  Unrestricted corporate activity will do no good to the American people.

So, if this is the case, then why the heck should Americans be uncompromisingly loyal to American corporations?  If they lay off people, as we have said in our previous post, it is because of a shrinking market, or an enhanced technology, or the bottom line.  If they move overseas, it only means one thing, they would profit more overseas than in the mainland.  If they trade with the enemy, it is because they find such opportunities profitable.  It is all about money … not about you!

 

Tax Exemption in Puerto Rico, our Experience

As a Puerto Rican, I have studied the economic experience of Puerto Rico under U.S.’s rule, especially after World War II.  After the war, our governor Rexford Guy Tugwell (one of President Roosevelt’s great advisors) engaged in a program whose sponsor was Teodoro Moscoso, a businessman who looked for a way to use Puerto Rico’s position as territory in relation to the Internal Revenue Code in order to attract U.S. capital.  The basic mechanism to carry out this ambitious program to industrialize Puerto Rico was using tax exemptions.  Any U.S. subsidiary or corporation established in Puerto Rico would enjoy tax exempt profits under Section 931 of the U.S. Internal Revenue Code.  This was the beginning of a radical move of the government to stir the Puerto Rican economy away from agriculture and more to an industrial and urban way of life.  This kept progressing during successive administrations until 1976, when additional incentives were created, such as tax exemption on repatriation of profits to the U.S. mainland.  This was Section 936 of the Internal Revenue Code.

For many years, Puerto Rico was placed at the very top of the list of countries which attracted U.S. capital overseas.  Yet, that is no longer the case.  As I pointed out elsewhere, Section 936 was eliminated due to global concerns.  The world changed.   Why was the U.S. so rich during all of these years.  Very simple!  Although I know this subject is controversial, the New Deal, Roosevelt’s Keynesian approach to the U.S. economy, paid off.  Also, the U.S. involvement with World War II paid off enormously, and government injected a great deal of capital to the economy, which made it recover.  U.S. investments world-wide were mostly involved with extracting natural resources from other countries.  Europe in general was destroyed during World War II, so was Japan and China.   India was still poor mostly because of all the years under Brittish subordination.  For all practical purposes, in the democratic-capitalist block, the United States was the sole player in the world with its own prosperity.

For that same reason, Puerto Rico also prospered, it experienced exponential economic growth, but not economic development (the reason for this last statement will be explained in detail in a future blog post).  For all practical purposes, corporations had all the reason in the world to establish themselves there, not elsewhere.  Puerto Rican labor force was (and still is) of the highest quality, and it was also cheap.  The infrastructure was one of the best, because, during World War II, the local and the federal governments invested heavily on roads, electricity, water supply, among others.  The local government also provided buildings to fascilitate production in Puerto Rico, as well as a national bank (Banco Gubernamental de Fomento) which invested heavily on attracting capital and providing financial support for these companies.

Yet, in the 1980s there was an air of change.  Already the U.S. Congress was making statements about the fact that tax-exempt corporations working under Section 936 were not producing the amount of jobs projected by its partisans.  Quite the opposite, the economy of Puerto Rico seemed to stall, while U.S. corporations evaded billions of dollars in taxes using U.S. territories.  This is the decade when the term “corporate welfare” was widely used in Congress for years to come.  Again, the failure to create jobs did not stop these corporations from investing in Puerto Rico.  Up to 1993, Puerto Rico still was at the very top of the list of countries which attracted U.S. capital.  This began to fail in 1995, when President Clinton approved the elimination of Section 936’s tax benefits.

Why was it eliminated?  In part, it was because after the collapse of the communist block, corporations wanted to invest heavily world-wide without any sort of restriction, and countries involved in free trade agreements would resent Puerto Rico having all the advantage in a new globalized market.  Europe was no longer in ruins, but became an economic power enough to rival the U.S. dollar.  Japan was another economic superpower, whose Yen also rivaled the U.S. dollar. Free trade agreements were being signed all over the place, in Asia, and America. This would make many industrialized countries participate in free trade agreements in order to let corporations freely invest in new countries, sometimes with tax exempt status.  More markets were created around the world than ever before, as countries started to compete with each other as tax havens for corporations to evade tax payments to their respective governments.

As a result, U.S. corporations started leaving Puerto Rico to establish themselves on countries like Ireland, which became an economic super-power in Europe, and Singapore which became another big economic powerhouse in Asia.  Under the current circumstances, corporate tax subsidies don’t work anymore.  Puerto Rico kept choosing the strategy of corporate tax subsidies, with no beneficial results in any way, and major political parties keep adopting these non-sensical policies despite repeated statements made by reputed and serious economists that this is the wrong path to take (see Collins, et al., 2006, which is a study made by economists from the Brookings Institution and the Center for the New Economy).  Even the renowned independentista economist, Francisco Catalá Oliveras, has repeatedly recommended to tax those foreign corporations which are going to leave anyway.  This is a no-brainer!  If, no matter which program of tax subsidies you give them, these corporations will leave soon anyway, why the heck not tax them?!  There is no loss in this specific scenario, and Puerto Ricans would have everything to gain.  Needless to say, the Puerto Rican government did not revoke their tax subsidies and refuse to tax them.

