Partes: 1, 2

March Against Myths

¿Cuándo sabes que tu adversario ha perdido un debate? En el noventa y tanto porciento de las veces, cuando no tiene más remedio que insultarte, porque le has ganado todas sus aserciones confrontándolas con evidencia y racionalidad. Por tanto, tiene que inventarse que “te has vendido a alguien o algo” o que eres ingenuo y una herramienta útil de __________ (llene el blanco: el imperio, las corporaciones, el nuevo orden mundial, los Illuminati, los extraterrestres … etc.)

Parece que ese es el tipo de alegaciones con el que me estoy encontrando en esta etapa del debate, algo que da mucha pena cuando se mira el estado de la izquierda política en Puerto Rico en este momento.

Comentario en Facebook

Esta fue mi contestación:

______________, lo único que busco es evidencia científica de lo alegado, porque para mí es un asunto serio. Si Monsanto existe o deja de existir me importa poco.

Sin embargo, lo que sí me entristece es que los agricultores que están sufriendo sequía por el calentamiento global no puedan sembrar cultivos resistentes a sequía. Me da mucha pena con los celiacos que nunca tendrán acceso a productos con trigo genéticamente modificado para que no produzca gluten. Realmente me quedo un poco perplejo cuando muchos se oponen a la papa Innate de Simplot, genéticamente modificada para que no produzca acrilamida, un probable carcinógeno. Esto reduciría considerablemente la incidencia de cáncer a nivel mundial. Además, esa papa no se vuelve marrón después de una lesión, lo que reduce la probabilidad de desperdicio innecesario de alimentos en los supermercados.

Finalmente, me escandalizo cuando grupos se oponen a la yuca transgénica doradael plátano y el guineo dorado en África y el arroz dorado en Asia. Todos estos cultivos son sumamente baratos y accesibles a sus respectivas poblaciones, pero tienen escaso valor nutritivo. Como resultado, se da una enorme incidencia de ceguera y muertes por falta de vitamina A. La yuca, el plátano y el arroz dorado contienen un antecedente de la vitamina A, el beta-caroteno, que podría prevenir la ceguera y la muerte de más de un millón de personas en el mundo. Todos estos alimentos se han mostrado como seguros en el laboratorio. Por cierto, ninguno es producto de Monsanto.

En cuanto al planeta, ya tenemos el arroz que reduce considerablemente la emisión de metano (un gas de efecto de hibernadero peor que el bióxido de carbono) al medio ambiente. Se quiere prevenir el cultivo de transgénicos que no necesitan insecticida, o que son resistentes a bacterias o a virus (algo que también afecta a los agricultores más pobres del mundo). Cada fumigación representa una fuerte emisión de bióxido de carbono al ambiente. Ahora que estamos hablando del agua, hay cultivos genéticamente modificados para aumentar su eficiencia en la absorción de agua y nutrientes, por lo que requerirían considerablemente menos agua y nitrógeno en la actividad agrícola. Esto evitaría el enorme problema de las “zonas muertas” que han aparecido en el Golfo de México y en otras partes del mundo.

Lo único que ha prevenido que todas estas maravillas lleguen al mercado y, muy especialmente, a los más pobres del mundo son los opositores a los OGMs a nivel mundial. Cuando los científicos solicitan evidencia a los activistas, me responden como usted me ha respondido en este momento: diciendo la palabra “Monsanto”, aun cuando no tenga nada que ver. Aparentemente, la palabra “Monsanto” es suficiente para terminar una conversación sobre cosas que son urgentes en el mundo.

Lo único que deseo es evidencia fuerte de las mejores autoridades. Tengo que confesar que desde hace unos años hasta ahora he encontrado escasísimas muestras de que los OGMs “amenazan a la humanidad”. Cuando me di cuenta de ello, cambié mi posición de antiOGMs a proOGMs . Todo lo que me han podido mostrar el movimiento antitransgénicos son documentales (cuya selección de lo que muestran es altamente selectiva) y pobrísimos estudios en revistas académicas de baja calidad o revistas fraudulentas. Para mí el movimiento antitransgénico en la izquierda es el espejo de lo que ocurre en la derecha en cuanto al tema del cambio climático. Por ahora, mi posición proOGM es la de la inmensa mayoría de los científicos e instituciones científicas de buena reputación a nivel mundial: los OGMs no representan por ahora ninguna amenaza a la salud de nadie y pueden ayudar a solucionar muchos de los problemas más urgentes del mundo.

Tagged with:
 

March Against Myths

No es secreto que a pesar de que me dejé de considerar de izquierda, simpatizo más con el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y con el Partido del Pueblo Trabajador (PPT). Sin embargo, ayer vi lo siguiente en Facebook.

Propaganda PPT - Marcha Contra Monsanto

Como pueden imaginar, me quedé sorprendido por una asociación tan cuestionable entre Monsanto y la carencia de agua potable. Con mucho respeto, le dejé saber al Dr. Rafael Bernabe en su página de Facebook que si va a “exponer” los venenos de Monsanto, que más le valiera tener evidencia buena al respecto, porque —como he argumentado nuelemil veces— el movimiento irracional antitransgénico está repleto de estudios malísimos, extremadamente pobres y comprometidos con cierto sector industrial (usualmente la industria orgánica). Es bien interesante ver cómo muchos que apoyan al PPT reaccionaron adversamente a la imagen colocada por el Prof. Bernabe en su cuenta.

Sin embargo, una persona quiso argumentar a su favor y posteó como reacción a mi planteamiento este artículo  como evidencia de que el glifosato es altamente tóxico.

Killing Machine Article

Entonces me puse mentalmente mi sombrero de profesor …  pues soy profesor, ¡qué rayos! Lo que me gusta es enseñar. Como diría un muy buen amigo mío: “I’m a professor, damn it!!!!” Y le dediqué en dos comentarios en Facebook la siguiente respuesta (he omitido el nombre de ella):

Muy estimada _________:

Le agradezco muchísimo, pero MUCHÍSIMO que haya posteado exactamente ese ejemplo. Muestra exactamente TODAS las preocupaciones a las que me referí en mi intervención anterior.

En el artículo que usted posteó se enlazan tres artículos que muestran que el nivel del consumo del glifosato es relativamente alto, y que hay muestras de presencia en la orina, en la leche materna y que afecta los glóbulos rojos. Omitiré los enlaces de autoreferencia al website (una malísima costumbre de reportaje de ciencias).

Veamos lo que los tres artículos a los que el reportaje hace referencia:
.