Unfortunately, in the early nineties, the amount of capital proceeding from 936 corporations added up to $13 billion, in 2001, it was reduced to $1 billion.  In the new neo-liberal fever, Puerto Rico also sold its public phone company, which used to produce lots of revenue for the government.  It privatized its own health care system and implemented an HMO-like model, which greatly increased health care costs.  It partially privatized the water company, driving its costs higher.  It is no surprise that under the tax subsidies model, and the sour pill that our governor, Luis Fortuño made us take (i.e. following his Republican conviction that government was the problem and that about 20,000 employees should be fired), Puerto Rico’s debt increased to a new record high of $65 billion.  It is trying to keep up the system unsustainably using non-recurring funds (mostly coming from loans) to finance recurring operations.  The financial services which grade credit are primarily concerned about the value of government bonds in the long run, especially those regarding the University of Puerto Rico and pension funds.  In November 2011, Wasmer, Shroeder & Company, strongly advised its investors to watch out for Puerto Rican bonds in a report whose title speaks a thousand words:  “Puerto Rico:  Greece of the West?”  A lot of our loss of capital which Pueto Rico could tax without any sort of loss is diverted to the Cayman Islands …  the joke is on us, Puerto Ricans!

Since the Puerto Rican government granted corporate tax exemptions, government is still unable to address many of the problems it had effectively, especially roads, electricity, water supply.  The average tax contribution of foreign companies to the Puerto Rican government is about 4%.   In Ireland it is 12.5%, while in Singapore the average is about 10%.  Even with its meltdown, Ireland is still in a much better economic shape than Puerto Rico at the present moment.  There was a contraction of Singaporean economy by a 0.8% in 2008, but it recovered, showing a 14.5% growth of its GDP (2010), even when we are still not out of world-wide recession.  Isn’t it interesting that most of the time, countries which have mixed economies and tax the rich usually have much better services, goods and jobs, than those which do not?  Some of these successful countries are:  Singapore itself, Finland, Denmark, New Zealand, Switzerland, the Netherlands, Canada, and Norway.  These also happen to be among the least corrupt governments in the world, and many of them happen to be social-democratic governments.

I ask …  what the heck is the basis to say that taxing corporations would drive down the economy?

 

Singapore’s Use of Tax Subsidies

The signficant difference between Singapore and Puerto Rico becomes apparent when you realize that the latter has relied its economy almost completely on tax exemptions without creating a single job in recent years, except part-time jobs with lower wages.  Yet Puerto Rico has an extremely low labor force rate (which, in 2011 fell below 40%, one of the lowest in the world).  Again, does tax exemption create jobs?

Singapore is another sort of country.  Yes, it is ruled by an authoritarian government which tries to control its ethnic diversity and the economy.  Yet, its authoritarianism is not the main explanation for why it has been so successful over the years.  The vast majority of authoritarian governments around the world are doing worse off than Singapore.  What is its secret?

Simply speaking, they do not rely exclusively on tax exemption to foreign corporations.  Yes, they do use tax subsidies to attract foreign capital, but they don’t give those tax subsidies forever, and not to whoever appears at its doorsteps.  Many countries in the world which compete as tax havens, usualy make the mistake of extending tax holidays for big foreign corporations, a strategy which usually does not lead to better improvement of their populations.  The competition among countries make them give more tax benefits and provide other incentives in detriment of their own people.  Yet Singapore is another story.  If you own a company which wants to take advantage of Singapore’s tax subsidies program, your plan better lead to job creation and the general economy’s improvement.  No program which benefits you as business man is unconditional in Singapore.  Yes, tax subsidies are increasing in Singapore as it is lowering its tax rate on foreign corporations, yet this is also being planned as a bigger progressive tax policy, where rich people actually have to pay more.

Contrast the Republican (especially Tea Party) way of thinking with President Lee Kwan Yew.   President Lee tells the story of when representatives of a German company were concerned that after several calculations, they would find more profitable to leave Singapore to another country, that they would love for Singapore to lower further its tax requirements and extend them.  President Lee talked to his advisors on the matter, and in the next meeting, he looked at the documents with the proper research and said:  “You are right.  Singapore apparently is too expensive for you, and you would find it profitable to invest elsewhere.  However, I will not lower taxes for your benefit.  May I help you with your luggage?”

On the other hand, instead of relying on tax subsidies, what Singapore has done is to diversify every aspect of the economy.  Even if it doesn’t have lots of natural resources, they have agriculture, producing good of all kinds, inviting young company matrices to be established in Singapore, it has an air line, a governmental universal health care system (one of the best in the world), high quality roads, electricity, and water utilities, it has not abolished assistance to the poor (even though poverty level in Singapore is significantly lower than other countries in Asia), with low unemployment rate (2.2%), low cost housing, and so on.  It relies basically on exports, which is one of the highest in all of Asia.  Needless to say that it is one of the most environmentally friendly countries in the world. They intensively train their labor force for new jobs available in the market place as the economy and world reality keep diversifying and changing.  I may add that it has also a very aggressive savings program (sometimes to 40% of earnings), which continually nourishes the economy.  This is the key to Singapore’s economic success ….  not total reliability on tax subsidies which are, after all, only temporary and conditional.

 

We are in a Different World, Tax Exempt Status Should Not be the Norm

No longer is tax exemption one of the top criteria corporations use to establish themselves in any place in the world.  Yes, it was a strong force for many years, but not not now.  The opening of the global market has made multinational corporations to multitask production in key countries in the world, although this situation keeps changing over time.  Tax subsidies are no longer the main path to attract corporations in the United States, except in some specific cases.  Usually many of the companies asking to establish themselves anywhere in the U.S. are either companies providing goods and services which would provide them anyway without any tax-exempt status, or could be companies providing products to consume, which would also provide them anyway without tax-exempt status.  WalMart has been one of those megastores which have lobbied extensively in state governments, and even municipal governments, for tax subsidies.  Once a WalMart is established somewhere in a commercial strategic zone, it destroys the competition which is usually made up of tax-paying smaller or medium-sized stores.  This inevitably leads to low wages, the prevalence of part-time jobs, no funds for fire departments, for police, for public education, and so on.  In other words, those cities and states end up being worse than before.  The same thing happens with other mega-stores which compete with others such as WalMart.

Usually, the norm is that if a corporation plans to move to another state or overseas, will do so regarless of whether it is given tax-exempt status or not.  Usually tax subsidies are the result of lobbying by corporations, which basically means that a legalized bribery is in order to support or oppose certain government policies.  Lawrence Lessig, in a very thorough and well-researched book about problem of corporate lobbying and how it is destroying democracy, makes the point very clear that the reason why many decent politicians are so easily corrupted within the system, it is because the system itself is corrupt.  The book is called Republic, Lost, and I highly recommend its reading.

Lawrence Lessig"Republic, Lost" by Lawrence Lessig

For all practical purposes, governors and Congressmembers are dedicating themselves almost fully to raising funds, much of which come from people associated with the corporate sector.  Even when a candidate may know for sure that tax exemptions will not create jobs, he or she will favor it to pay back a corporate favor (often without being conscious of doing so).

The evidence has shown consistently that tax reduction as general policy leads to a worse state of affairs.  There is no evidence at all that a general policy of lower taxes make states or the U.S. as a whole any better.  As one of the millions of examples I can show in this blog, I want to use the one manifest evidence about how lowering taxes lowered quality of life, while many corporations and rich people were made richer.  In 1978 a referendum was carried out, the people of the State of California approved Proposition 13, which basically limits taxes on “real property”, which led to lower tax rates for California.  What was the inevitable outcome?  The effects of Proposition 13 is described extensively in Peter Schrag’s Paradise Lost:  California’s Experience, America’s Future.

"Paradise Lost" by Peter Shrag

This is a non-partisan thorough analysis on the degrading economy of California ever since Proposition 13 was passed.  Shrag sums up his conclusions:

Californiaś schools, which, thirty years ago, has been among the most generously funded in the nation, are now in the bottom quarter among the states in virtually every major indicator–in their physical condition, in public funding, in test scores–closer in most of them to Mississipi than to New York or Connecticut or New Jersey. . . .  Its once celebrated freeway system is now rated as among the most dilapidated road networks in the country.  Many of its public libraries operate on reduced hours, and some have closed altogether.  The state’s social beneefits, once among the nation’s most generous, have been cut, and cut again, and then cut again.  And what had once been a tuition-free college and university system, while still among the world’s great public educational institutions, struggles for funds and charges as much as every other state university system, and in some cases more (Shrag, 1999, p. 8).

The right-wing is obsessed against taxes, because it leads to government waste.  The lesson of the famous “Bridge to Nowhere” is an iconic and symbolic illustration that this indeed occurs.  And much of the right-wing in 1978 advocated for Proposition 13 on the same basis.  The lesson to be learned here, though, is that when you cut taxes to eliminate government waste, you also cut taxes which eliminate valuable government programs, especially those which help to create more jobs and better address the needs of the population.  Yes, many people abuse government programs, but as the economist Robert H. Frank points out, the problem is not whether these programs are abused by the people or the government (sometimes they are), the real issue is that eliminating these programs would create far more costly problems for government in the long run.  The starve-states-to-pay-debts policy is bad for this specific reason.

More evidence that cutting tax on corporations does not necessarily lead to more jobs is the evidence gathered by the non-profit organization GoodJobsFirst.org, which tracks the effect of government subsidies for U.S. corps (download the PDF version here).  I also highly recommend Greg LeRoy’s The Great American JobsScam, an excellent book on how corporations in general manipulate the public into thinking that lowering taxes will create jobs, and shows ample evidence that they do not.

Why should anyone feel any patriotic duty to a system which, set completely free, is actively working against the American people?  Why should market fundamentalism equate the “American way of life”?

If you didn’t understand anything I have argued here, I leave you again with Bill Maher to explain it to you in a way you will understand:

 

Some Thoughts on Ireland

We all know that during most of its history in the twentieth century, Ireland had a systemic economic problem.  Yet, after a consensus made by the private sector, the public sector, and workers, everyone sacrificed a bit of their own interests to make Ireland work.  The result was a booming economy.  It even became a country with higher GDP per capita than the UK.

Yet, it made one crucial mistake, mostly due to the side effects of uncared boom economy:  it deregulated the banking system, and assumed the neoliberal position that losses in the market should be adopted by the government, which non-surprisingly led to its current collapse in the market.  Privatize profits, socialize losses.