1

El primero que deseo destacar y que es más fácil de problematizar es el llamado “Detection of Glyphosate Residues in Animals and Humans” publicado por la Environmental & Analytical Toxicology. Cuando vi el título de esta revista, me sonó bien familiar. Cuando vi el URL y me di cuenta de dónde procedía, no pude sino sonreír. Esta revista procede de OMICS Publications (http://www.omicsonline.org/), una editorial con una ESPANTOSA reputación. ¿Se acuerda que en mi intervención anterior mencioné el problema de las revistas predadoras? ¡¡¡Esta es una de las PEORES!!!

¿Qué es una revista predadora? En términos sencillos, es una revista que un autor paga para publicar su artículo y que, en general, tiene pobres prácticas de arbitraje o ninguno en absoluto. Una muy buena parte de estas revistas se destacan por prácticas comerciales fraudulentas. Para una descripción más completa vea: https://scholarlyoa.files.wordpress.com/2015/01/criteria-2015.pdf. No me extenderé mi discusión sobre OMICS excepto para señalar que si usted quiere averiguar el nefasto historial, puede ir a Wikipedia, que menciona varios de los escándalos más notables (y esos son solo la punta del témpano): https://en.wikipedia.org/wiki/OMICS_Publishing_Group. Es decir, no confío en NADA publicado por OMICS.
.

2

Vayamos al siguiente caso, el estudio titulado: “Determination of Glyphosate residues in human urine samples from 18 European countries“, auspiciado por el grupo Amigos de la Tierra (específicamente, su rama alemana: BUND). De entrada hay que indicar que en el estudio no se hace aserción alguna en torno a conflictos de intereses, ya que AdT está ideológicamente comprometido por ser un movimiento antiOGM.

El laboratorio que trabajó las muestras fue el Laboratorio Médico de Brehmen, bajo la supervisión del director de estudios, el Dr. Hans-Wolfgang Hope. Es de notar que este señor fue uno de los autores del artículo publicado en OMICS. En otras palabras, es un médico que publicó en una revista de mala reputación y eso inmediatamente es razón para sospechar.

En el estudio de AdT, el laboratorio mide las muestras de orina obtenidas de voluntarios en 18 países de Europa se registra la presencia de glifosato. En otras palabras, en el caso de la orina, muestra que el glifosato que es consumido vía los alimentos en Europa es efectivamente excretado por el cuerpo humano … algo en el que todos los expertos en el glifosato coinciden. ¿Qué de nuevo trajo esto a la mesa de la discusión científica? Absolutamente nada. Lo que SÍ hubiera sido interesante es cuánto del glifosato consumido compara con el excretado (para saber si efectivamente el cuerpo absorbe el glifosato). Para nuestra desgracia, el estudio no nos dice nada al respecto. Otro asunto que no aclara es cuánto el nivel obtenido por orina compara con la dosis de toxicidad del glifosato (aproximadamente 140,000 mg/kg para una persona de peso corporal de 154lb.) y el límite de dosis estipulado por la EFSA (0.1 mg/kg). TODAS las cifras del glifosato que aparecen en el estudio están MUY por debajo de ese número (nota que todas las cifras están en MICROgramos por Litro, no MILIgramos por kg; en el caso del agua, 1 L (1 dm³), es casi igual a una masa de 1 kg). ¡Claro! No hacen esas medidas comparativas que he señalado porque obviamente el nivel de toxicidad del glifosato consumido [parecería] extremadamente insignificante. ¡Esa información no le convendría mucho a Amigos de la Tierra!

En otras palabras, Amigos de la Tierra y compañía gastaron dinero para absolutamente NADA en el orden científico, aunque sí para asustar a medio mundo con el glifosato. Un estudio como este no pasa de ser una excelente manipulación mediática que desea espantar al público cuando explota su desconocimiento en toxicología.
.

3

En cuanto a la leche materna — Por mucho que citen estos estudios individuales y preliminares, estos han sido refutados por metaanálisis hechos en torno al tema. Recuerdo que los metaanálisis son los estudios MÁS SÓLIDOS de las ciencias. En NINGUNO de ellos se evidencia la detección de presencia de glifosato en la leche humana. Me remito a estos estudios:

*Glyphosate and aminomethylphosphonic acid are not detectable in human milk — este artículo tiene a tres autores que trabajaron para Monsanto, así que no puede considerarse totalmente independiente. Este artículo es de libre acceso: http://ajcn.nutrition.org/content/early/2016/03/30/ajcn.115.126854.abstract. Este estudio también hace análisis de orina y corrobora exactamente el hecho de que el glifosato no es absorbido por el cuerpo, sino excretado. Este estudio ha sido muy bien recibido por la comunidad científica en general, ya que la metodología ha sido examinada y propiamente validada por un laboratorio de reputación, independiente de Monsanto (Covance Labs): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4743594/. Véase también: https://www.sciencedaily.com/releases/2015/07/150723133120.htm.

*Determination of Glyphosate Levels in Breast Milk Samples from Germany by LC-MS/MS and GC-MS/MS (este artículo es genuinamente *independiente* de intereses industriales), también es de libre acceso: http://pubs.acs.org/doi/pdf/10.1021/acs.jafc.5b05852.

*Analysis of Glyphosate and Aminomethylphosphonic Acid in Nutritional Ingredients and Milk by Derivatization with Fluorenylmethyloxycarbonyl Chloride and Liquid Chromatography–Mass Spectrometry — http://pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.jafc.5b04453. Este es un estudio de los laboratorios Abbott, cuyos intereses son independientes de Monsanto ni tiene vela en el asunto del glifosato.

En otras palabras, estudios de la industria y los independientes apuntan exactamente al mismo resultado. Así que a pesar de los alegatos de Moms Across America, los estudios que citan están BIEN refutados por evidencia sólida. Además de que ni hace falta corregir disparates del susodicho “estudio” de esa organización al decir que el “glifosato se asemeja a los PCBs”. Es interesante que el llamado “estudio” de esa organización vea con beneplácito al Dr. Don Huber, alguien que por más de 10 años ha alegado que tiene un patógeno producido por OGMs y el glifosato, pero que no ha querido someterlo al examen de la comunidad científica. A estas alturas, ningún científico le cree ese cuento. Eso revela el total desconocimiento de las ciencias por parte de Moms Across America y los “aliados” con los que cuenta el movimiento antitransgénico.

Finalmente, en cuanto al estudio “The effect of metabolites and impurities of glyphosate on human erythrocytes (in vitro)“, tengo que rascarme la cabeza y preguntarme si la gente está bromeando cuando lo cita. Sí, el glifosato afecta a los glóbulos rojos cuando se aplica EN GRANDES CONCENTRACIONES (lea el estudio). De acuerdo con los mismos estudios de los antitransgénicos, las concentraciones de glifosato son minúsculas. Por lo tanto, NO afectarían en lo absoluto a los glóbulos rojos. A fin de cuentas, el glifosato está brevemente en la sangre termina siempre en los riñones y en nuestro excremento donde después es expulsado del cuerpo.