This is an important observation to make, since the rise of Ireland’s economy is the product of intensive cooperation between different sectors of society.  As Charles Darwin discovered in his life time, and as scientists who favor the idea of group selection point out, cooperative societies will usually survive better than non-cooperating societies.  Unfortunately the formulae being applied to Ireland in this recent Irish economic recession has nothing to do with cooperation.  Basically because of the right-wing leadership in the European Union, Ireland is now required to adopt neoliberal measures, including tax subsidies and government cut on social programs in order for it to pay its debt.  The fact that Ireland is tied to the ever declining Euro makes matters worse.

I think that Ireland should ignore the European Union’s request, and create a new national consensus to deal with the problem without cutting taxes, nor by eliminating social benefits.  I agree with Paul Krugman that the measures taken by Iceland are the way to go (see also his article “The Path not Taken” and “Eating the Irish“.

 

References

Collado Schwarz, A.  (2009).  Soberanías exitosas:  seis modelos para el desarrollo económico de Puerto Rico.  PR:  La Voz del Centro.

Collins, S. M., Bosworth, B. P., Soto-Class, M. A.  (2006).  The economy of Puerto Rico:  restoring growth.  Washington, D.C. & PR:  The Center for the New Economy and Brookings Institution Press.

Dietz, J. L.  (2007).  Historia económica de Puerto Rico.  PR:  Ediciones Huracán. (There is an English version available:  Economic history of Puerto Rico:  institutional change and capitalist development.  US:  Princeton University Press.

Etter, L.  (2010, July 17).  Economic crisis forces local governments to let asphalt roads return to gravel.  WSJ.com.  Accessed in:  http://online.wsj.com/article/SB10001424052748704913304575370950363737746.html.

Irizarry Mora, E.  (2011).  Economía de Puerto Rico.  México:  McGraw-Hill.

LeRoy, G.  (2005).  The great American jobsscam:  corporate tax dodging and the myth of job creation.  San Francisco, CA:  Berrett-Koehler Publishers.

Shrag, P.  (1999).  Paradise lost:  California’s experience, America’s future.  CA:  University of California Press.

Lessig, L.  (2011).  Republic, lost:  how money corrupts Congress – and a plan to stop it.  NY:  Twelve.

Tagged with:
 

Aunque soy miembro del Movimiento Unión Soberanista (MUS), este artículo representa mi punto de vista, no necesariamente los del MUS.

Propuestas Absurdas …

Imaginemos un gobierno que legisle en Puerto Rico para votar por algo totalmente descabellado (ya estamos en ese tipo de gobierno, pero sigan leyendo … ).  Por ejemplo, el gobierno convoca al pueblo a un referéndum en torno al Bentley que se compró la modelo Maripily recientemente.  Usted vota “Sí”, si usted opina que Maripily debería quedarse con su Bentley; “No” si usted opina que ella debería cambiarlo por un Toyota Yaris.  En nuestra fantasía, podemos imaginar que dicho proyecto de ley pasa por el Senado, la Cámara de Representantes y es firmada por el gobernador.  El referéndum se llevaría a cabo justo en el momento de las elecciones, cuyo proceso conllevaría un costo adicional de $10 millones a $20 millones.  ¿Qué pensaríamos todos?

Pensaríamos que lo más probable nuestra legislatura y el gobernador deberían ser internados en Capestrano.  No obstante, imaginemos que estos distinguidos y honorables funcionarios nos dicen que “en una democracia, el pueblo tiene el derecho a expresarse”.  Es más, nos dice también “no desprecies nunca el poder del voto, porque el voto es tu derecho“.  Para todos los que amamos los ideales democráticos, estas frases nos apelan emocionalmente.  Ciertamente, debemos valorar nuestro derecho a votar por nuestros líderes, nuestro futuro y el de nuestros hijos y nietos.  Sin embargo, aun con toda esta apelación emocional, vemos con claridad que un voto en un referéndum en torno al Bentley de Maripily no merece un gasto de $10 a $20 millones, ni tampoco el esfuerzo de los funcionarios de colegio, ni tan siquiera el esfuerzo de la viejita de 90 años que en cada elección se suele levantar bien tempranito en la mañana para ir a votar. Estaríamos plenamente justificados al pensar que ese tipo de referéndum sería una pérdida miserable de tiempo y de dinero.

Reflexionemos al respecto.  ¿Por qué sería una pédida?  La contestación es tan sencilla como racional:  porque ese tipo de referéndum no tendría consecuencias políticas de ningún tipo.  ¡¿Qué rayos le importa al público si Maripily se compró un Bentley o no?!  (¡¿Escuchaste Vocero?!)

El plebiscito propuesto por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y modificado y adoptado por el Partido Nuevo Progresista (PNP) es menos absurdo que eso, pero aun así absurdo en muchos sentidos.  Una vez más, surge la pregunta de si debemos participar o no en el plebiscito propuesto.  Mi respuesta es que no, porque, como en el caso del referéndum del Bentley de Maripily, no tendría efecto político alguno.

Un Plebiscito Claramente Amañado … 1998

Mucha gente que favorece el plebiscito se ha hecho de oídos sordos a los planteamientos que ahora hace el ex-gobernador Pedro Rosselló.  No es exactamente mi gobernador favorito (bastante lejos de eso), pero tiene la razón cuando está en lo correcto.  Bajo su gobierno se llevaron a cabo dos plebiscitos criollos:  el de 1993 y el de 1998.  Él resalta claramente el plebiscito del 98 como un ejemplo de un error que no se debe volverse a cometer.  Dicha consulta presentaba varias opciones, cuyas definiciones fueron impuestas a la “trágala” por el PNP, definiendo las opciones como le daba la gana, y se le dio más fondos a la estadidad que a las demás opciones.  Se diseñó el plebiscito para perjudicar al Partido Popular Democrático (PPD) al establecer una separación entre la opción del territorio y la de la libre asociación.  A ese problema se le añade el hecho de que Puerto Rico acababa de pasar por el estrago de un huracán ese mismo año.

El PPD, maestros de la indefinición, pero a la vez políticamente astutos, decidieron vaciar su rechazo al plebiscito y a las políticas de Rosselló en la opción de “Ninguna de las Anteriores”.  La ligera mayoría de los votantes, disgustados con esta consulta, votaron por “Ninguna de las Anteriores” (50.3%).  En aquella época el PIP participó bajo el razonamiento de “no dejar a los estadistas correr solos”, además de utilizar los trillados argumentos de “un voto más es mejor que un voto menos”, “esto es un momento propicio para educar sobre la independencia”, etc.  La mayoría del independentismo le dio la espalda al PIP, por lo que el resultado para la independencia fue un mísero 2.5%, el primero de varios cantazos que recibiría el PIP en el ámbito electoral desde entonces.  Ante el resultado de la opción de estadidad (46.5%), el estadoísmo estuvo en total negación en torno a los resultados, alegando que había ganado la estadidad por un 94.1%.  A fin de cuentas, fue el PPD (y gracias a ellos, la colonia) el que ganó en el proceso.  Ni la estadidad, ni la independencia (sin hablar de la libre asociación – 0.3%) adelantaron un centímetro a su causa.

Sin embargo, en Puerto Rico ocurre un proceso mucho más profundo con este acercamiento al status.  En esta práctica efímera de estos plebiscitos criollos, o esfuerzos de crear plebiscitos amañados mediante legislación federal (léase – Proyecto Fernós Murray o el Proyecto Young), el Congreso de Estados Unidos siempre ha concluído de la siguiente manera:  resuelvan primero el conflicto entre ustedes y después vengan a nosotros para discutir el status.  Esta es una excusa barata del Congreso de los Estados Unidos para atender lo que es su responsabilidad desde 1898.  Sin embargo, tampoco debemos desoír lo que tienen que decir.  A menos que no haya un proceso unitario para resolver el problema del status, no habrá un resultado político efectivo para su resolución, y tampoco el Congreso nos hará caso.  Esta es la razón principal para rechazar estos plebiscitos criollos.

El PIP Propone su Estrategia y el PNP la Adopta

Si hubo algo positivo que hizo el PIP durante el término de Aníbal Acevedo Vilá fue proponer algo que fue inmediatamente aceptado por los tres partidos políticos:  un referéndum para exigirle al gobierno de Estados Unidos que resolviera el asunto lo más pronto posible, y la elección de un mecanismo procesal para ello.  El pueblo podría elegir la Asamblea Constitucional de Status de entre las opcione ofrecidas como un mecanismo procesal.  Tras la aprobación unánime de los miembros de los tres partidos políticos en la legislatura, y después de reiteradas promesas de Acevedo Vilá para respaldar dicho proyecto de status, el gobernador determinó no firmarlo.  Ahora Aníbal dice que “está arrepentido” de no haber respaldado ese consenso tripartita.

Una cosa que a mí siempre me llama la atención es que los gobernadores siempre se arrepienten demasiado tarde de lo que no hicieron y que claramente (¡se caía de la mata!) pudieron haber hecho.  Una vez más, el PPD, especialmente sus líderes, son maestros del inmovilismo.

Ante la derrota del PIP en el año 2008 (2.0%), especialmente con un candidato del calibre de Edwin Irizarry Mora (quien, en mi opinión, hubiera sido un excelentísimo gobernador de Puerto Rico), ese partido empezó a hacer denuevo una “reevaluación” de sí mismo.  Uno de los resultados de esa reevaluación aparentemente incluyó la molestia de muchos sectores del independentismo a la tendencia del PIP a participar en los plebiscitos criollos.  De hecho, el mismo Rubén Berríos Martínez, con su boca de comer, en el programa radial Fuego Cruzado, había dicho que ya se había acabado el favorecimiento a los plebiscitos criollos porque no daban ningún resultado.

¡Cuánta sorpresa no sería del independentismo en general cuando no fue sino el mismo PIP que planteó la necesidad de … (¡adivinen!) … un plebiscito criollo!  Este plebiscito fue adoptado por el PNP y rechazado por el PPD.  ¿Cuál será la estrategia del PPD ante el plebiscito?  Solamente Dios lo sabe.  Al menos el MUS no irá al plebiscito.  ¡Buena decisión!  El PIP y el PNP irán al plebiscito.   Los muy queridos amigos de Alianza Pro-Libre Asociación Soberana (ALAS) también participarán (estrategia que considero totalmente equivocada).