Así pues, el reportaje de Natural Society, que tiene intereses económicos a favor de la industria orgánica y cuya atemorización de la sociedad le resulta en enormes ganancias (véase la tiendita: https://shop.naturalsociety.com/), sencillamente muestra una ignorancia generalizada en torno al tema del glifosato y de los transgénicos en general.

Así que, perdóneme, pero sencillamente este reportaje malísimo no me convence.

Cordialmente dedicado a todos los que
decidieron marchar hoy contra Monsanto.

Partes de la serie: 1, 2, 3a, 3b, 4a, 4b e inter.

Nota preliminar: Si lo que les interesa es toda la discusión sobre el glifosato, pueden saltar la primera sección.

Cuando la gente no entiende el mundo de las toxinas y le hacen caso a revistas fraudulentas …

La ventaja de presentar la discusión de las toxinas desde un punto de vista evolutivo es que pone en perspectiva muchos aspectos que no se están discutiendo con el tema de los pesticidas, herbicidas y los transgénicos en general. También revela los miles de problemas que podemos ver con su comprensión por parte de mucha gente del público. Por ejemplo, ¿se acuerdan del enlace que discutí en el artículo pasado en torno al Bt y su uso por los agricultores orgánicos? Podemos ver muy claramente la confusión de la autora del artículo: por un lado recomienda el Bt como un pesticida eficiente a usarse en la comida, pero, por otro lado, dice que su consumo en los transgénicos (e.g. maíz Bt) es peligroso … no explica por qué, solamente asume de manera bien vaga que la lluvia u otros factores “limpiarán” el Bt rociado de los vegetales, pero no de los transgénicos. No menciona nada de la posibilidad de que el Bt rociado llegue con el producto al consumidor.

La histeria contra el Bt por parte de los que favorecen alimentos orgánicos no se comprende a ningún nivel. Sin embargo, a pesar de su uso amplio por la agricultura orgánica, se ha denunciado el uso de transgénicos con Bt debido a este estudio:

Mezommo, B.P., Miranda-Vilela, A. L., Barbosa, L. C., Albernaz, V. L., Grisolia, C. K. Hematotoxicity and genotoxicity evaluations in Swiss mice intraperitoneally exposed to Bacillus thuringiensis (var kurstaki) spore crystals genetically modified to express individually Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac, or Cry2Aa. Food and Chemical Toxicology, 12 nov. 2012. doi:10.1016/j.fct.2012.10.032. (Para propósitos de acceso al estudio utilizaré la versión de libre acceso de la que hablaré más tarde).

Aquí se usó un tipo de Bt que está creado explícitamente para atacar a ciertos insectos sin que haga daño a otros tipos de insectos (como por ejemplo las abejas o las mariposas) ni a las aves ni mamíferos. Según este estudio, esta variante del pesticida Bt enfermaba a ratones suizos utilizados en un experimento de laboratorio, especialmente una serie de desórdenes en células de la sangre (leucemia). Sin embargo, la falla del experimento radicaba en que no investigaba el Bt en ratones en cuanto a la dosis que generalmente se encuentra en el ámbito agrícola, sino más bien se les dio a ellos un exceso de Bt (que no se encuentra en el ámbito agrícola). Se les dio a tres pares de ratones (tres machos y tres hembras) unas dosis de 27, 136 y 270 mg/kg correspondientemente. Según estos científicos, en los seis casos se mostraron efectos negativos.

Como podrán sospechar, la muestra de ratones es demasiado pequeña, lo que constituye el primer problema con el experimento. En segundo lugar, los resultados de este estudio explícitamente contradicen cientos de estudios que se han llevado a cabo en torno al Bt y sus variantes. Myles Power, el famoso escéptico británico, utiliza como ejemplo este estudio de la Environmental Protection Agency en 1995, en que se le dio a ratones cerca de 3,289 mg/kg a uno de ellos en una sola dosis, sin efecto adverso alguno. Según Power, imagínense a un hombre de 84 kg comerse 276.3 gramos de esta toxina sin problema alguno (pág. 5). Esto se debe a que este tipo de Bt no solo es inofensivo para los mamíferos en general, sino que está dirigido solamente a un pequeño grupo de insectos.

Finalmente, aunque los científicos que hicieron este experimento alegan que hubo un efecto adverso en el Bt en los ratones, sus propias gráficas muestran claramente coincidencia estadística (la curvatura U de la que hablan en la pág. 7), no un claro vínculo entre el Bt y las enfermedades de los ratones.

Por estos serios defectos y otras razones, la revista Food and Chemical Toxicology retractó ese artículo. Sin embargo, más adelante se publicó en la revista Journal of Hematology & Thromboembolic Diseases, bajo una licencia de Creative Commons para su libre acceso. Esto parecería ser algo bueno. Personalmente fomento la diseminación de obras y artículos profesionales bajo licencias libres. Sin embargo, el entusiasmo de una persona debe desvanecerse cuando se fija en la parte de abajo de la página donde se ve este logo.

OMICS International
¿Quiénes son OMICS International? Los creadores de esta revista de acceso abierto, pero también tienen un poco de mala fama. Wikipedia los describe de la siguiente manera (presento aquí la información más interesante para mí):

Academics and the United States government have questioned the validity of peer review by OMICS journals, the appropriateness of author fees and marketing, and the apparent advertising of the names of scientists as journal editors or conference speakers without their knowledge or permission. As a result, the U.S. National Institutes of Health does not accept OMICS publications for listing in PubMed Central and sent a cease-and-desist letter to OMICS in 2013, demanding that OMICS discontinue false claims of affiliation with U.S. government entities or employees. OMICS has responded to criticisms by avowing a commitment to open access publishing and threatening a prominent critic with a US$1 billion lawsuit. … As of 2012, OMICS Group had more than 200 journal titles, about 60% of which had no content. …

It was also suggested that OMICS provides lists of scientists as journal editors to create the impression of familiarity or scientific legitimacy, even though these are editors in name only and are not involved in the review or editing process. An editor-in-chief who was contacted by Science stated that he had never handled any papers; in an interview with The Hindu, another said he had not been informed of his purported editorship. The company has been slow to remove the names of editorial board members who requested to terminate their relationship with OMICS activities. Some observers have described the publisher as “predatory”, insofar as authors who have submitted papers have been sent invoices after their manuscripts were accepted for publication despite the lack of a robust peer review process. Charges may be as high as US$3,600. One author received an invoice for US$2700 after her paper was accepted; this fee was not mentioned in the email message OMICS sent her to solicit a submission.

Other criticisms of OMICS include the publication of pseudoscientific articles, deceptive marketing practices, targeting of young investigators or those in lower income regions, and the advertising of academic or government scientists as speakers or organizers for OMICS conferences without their agreement. In 2012, an OMICS journal rejected a paper after the reviewer noticed it was plagiarised from a paper he had previously co-authored; another OMICS journal published the same paper later that year. The paper was removed from OMICS’ website in 2014.

¡Ay Dios mío! ¡A la verdad que los antiOGMs y antitransgénicos tienen TANTA mala suerte buscando algo legítimo que soporte sus puntos de vista! (Vean los artículos anteriores de nuestra serie).
.
El glifosato … the mouse that roared

Esto es más lamentable, aun cuando uno está perfectamente consciente de que estos temas despiertan mucha pasión hasta el punto de no verificar la información. Por ejemplo, se ha afirmado que el glifosato ha causado malformaciones en cerdos poco tiempo después de nacidos y que se mostraba una alta contaminación de glifosato por todo su cuerpo. Esas conclusiones aparecen en este estudio:

Krüger, M., Schrödl, W., Pedersen, I. y Shehata, A. A. (2014). Detection of Glyphosate in Malformed Piglets. Environmental & Analytical Toxicology, 4: 230. doi:10.4172/2161-0525.1000230.

Sin embargo, cuando investigamos cuál revista es Environmental & Analytical Toxicology, vemos que aparecen de nuevo nuestros queridos “amigos” de OMICS (vean la parte de abajo de su página aquí), la publicadora experta en fraudes. Lo que me encanta de este estudio es que vuelve a repetir la tendencia de los pésimos estudios que hemos visto de Séralini y Carman, de poner fotos para impresionar al público y prácticamente no hacer experimento controlado alguno.  Este artículo ha sido desmontado en su totalidad públicamente por el biólogo Kevin Folta.

¡No me malinterpreten! Parece que un laboratorio que hacía pruebas para la compañía Monsanto, intentó falsificar datos en torno a los efectos tóxicos del glifosato. Así que podría argumentarse que hay falsificación de parte del mismo Monsanto o de algunos de sus asociados. Sin embargo, como se desprende del mismo documento, la misma EPA se aseguró de que los datos de Monsanto estuvieran al día y fueran fidedignos.

Hay muchos que argumentan que no se han hecho suficientes datos en cuanto al glifosato y que deberían hacerse experimentos serios al respecto. ¡¿De verdad?! No es que no quiera que haya más experimentos para comprobar toxicidad (siempre harán falta), pero creo que la gente que dice eso no se ha dado cuenta de ya se han hecho cerca de dos mil experimentos con glifosato, especialmente en lo que concierne a su toxicidad.

Aun cuando se alegue que Monsanto “sabía” que el glifosato era un “posible cancerígeno”, no se puede estirar mucho el chicle de la hipótesis conspiratoria, de cómo Monsanto ocultó la información al respecto. A fin de cuentas, una vez el RoundUp estuvo disponible en la calle para uso de todos, NADA impidió a los científicos de todas partes del mundo llevar a cabo experimentos en torno al glifosato para conocer sus posibles consecuencias. Ningún científico (especialmente los independiente) se hallaba impedido de examinar distintos ángulos de toxicidad: si era carcenígeno, las dosis que podrían impactar el cuerpo humano, etc.

Hoy día se sabe a saciedad (aunque no de manera completa) las consecuencias del glifosato gracias a los científicos corporativos, los laboratorios del gobierno y los científicos independientes. Tanto los científicos que trabajan para distintos gobiernos del mundo y los científicos independientes en general han llegado a las siguientes conclusiones en cuanto al glifosato:

  • Para todos los efectos, el consumo actual de glifosato vía los alimentos rociados con este no representa ningún riesgo para la salud humana. Los científicos de la Unión Europea coinciden con esta conclusión.
    .
  • El glifosato no es una toxina muy potente para los seres humanos. De hecho, la cafeína es mucho más potente como toxina que el glifosato. Algunos de los incidentes del daño de glifosato a humano tienen que ver con intentos de suicidio mediante el consumo de RoundUp. Aunque algunas de estas personas murieron, la mayoría solamente tuvo síntomas leves.
    .
  • La inmensa mayoría de los daños al ser humano que se han reportado por el uso del glifosato son leves: irritación de los ojos, quemas leves en la piel, e irritación de piel o de garganta. Esto usualmente ocurría con personas que no tomaban las debidas precauciones con el RoundUp o fueron víctimas de administración irresponsable de RoundUp.
    .
  • Hubo muchos estudios importantes en torno al glifosato han mostrado que no es carcinógeno, para ahorrar espacio, solo mencionaremos tres de los considerados más importantes:
    .

    • Primer estudio: Publicado en agosto del 2012, titulado “Safety Evaluation and Risk Assessment of the Herbicide Roundup and Its Active Ingredient, Glyphosate, for Humans”, publicado en Regulatory Toxicology and Pharmacology.  El estudio concluye de la siguiente manera: “It was concluded that, under present and expected conditions of use, Roundup herbicide does not pose a health risk to humans.” (Abstract)
      .
    • Segundo estudio: Publicado en 1993, señala que el glifosato parece no tener la estructura química semejante a la de otras sustancias que sabemos que son cancerígenas.
      .
    • Tercer estudio: Publicado en el 2013, tal vez el estudio más comprehensivo que se ha hecho del glifosato utilizando artículos arbitrados a nivel mundial llevado a cabo por la Bundesinstitut für Risikobewertung (BfR), en Alemania. El que no quiera leer el informe larguísimo y que requiere registro, léase más bien este documento que explica todo el asunto en “arroz y habichuelas” como diríamos los boricuas. Finalmente, en diciembre del 2014, la BfR publicó una revisión de su informe, afirmando categóricamente, con mucho mayor respaldo empírico, que el glifosato no era cancerígeno.

Sin embargo, ha salido a relucir un nuevo reporte este mismo año, el informe de la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), una rama de la Organización Mundial de la Salud (OMG). Este es un informe muy corto y que determina que el glifosato puede ser catalogado “2A”.  Esto se ha tomado en los medios a nivel mundial como una certeza absoluta de que el glifosato es carcenígeno.  En realidad, lo que intentaron decir los científicos del IARC era algo un poco más complejo.