La razón de por qué el PIP y ALAS estarán detrás de este plebiscito se debe a que el pueblo responderá a dos preguntas.  La primera esencialmente pregunta si Puerto Rico desea continuar bajo la cláusula territorial o no.  La segunda, pregunta en torno a si queremos ser un estado, o una república independiente, o ser un “Estado Libre Asociado Soberano”.  En el caso de ambas organizaciones, el favorecimiento a este plebiscito yace en la primera pregunta.  Si los puertorriqueños en general rechazan el coloniaje, entonces ya ni Estados Unidos ni el PPD pueden alegar que es nuestro deseo continuar con el presente status quo.  Como el movimiento pro-estadidad, el independentismo y el libre-asociacionismo son mayoría absoluta sobre la opción de la colonia, el resultado inevitable es el de un claro rechazo de parte de la mayoría de los puertorriqueños al presente coloniaje.

En el caso particular del PIP, no en el de ALAS, también hay otro interés y es que ante la derrota aplastante del PIP en las elecciones, el PIP quiere ser relevante para la discusión del status, sino, muere como partido político.  El problema es que la muerte del PIP está sellada a nivel electoral.  Antes, el PIP tenía que convencer a los independentistas, incluyendo a los de otras organizaciones que votaran por este.   Sin embargo, ante el quebrantamiento de la palabra del PIP de no volver a participar en plebiscitos criollos, y ante el hecho de que ninguna otra organización independentista (incluyendo a aquellas que tradicionalmente han estado del lado del PIP en las elecciones) está en la disposición de participar en este plebiscito, auguro que los votos para el PIP en el 2012 van a ser menos que los del 2008. Ante la inscripción del MUS y del Partido del Pueblo Trabajador (PPT), se le restarán votos al PIP.  Lo siento por el querido amigo Juan Dalmau, quien es una persona inteligente, talentosa, con mucha voluntad para ayudar a nuestro pueblo, pero con esta actitud pipiola, no volverá a inscribirse el partido y, a mi juicio, pasará a la historia.

Las razones del PNP son otras, y he aquí por qué el supuesto “claro” mandato de rechazar a la colonia no será tan claro.  El plebiscito está diseñado para perjudicar al PPD al crear una división entre sus miembros.  Por un lado, una buena parte de los populares rechaza el coloniaje (o todavía creen el mito de que no somos colonia), por lo que nunca votarían por el coloniaje en la primera pregunta del plebiscito.  Por otro lado, la mayoría del PPD no está clara en torno a lo que quiere decir “Estado Libre Asociado Soberano”: ¿es el ELA con más poderes?  ¿Es libre asociación soberana como lo reconoce el Derecho Internacional?  ¿Perderíamos la ciudadanía americana?  Por supuesto, ALAS asumiría el liderato de esa opción, por lo que le tocaría a ellos explicarla.  Sin embargo, el pánico que sienten muchos miembros del liderato popular a la palabra “soberanía” los hará irse en contra de esa opción y dirigirán sus esfuerzos contra cualquier discusión de un Puerto Rico soberano.  Como resultado, el plebiscito intenta debilitar al PPD.

Más aún, esto se celebraría durante las elecciones, un momento clave para el PNP ante el evidente fracaso de la administración Fortuño y el estado de desesperación del país a causa del desempleo y el aumento vertiginoso de la criminalidad.  Al menos parte del liderato del PNP piensa que al abogar por la estadidad y a hacer campaña a su favor, el PNP podrá evadir el tema del fracaso de Fortuño para concentrarse en las “bondades de la estadidad”.  De esta manera, ante un PNP fortalecido con esta estrategia y un PPD debilitado por la división, haría que el PNP ganara las próximas elecciones del 2012.

¿Por qué Falla la Propuesta?

La pregunta de muchos que favorecen este proceso es ¿por qué no participar?   Mi pregunta a ellos es:  ¿Por qué participar?

  1. El plebiscito propuesto no es un proceso serio de status.  El PNP lo ha garantizado más allá de toda duda.
  2. Al igual que en 1998, el pueblo no se encuentra en un ambiente de discusión seria de estos asuntos, ya que está abrumado por el colapso económico de Puerto Rico.  El argumento de “educar al pueblo” en una época electoral se cae, ya que los puertorriqueños van a estar más concentrados en los candidatos a la gobernación y a la legislatura que al problema del status.
  3. Un plebiscito junto a las elecciones confundirán al pueblo. (Nota:  Por favor, no me vengan a decir que “el pueblo sabe más que esto” y que “estoy subestimando la sabiduría del pueblo”.  Mi experiencia me dice que esto no es así.  Si hubiera solamente un planteamiento en el referéndum, no tendría mucho problema en este aspecto.  Sin embargo, de aquí a las elecciones, las campañas políticas confundirán al pueblo de una manera espectacular: haran campaña para la abstención, para participar, para votar por esto, para no votar por aquello, para mezclar la estadidad con Fortuño, para acusar a los estadolibristas de estadistas de closet, etc.  En un plebiscito sencillito como el de 1998, no hubo manera de desligar ese plebiscito con la situación del país, prácticamente convirtiéndose en un plebiscito “administración Rosselló ‘sí’ o ‘no'”.  ¿Cón qué base se va a alegar que el pueblo no hará lo mismo en el plebiscito propuesto?  Lo más probable es que, al igual que 1998, los resultados no tendrán nada que ver con la preferencia de status y mucho que ver con el estado de ánimo de los votantes en relación con Fortuño y su administración.  También, mi experiencia como funcionario de colegio es que todo ese proceso también será confuso para mucha gente que desea votar.  Ahora con las nuevas máquinas de conteo de votos —EN LAS QUE YO NO CONFÍO— será más confuso todavía para los que no están acostumbrados a ese sistema.)
  4. El mero hecho de que el plebiscito va a estar amañado por el circo local hará que Estados Unidos ignore por completo los resultados.  Si el PPD va a una abstención o a una campaña de daño a la papeleta, o a votar en blanco, entonces el Congreso no interpretará los resultados como un “claro” rechazo al coloniaje.
  5. Se crearán nuevas divisiones en el pueblo de Puerto Rico.
Para enfrentar de manera efectiva al Congreso, hay que ir con una sola voz, y con una sola voz EXIGIRLE que atienda el problema del status.  Por esa razón, debemos presionar a todos los partidos políticos a utilizar un mecanismo procesal unitario como la Asamblea Constitucional de Status.  La última vez que se discutió seriamente el problema del status fue cuando se discutieron los Proyectos Johnston (1989-1991) y el Proyecto de Ron de Lugo (1989-1990).  El proceso fue serio porque se unieron los partidos políticos en una sola voz.