En primer lugar, tenemos que entender que la IARC no hace ninguna investigación ni experimento original para determinar si una sustancia da cáncer o no. Lo que sí hace es reseñar los estudios ya disponibles al respecto y catalogar la sustancia en cuestión de acuerdo a su sistema de gradación. Veamos dicho sistema detenidamente:

  • Grupo 1: Carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 2A: Probablemente carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 2B: Posiblemente carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 3: No se puede clasificar adecuadamente
  • Grupo 4: Probablemente no carcinógeno para los humanos

En otras palabras, el glifosato no ha sido identificado categóricamente como carcinógeno (Grupo 1). La razón por la que la IARC determinó el grado “2A” se debe a que algunos estudios parecen indicar evidencia muy limitada de que el glifosato se haya correlacionado al linforma no hodkiano, aunque este vínculo todavía no se ha demostrado. También afirma que hay evidencia “convincente” de que el glifosato genera cáncer en los animales (este punto lo discutiremos más tarde). También el informe aclara que este riesgo de cáncer se limitaría solamente a la práctica agrícola (acumulado por años y sin las debidas protecciones), no al consumo o exposición ocasional.

Sin embargo, hay dos cosas sospechosas de este estudio. Primero, por alguna razón no incluyó el estudio comprensivo del BfR (el de diciembre del 2014), por lo que no debemos sorprendernos de que esta institución fue la primera en reaccionar ante la publicación del informe del IARC. Segundo, y lo que parece más sospechoso todavía, es que aparentemente la IARC tuvo en cuenta el experimento de Séralini como válido como “evidencia convincente” de que el glifosato genera cáncer en los animales. Ya hemos visto lo “fiable” que fue ese experimento, y no falta quien denuncie a la IARC por ello. No nos olvidemos tampoco que en el pasado la IARC ha sido criticada por apoyar conclusiones falsas sin suficiente evidencia. Hay muchos que denuncian a Monsanto por haber solicitado a la IARC a que revisara su conclusión a la luz de la evidencia científica actual. Aunque no soy fanático de Monsanto, si queremos verlo objetivamente, esta compañía tiene toda la razón del mundo.

Finalmente, tenemos que señalar que aun si este vínculo entre el glifosato y el cáncer fuera cierto, tenemos que tener cuidado en dos sentidos:

  1. Aun si fuera cierto que el glifosato causa cáncer en los animales, eso no significa que le daría cáncer a los seres humanos. Ejemplo de ello es el aspartame. Se ha podido mostrar en experimentos controlados de laboratorio que el aspartame genera cáncer en los ratones de laboratorio, pero no en los seres humanos. De hecho, se han hecho experimentos de largo tiempo (hasta veinte años) y transgeneracionales con humanos en relación con el aspartame y el resultado muestra que no es cancerígeno para los humanos. En cuanto a esto coinciden cerca de 100 agencias de regulación en el mundo (véase este estudio y este).
    .
  2. Y aun si fuera cancerígeno, eso no significa que el glifosato deba evitarse a toda costa. Hay sustancias que sabemos que son cancerígenas y que los seres humanos necesitamos para funcionar, por ejemplo, el estrógeno, el beta-caroteno (en calidad de antecesor de la vitamina A), la vitamina D, entre otros. La dosis hace la diferencia (en toxicología se diría: “la dosis hace el veneno”). Una pequeña dosis de beta-caroteno que nuestro organismo convierta en vitamina A es buena. Ahora bien, si tomamos demasiado beta-caroteno, hay un riesgo real de desarrollar cáncer como han mostrado repetidos estudios. De hecho, contrario a lo que sugieren muchos naturistas, un régimen dietético que incluye sustancialmente suplementos vitamínicos puede llevar a facilitar, desarrollar enfermedades como el cáncer y otros o puede llevar a la muerte.
    .
    La dosis que usualmente consumimos de glifosato es realmente una minucia. Hay gente que se alarma porque hay estudios que indican que se ha encontrado glifosato en la orina humana. Sin embargo, este dato confirma que el glifosato no representa una amenaza a la salud humana, ya que no se acumula en el cuerpo humano sino que se expulsa debido a su diminuta cantidad. Hay otros estudios que se han hecho sobre el nivel de glifosato en la sangre y en la orina han encontrado un nivel demasiado alto de glifosato … en personas que se han intoxicado a propósito. Supuestamente, hay un estudio que se ha tomado muestras de orina humana en 18 países del mundo, que ha encontrado un alto contenido de glifosato.  Sin embargo, el dichoso estudio falla en no discutir su metodología en cuanto a la toma de muestras, el método usado para analizar la orina, etc. Además, este estudio no es independiente ya que está subordinado en fondos a Friends of the Earth, una organización en principio antiOGM y antitransgénica.

Pero … ¿y qué hay en torno al glifosato y su relación con el autismo, el Alzheimer, la enfermedad celíaca … y prácticamente todas las enfermedades de la faz de la tierra (o eso casi lo que alegan)? De eso se tratará mi próximo artículo …

… ¡Y realmente no puedo esperar a escribirlo! En fin, se va a tratar de artículos de revistas predadoras tipo OMICS en la que sus autores no hacen experimento alguno (ni controlado ni no controlado) para llegar a estas conclusiones …

¡Hasta entonces!

Tagged with:
 

Partes de la Serie: 1, 2 y 3a

Monsanto no es tan santo … ¡¿y?!

Cuando vi el documental The Corporation, uno que realmente recomiendo no importa mis reservas con algunas de las discusiones, me chocó mucho una sección que tenía que ver con la intervención indebida de Monsanto en los noticiarios estadounidenses. Uno de los relatos tenía que ver con el abuso de Monsanto a las vacas al inyectarles la hormona bovina (rGBH), lo que crea problemas en cuanto al sufrimiento que pasan las vacas con la producción de leche y en cuanto al consumo de la leche por parte del público. Vean la sección que habla de ello aquí.

Los reporteros que querían publicar la noticia tuvieron que demandar a FOX Broadcasting debido a que Monsanto amenazó a FOX News de retirarle sus anuncios de la estación si esta noticia se publicaba y FOX decidió alterar la noticia considerablemente y, después, no quiso renovarles el contrato a dichos reporteros. Aquí hay una versión más polémica contra el alegato y aquí un resumen del caso. También Monsanto ha sido en parte responsable de la elaboración del Agente Naranja y, aunque fue demandado por vietnamitas, acordó una paga a varias de sus familias fuera de corte.

Aunque uno puede estar de acuerdo con la intervención indebida de Monsanto en las noticias para defender sus intereses (cosa que no es excepcional en el mundo corporativo, sino que es la regla, especialmente en Estados Unidos), también The Corporation consulta, desgraciadamente, a la desacreditada Vandana Shiva (¿Por qué “desacreditada”? En la primera parte de este artículo hablé del asunto). En este documental (y fuera del documental) ella nos presenta la increíble maldad de Monsanto al estar utilizando semillas con la tecnología Terminator, patentizada por esta compañía. 

Como si no fuera suficiente lo que ya hemos mencionado sobre Vandana Shiva, resulta que esto no es correcto, el alegato del uso de Terminator por parte de Monsanto es totalmente falso. Sí, se desarrolló la tecnología Terminator para obligar a los agricultores a comprar las semillas transgénicas, pero la mala imagen que esto generó hizo que Monsanto no utilizara esta tecnología en ninguna de las semillas que tiene a la venta (véase la posición oficial de la compañía aquí).

Quisiera añadir (y eso me trae al problema planteado en la primera parte de este artículo), que Monsanto no es la única que se beneficiaría de Terminator, lo que me lleva a preguntarme denuevo, ¿por qué la fijación con Monsanto y no otras compañías? De hecho, Monsanto no fue el que tomó la iniciativa de investigar, desarrollar y patentizar la tecnología Terminator, sino más bien la obtuvo a partir de la compra de Delta & Pine Land (DPL). Nótese también que desde 1999, Monsanto se ha comprometido no utilizar jamás esta tecnología. A pesar de ello, todavía hoy día Vandana Shiva y su gente continúan propagandizando la falsa información de que Monsanto utiliza Terminator.

No obstante esto, hay quintillones de “marchas contra Monsanto”, pero no hay marchas contra compañías que quieren utilizar Terminator en sus semillas, tales como Sygenta. ¡¡¡¡¿¿¿Por qué no hay marchas contra Sygenta???!!!!

Lo que todavía me llama la atención es que, a estas alturas, todavía se quiera culpar a Monsanto de “envenenar al público” utilizando arroz dorado. ¿De verdad? ¡¿Por qué?! Monsanto tiene que ver poco con ese asunto …

.

El arroz dorado

Para mí, no hay oposición de parte de ciertos sectores de la izquierda que me parezca más enigmática que su rechazo al arroz dorado. De verdad, esta es la parte en que el fanatismo en torno a este tema me ha dejado tan atónito, que literalmente no sé qué decir al respecto. Solamente me limito a decir que no puedo poner aquí en público ninguno de los epítetos que tengo en mente hacia esos opositores en particular (especialmente aquellos que conocen la verdad y, aun así, por razones de “principios”, se oponen … ¡¿escuchaste Greenpeace?!).

Arroz dorado

Cerca de al menos 650,000 personas en el mundo sufren de ceguera, de deficiencias en el sistema inmunológico y de la muerte, debido a su falta de vitamina A. En un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud se da una cifra mucho más alta, cerca de 13.8 millones de niños en el mundo tienen algún grado de pérdida de la visión debido a la falta de vitamina A. Una propuesta que se ha hecho involucra el uso de arroz dorado como un posible remedio a este problema. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan suplementos y la diversificación de los alimentos consumidos como una manera de reducir esta escasez de alimentos con vitamina A (véase también este informe).

Sin embargo, también se ha sugerido la fortificación de los alimentos con beta caroteno (un antecesor de la vitamina A) y con vitamina A. Una de las maneras más eficientes para este tipo de fortificación ha sido el desarrollo del arroz dorado. Este es un tipo de arroz que, con modificación genética, ha logrado generar beta caroteno, el antecesor de la vitamina A. Se ha podido demostrar que microgramos (µg) de beta caroteno en alimentos, tales como encontramos en la zanahoria o en el aceite de hígado de bacalao, logra que se convierta en vitamina A para nuestro organismo. Esta provitamina A le da el color anaranjado a las zanahorias y el color dorado al arroz que lo produce.

Cuando se dio a conocer la noticia, se criticó al arroz dorado por no producir suficiente beta caroteno para proveer la necesaria vitamina A. Sin embargo, Sygenta produjo otra variedad de arroz dorado (Arroz Dorado 2) que produce mucha mayor cantidad de beta caroteno (37 µg/g), lo suficiente como para proveer suficiente vitamina A a la gente que lo consuma.

Ciertos experimentos han confirmado más allá de toda duda de que el arroz dorado es una fuente muy efectiva para la vitamina A para los seres humanos (véase este estudio, este y este). De hecho, podría ser un complemento importante para los suplementos de vitamina A que se distribuyen a personas alrededor del mundo (véase este estudio y este).

Así que … no hay problema, ¿verdad?  Ahora la gente pobre cuyas costumbres culturales se fundamenta en los granos, ahora tendrán el arroz que les proveerá vista y salud. ¿Verdad?

Sin embargo, todavía no está disponible en el mercado …

Sí, esta tecnología que podría salvar la visión, el sistema inmunológico y la vista de mucha gente en el mundo … todavía NO está disponible …

La pregunta de rigor es … ¿y por qué no está este arroz dorado en el mercado? ¿Hay algún interés de alguna corporación malvada que lo prevenga? Aparentemente no.  Uno podría imaginarse que Sygenta, la misma compañía que desea utilizar papas Terminator en Canadá, sea tan malvada que utilizaría sus patentes para explotar los beneficios del arroz dorado, ¿verdad?  Aparentemente no. De hecho, Sygenta ha prometido varias cosas, entre ellas que:

  1. No utilizará ningún medio tecnológico para impedir que los agricultores guarden las semillas para las siguientes temporadas. Es decir, no utilizará recursos como la tecnología Terminator.
    .
  2. No utilizará las patentes para cobrar o impedir la siembra de arroz dorado en ninguna parte del mundo, de tal manera que permanezca disponible para todos aquellos que la necesiten. Es más, por razones humanitarias, las compañías que también están involucradas en el desarrollo de la tecnología, entre ellas la “malvada” Monsanto, se han comprometido a no utilizar sus restricciones de patentes de tecnologías privativas contra el uso o desarrollo.

Así que el problema de las patentes ya no está presente, tampoco el problema de la tecnología Terminator. De hecho, se creó una fundación para velar por la libre disponibilidad de arroz dorado en el mundo (Goldenrice.org).

¿Cuál es el problema entonces?

Esta vez el problema es el impedimento creado por grupos que en principio están en contra de todo alimento transgénico, tales como Vandana Shiva, Greenpeace, ciertas organizaciones no-gubernamentales entre otras.

¿Cuáles son las objeciones?