Noten que no me importa que se lleve a cabo un plebiscito que, aunque criollo, tenga valor estratégico.  Estoy de acuerdo con muchos que aunque desde un punto de vista moral no se debería ofrecer a un pueblo el coloniaje como opción, yo no tendría ningún problema si tuviera algún efecto político para la descolonización.  El problema es que el plebiscito propuesto ahora, como está diseñado, tendrá poca o ninguna consecuencia política para la descolonización y mucho menos para la independencia de Puerto Rico. Las razones que acabo de señalar deben ser suficientes para descartar cualquier participación en esa farsa. En ese sentido, esta consulta no sería distinta al referéndum en torno al Bentley de Maripily.  Será una pérdida de tiempo y de dinero.

En tal caso, lo que procede es el boicot.

=-=-=-=-=
Powered by Blogilo

Tagged with:
 

El Independentismo ante el Próximo Plebiscito

On July 12, 2011, in Politics, by prosario2000

Hoy salió un artículo del querido y apreciado amigo y compañero de lucha Manuel Rodríguez Orellana titulado "Tarea de Grandes". En este artículo, él aboga por el plebiscito de status criollo que se llevará a cabo eventualmente. Contrario a muchos, no me molestan las alianzas PNP + PIP para atacar a la colonia, o al susodicho "Estado Libre Asociado" (ELA). Cualquier alianza que sirva para romper con este sistema de opresión política y económica de Puerto Rico y que desmoraliza a cada uno de los puertorriqueños debe llevarse a cabo.

Ahora bien, cuando leo este artículo, la pregunta que surge en mi mente es si este plebiscito criollo contribuirá al fin de la relación colonial entre Puerto Rico y Estados Unidos. Creo que no. Este plebiscito criollo propuesto por el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) es en última instancia un mal engendro del último informe del Grupo Interagencial de Casa Blanca. Quisiera recordar que el PIP condenó este informe. Es más, en el programa radial Fuego Cruzado, el mismo presidente del PIP, Rubén Berríos Martínez, dijo explícitamente que el PIP no favorecería más plebiscitos criollos que no adelantaran la lucha por la independencia e incluso condenó al propuesto por el Grupo Interagencial. Para echarle más sal a la herida, el PIP entró en un acuerdo con otras organizaciones independentistas de que no promovería más plebiscitos de embuste.

Sin embargo, el PIP propone un plebiscito que es a todas luces mucho más absurdo. Sin lugar a dudas, la propuesta está hecha para dividir al PPD, especialmente entre el sector conservador colonialista y el sector soberanista de dicho partido. Para los que nos oponemos al ELA, esto parecerá a prima facie bueno para nuestra causa. Sin embargo, lo que el PIP parece no percatarse es que también divide las fuerzas independentistas. Yo apuesto lo que sea a que la mayoría del independentismo boicoteará el plebiscito por muy buenas razones. Mencionaré solo la razón principal: el plebiscito está diseñado para crear división y antagonismo entre los mismos puertorriqueños. Esto no funciona. ¿Por qué el gobierno de Estados Unidos ha rehusado a atender cualquier reclamo de status de los puertorriqueños? Porque siempre nos dicen al final: "Ustedes parecen divididos. Acuerden algo y después regresen." Todos estamos de acuerdo de que esto es una excusa barata para que Estados Unidos no atienda el problema del status. Tenemos que crear los mecanismos para quitarle a Estados Unidos esta excusa barata. ¿Qué pasó con el compromiso hecho por el PIP de que impulsaría políticamente una asamblea constitucional de status?