  • Según Vandana Shiva, el arroz dorado es 3500% menos eficiente que otras alternativas disponibles. Según ella, los que respaldan al arroz dorado admiten que solo produce 35µg de vitamina A por cada 100mg de arroz (en esto está en lo correcto). Sin embargo, como notó Anand Ranganathan a la hora de evaluar la tabla provista por Shiva de alimentos con “mayor” cantidad de vitamina A, se dio cuenta de que ponía en la lista que methi-ka-saagbandh gobi, y kaddu contenían cada uno 450, 217, y 120µg de vitamina A por cada 100g respectivamente. ¡Espera un momento! ¿Estamos midiendo µg por cada 100mg  o µg por cada 100g? ¡No es lo mismo ni se escribe igual! Si fuéramos a cambiar de cada 100mg a 100g, entonces obtendríamos la verdad, el arroz dorado produciría 35,000µg por cada 100g … muy por encima del methi-ka-saag, el badh gobi y el kaddu. Es más, está por encima de la inmensa mayoría de los alimentos mencionados por Shiva en su lista y es comparable con el hígado de cordero o de cabra o el aceite de hígado de bacalao.
    .
    Una vez más, le pregunto a mis amigos de la izquierda, si se puede confiar realmente en una dizque “física” que no sabe la diferencia entre miligramos y gramos. O (y no voy a llegar a decirlo categóricamente, pero es una posibilidad), ¿podría ser que ella manipuló los datos y sacó ventaja de la ignorancia del público para engañar a la gente haciéndole pensar que el arroz dorado es 3500% más deficiente que otras alternativas? …  Solo presento la pregunta …
    .
  • Otra razón que se esgrime es que el arroz dorado es veneno, que puede ser un peligro para la salud … ¿Y qué les lleva a esa conclusión? Han habido diversos estudios de arroz dorado y se ha mostrado que no representa ninguna amenaza para la salud.
    .
  • Porque sí … porque es un transgénico y el uso del arroz dorado legitimaría a los transgénicos a los ojos del público, así que hay que oponerse a toda costa.

Evidentemente, este último argumento no merece respuesta alguna, sino que revela que por puros principios mal formados, los opositores del arroz dorado están en la disposición de que gente se muera de hambre o de problemas de salud antes que consumir un producto transgénico que, según los estudios llevados a cabo, no ha tenido efecto adverso alguno y podría beneficiar a la humanidad.

¿No me creen? ¿Piensan que estoy siendo demasiado cruel?  Pues díganselo a la gente de Oxfam. Cuando el ciclón Orisa creó un problema humanitario en Asia, Shiva le escribió a Oxfam una carta abierta al haberse enterado que bastante de la ayuda consistiría en alimento que ya había sido genéticamente modificado (que se había estado en el mercado por décadas en Estados Unidos y que los científicos habían determinado que no representaban amenaza alguna para la salud). Oxfam le respondió con otra carta abierta muy bien escrita, sensata y detallada sobre este asunto. Ante la negativa a aceptar su solicitud, el grupo de Shiva colectó bastante de los granos donados para aliviar a las poblaciones afectadas para que los pusieran a prueba a ver si eran granos transgénicos. Después hizo una solicitud pública para que removieran los granos de híbrido maíz-soya inmediatamente y alegó que se estaban utilizando a los afectados por Orisa como conejillos de India. Ella no tenía ninguna evidencia de que esto era correcto.

Sin embargo, como hemos visto en el artículo anterior y en este, para Shiva, la verdad aparentemente es puramente secundaria. Lo que importa es oponerse a los transgénicos …. porque sí.

Lo más trágico de todo es que el arroz dorado pudo haber estado disponible en el mercado y, muy especialmente, para la gente pobre del mundo que sufre de deficiencia de vitamina A. Greenpeace ha sido una de las responsables de que el arroz dorado no esté disponible en el mercado y ha destruido plantaciones de arroz dorado en las Filipinas.

Ciertos economistas han calculado cuánto le ha costado la ausencia del arroz dorado. El retraso de la disponibilidad de este arroz depresenta cerca de $199 millones al año en la pasada década y ha resultado en 1.4 millones años vida en la India. Espero que la gente de Greenpeace, Friends of the Earth y todos los que se oponen en principio al arroz dorado puedan dormir bien por las noches.

Sin embargo, así como muchas corporaciones en el mundo deben ser procesadas por crímenes contra la humanidad, estoy de acuerdo con este individuo de que también Greenpeace, Vandana Shiva y otras organizaciones tienen que rendirle cuentas al público por sus acciones porque, con sus acciones, también han promovido crímenes contra la humanidad.

Tagged with:
 

Partes de esta serie:  1 y 2

Soy hijo de padres independentistas y, a la vez, adoptado afectivamente (no legalmente) por otra familia en la que también era fuerte la vocación a la libertad de mi patria. Si eso no bastara, desde mis años de juventud he desarrollado un fervor por la teología de la liberación, primero leyendo la inigualable obra de Samuel Silva Gotay, El pensamiento cristiano y revolucionario de América Latina y el Caribe y después las obras de Leonardo Boff, por lo que considero a ambos teólogos mis padres espirituales en cuanto a esta corriente del quehacer teológico. Aun cuando abandoné los caminos del cristianismo y adopté la senda del naturalismo religioso, sigo leyendo obras afines a la teología de la liberación porque continúa siendo una profunda meditación sobre el lazo entre una verdadera espiritualidad y la justicia social.

Desde esta perspectiva, siempre me he considerado de izquierda: estoy a favor de la redistribución de las riquezas a nivel global (aunque no necesariamente estoy a favor de la solución marxista), estoy a favor de la plena equidad entre el hombre y la mujer, la equidad de sexo y género, los derechos de la comunidad HLBTT, la política de impuestos progresivos, una fuerte regulación del mercado para evitar las externalidades negativas lo mejor posible, estoy a favor de la no discriminación por raza, religión, ideología, grupo étnico, etc. Promuevo la teoría aceptada de la génesis de especies en el mundo, la teoría darwinista de selección natural, estoy en contra de la enseñanza del creacionismo, entre otras causas que se identifican con el centro y la izquierda.

Mucho de lo que favorezco se basa en evidencia, ya que como religioso naturalista, la evidencia es mi criterio para favorecer o desfavoreccer alguna política en particular. Mi favorecimiento de políticas coherentes que atiendan el problema del cambio climático se basa mayormente en evidencia y el consenso científico. Lo mismo ocurre con mi convicción de que la reducción considerable del abismo entre los ricos y los pobres mediante redistribución de ingresos lleva a mayor calidad de vida para aquellos países que lo practican y para el mundo en general. Por otro lado, existe evidencia contundente de que la teoría “trickle down” tan promulgada por la derecha política, no funciona (véase este estudio y este estudio reciente de Oxfam). Estoy en contra de las patentes de software en general porque hay evidencia de que retarda el progreso de este campo muy importante (véase este estudio). Soy socialdemócrata porque después de casi un siglo de experimentación con la propuesta marxista se hace evidente que no funciona. La evidencia favorece a un capitalismo regulado porque el capitalismo atiende directa y sistémicamente el corazón del problema de la economía (i.e. la distribución inteligente de recursos escasos) y por ello es el sistema económico más eficiente por ahora. Sin embargo, debido a la amoralidad del capitalismo, la sociedad debe establecer restricciones a excesos competitivos que degeneran en distintas suertes de externalidades negativas. A su vez, estos tipos de economía de mercado deben dejar abiertos espacios para cooperativas, empresas medianas y pequeñas, sistemas de microcréditos, uso sensato de la naturaleza y el ambiente, no solo para el servicio de los seres humanos sino también de animales no humanos, los ecosistemas y el planeta en general.