Más aún, mi pregunta es la siguiente: ¿Qué cree que adelanta el PIP con este plebiscito? Esto me recuerda el favorecimiento irracional del PIP al plebiscito de 1998. El pueblo no quería un plebiscito criollo, resentía que se politiqueara en un momento de gran necesitad (ya que habíamos sufrido los estragos del huracán Georges), además, era a todas luces injusto con las demás opciones de status y partidos políticos, incluyendo al PIP. ¿Cuál fue la "mejor" movida del PIP? ¿Boicotear el plebiscito? ¡No! Era participar en ese disparate. Tengo que confesar que participé como funcionario de colegio en contra de lo que me dictaba mi conciencia … y, retrospectivamente, debí haber actuado de acuerdo con mi conciencia. ¡Había que boicotear ese plebiscito! Resultado político del plebiscito: las fuerzas colonialistas ganaron. Los estadistas reclamaron un triunfo que ni el Congreso de Estados Unidos se lo creyó y las fuerzas soberanistas tanto libre-asociacionistas como independentistas recibieron una bofetada plebiscitaria. Por cierto, el PIP, a estas alturas, no se ha recuperado de ello, lo que ha conllevado un golpe duro, no solo al PIP, sino también al resto del independentismo. Como bien afirma Carlos Gallisá: "Estas cosas salpican". Hasta el mismo ex-gobernador Pedro Rosselló reconoce que el plebiscito de 1998 fue un error por las razones ya mencionadas.

¿Por qué el PIP sigue este curso de acción? ¿Cómo piensa el PIP que el plebiscito que acaba de proponer y que acordó con el PNP le resultará electoralmente beneficioso?

El Lic. Rodríguez Orellana afirma esencialmente que las fuerzas del ELA "tienen pánico" a la propuesta. ¿En serio? La situación política de Puerto Rico me dice exactamente lo opuesto. En la cúpula del PPD han prevalecido las fuerzas colonialistas asimilistas mientras que la mayoría del pueblo no piensa re-elegir al gobernador Fortuño. Como en el 98, los puertorriqueños en general no están felices con una idea de celebrar un plebiscito de status que no nos llevará a ningún lado, especialmente en medio de un colapso económico de grandes proporciones. Por lo tanto, la postura del PPD de boicotear un proceso plebiscitario le va a caer como anillo al dedo y no hará otra cosa que beneficiar a dicho partido.

Quisiera comentar un poco las palabras lamentables de parte del Lic. Rodríguez Orellana cuando dice:

Para esta gente, los independentistas “buenos” son los que se comportan como populares; porque se perdieron en el camino, o a cambio de unos contratitos, una cátedra vigilada en algún centro docente o un puesto condicionado en la judicatura para ellos o sus parientes. El historial del referéndum anunciado, sin embargo, disipa las telarañas.

Al menos quiero considerarme una excepción a esta "regla aparente". A fin de cuentas, creo que una buena parte del independentismo difiere del PIP en cuanto a este asunto sin necesidad de soborno de otros partidos políticos. Sí, trabajo en una institución pública, soy profesor por contrato. No tengo acuerdos condicionados para ningún puesto en el gobierno o en la UPR. No me interesa votar por ningún candidato a gobernador del PPD (léase Alejandro García Padilla) que se ha declarado abiertamente a favor del presente colonialismo y al que no le creería si alegara que está a favor de una asamblea constitucional o un instrumento procesal efectivo para mover el tema del status.

Sin embargo, señalo ahora lo que le he dicho a muchos independentistas pipiolos y no-pipiolos. Este tipo de lenguaje es lo que ha alejado a independentistas como yo del PIP. Hay muy buenos independentistas que no son militantes del PIP que también encuentran este lenguaje muy ofensivo. El cambio de posición del PIP de estar en contra de los plebiscitos criollos a estar a favor de ellos también aleja al independentismo. Y el contubernio PNP+PIP para algo que claramente no contribuye a la descolonización de Puerto Rico nos aleja más todavía.

El voto que le di al PIP en el 2008 fue mi último voto a esa organización. Entiendo que, a pesar de que el PIP tiene el mejor programa de gobierno que he visto, su comportamiento en cuanto a este tema me ha llevado a la conclusión de que ya ha dejado de ser un instrumento descolonizador. Me duele mucho decirlo, porque milité por muchos años en el PIP y allí conocí muchas de las mejores mentes talentosas de Puerto Rico. Además, el PIP fue el partido que me hizo independentista de convicción durante los años 1989 al 1991 (durante la discusión del Proyecto Johnston) cuando vi con la claridad de la luz del día que la independencia es 100% viable y que Estados Unidos realmente está reacio a otorgarnos la estadidad, aún si la mayoría de los puertorriqueños la favoreciera.

Por otro lado, el PIP se ha convertido en un símbolo de inconsistencia, de división. Fomenta lo que Albizu advertía en su tiempo: "El triunfo de un puertorriqueño contra otro puertorriqueño es la derrota de la patria". Yo soy anti-ELA y anti-estadidad, pero eso no me impide comprometerme a establecer vínculos procesales con otros partidos políticos y gente fuera de esos partidos para adelantar la lucha por una resolución del status político de Puerto Rico, aún cuando favorezcan otras opciones que no son la mía.

De ahora en adelante favoreceré solo aquellos partidos u organizaciones que fomenten la unidad del pueblo. El PIP fue un partido glorioso y contribuyó a la causa de la independencia, pero con estrategias como ésta, ya es hora de que pase a la historia.

Lo que debería proceder del independentismo ante un plebiscito criollo como éste es el boicot. Cometí el error de ignorar mi conciencia una vez, no voy a hacerlo dos veces.

=-=-=-=-=
Powered by Blogilo

Bookmark and Share