No veo al capitalismo como un fin en sí, sino como una mera herramienta de acción colectiva. No es un sistema de justicia (cosa que ningún sistema económico será), sino un sistema de distribución de recursos escasos mediante la oferta y demanda efectiva. Estoy de acuerdo con Hans Küng y la mayoría de los eticistas y moralistas en general, de que las corporaciones deben ser utilizadas por nosotros, no al revés.

Es con esta filosofía que me acerco al mundo de los transgénicos. Sí, hay evidencia de que el mundo de las patentes biomédicas y biotecnológicas necesitan una reforma profundísima y seria. Otras patentes incluidas en el ámbito de la medicina han desembocado en lo que debería cualificar como crimen contra la humanidad (e.g. en 1998, la amenaza de bloqueo estadounidense a África del Sur por comprar medicamentos contra el SIDA más baratos a la India). Sin embargo, no estoy totalmente en contra de las patentes en general, sino solamente favorezco a aquellas que impulsen una verdadera innovación.

Monsanto también tiene patentss y, por ello, es una compañía denunciada por la izquierda por sus abusos. Sin embargo, cabe preguntar, ¿y qué ha hecho Monsanto para merecer este rechazo?

.

La demonización irracional de Monsanto

Aunque soy de izquierda y critico duramente a la derecha política, tengo que confesar que me han asombrado de ciertas actitudes que han prevalecido en la izquierda política puertorriqueña, estadounidense y a nivel mundial que de verdad no entiendo.

Una de ellas tiene que ver con su actitud a la compañía Monsanto. Afirmo que Monsanto no es corporación de mi devoción. Lo más cercano que tengo a la noción de “corporación favorita” es Google ¡y cuidado que tengo serias reservas sobre muchas de sus actividades!  A Monsanto se le acredita por haber participado en proyectos nefastos tales como la creación del agente naranja (sustancia con la que se experimentó en Puerto Rico) y la manipulación de la producción de la leche mediante la inyección de hormonas a sus vacas (cosa que ha representado un peligro para la salud de aquellos que la consumen).

Sin embargo, con el vuelo de la biotecnología, prácticamente Monsanto se ha convertido en el ícono de todo lo que es malvado de este ámbito. Como filósofo, siempre he sospechado de “demonizaciones”. ¿Por qué a Monsanto y no a otras compañías? ¿Qué ha hecho Monsanto que haya sido único entre todas las demás corporaciones para este tipo de trato? ¿Por qué la biotecnología desarrollada por este es tan malvada y no se resalta la “maldad” de otras compañías que también desarrollan biotecnología? Aunque uno no puede estar de acuerdo con el desarrollo del agente naranja y el sufrimiento de las vacas que tienen mastitis, ¿por qué señalar a Monsanto en particular? Todas las demás grandes corporaciones han hecho cosas de la misma o de mucha mayor gravedad. Por ejemplo, Exxon, una corporación más grande y mucho más poderosa que Monsanto, es particularmente peligroso debido a su campaña para promover la idea de que el cambio climático es de origen natural y no humano. ¿Por qué hay más animosidad a Monsanto que a Exxon? Lo que resta al filósofo en todo caso es contemplar a la izquierda y, confundido, rascarse la cabeza.

Vandana Shiva
(Foto cortesía de Elke Wetzig)

Pero vamos más allá de todo este asunto. Mucha de la hostilidad contra los transgénicos proviene de Vandana Shiva, una persona controversial que se ha convertido a su vez en un ícono de la biodiversidad y de la lucha contra las semillas transgénicas. En este punto quisiera resaltar que, aunque usualmente se le ha presentado como una física (¡y ella así lo ha permitido!), en realidad su bachillerato es en física, pero sus estudios graduados fueron en filosofía de las ciencias, mi campo (véase su grado en maestría y doctorado).

A pesar de que uno no deja de preocuparse de que ella ha sido muy eficiente en eludir las preguntas en torno a si ella ha llevado a cabo trabajos en física cuántica (¡a ella también se le ha presentado al público con ese alegato!) y pretender que ha escrito más de trescientos artículos académicos cuando en realidad podemos encontrar mucho menos que eso y solo alrededor de cuatro en PubMed, ella es, sin lugar a dudas, una persona hostil a las ciencias naturales en general, hasta el punto de rechazar por completo las investigaciones en revistas arbitradas de prestigio (véase, por ejemplo, este artículo). De hecho, ella misma se ha opuesto a los mejores postulados de la Ilustración con tal de tratar de desacreditar a las ciencias naturales en general (véase su libro Science, Hegemony and Violence: A Requiem for Modernity), ya que enlaza a las ciencias con la violencia. Ella hace este alegato sumamente fuerte contra los ideales de la Ilustración y contra las ciencias naturales cuando las enlaza con el aumento de violencia en el mundo, aun cuando la evidencia apunta precisamente a lo opuesto.

En el libro, Los mejores ángeles de nuestra naturaleza, el científico Steven Pinker muestra cómo el nivel de violencia se ha reducido paulatinamente en la historia de la humanidad y cómo la reducción más dramática ocurrió precisamente con la época de la Ilustración y los avances de las ciencias en general (En ese sentido descarto la mayoría de las críticas a Pinker como carentes de fundamento. Las demás críticas indican que Pinker puede reevaluar sus datos, pero esencialmente no refutan en lo absoluto su caso).

Es este tipo de uso de las ciencias que ha llevado a la llamada Revolución Verde, a la que Shiva y los antitransgénicos en general siempre se han opuesto. Las razones para ello son muchas. El uso de pesticidas es una, otra la extensión de terreno que hace falta para el cultivo y otras factores más. Sin embargo, a nivel global, esta Revolución Verde ha sido sumamente importante. Aun cuando se requiere mayor cantidad de terreno cultivable, los métodos convencionales actuales han aumentado exponencialmente el nivel de producción de alimentos para tratar de satisfacer a la humanidad. Estamos de acuerdo con Vandana Shiva de que aun con toda la Revolución Verde, todavía hay 800 millones de personas alrededor del mundo que sufren de desnutrición y hambre. El problema es que si no se hubiera llevado a cabo la Revolución Verde, estarían muriendo de hambre cerca de dos mil millones de personas (Lacadena 2002, 422).

Otra razón que se suele esgrimirse para oponerse a la Revolución Verde es que es un remedio que no resuelve los problemas del saqueo por corporaciones capitalistas, la lucha de clases y el abismo entre los ricos y los pobres. Sin embargo, esto es una falacia. La Revolución Verde se dirige exclusivamente a la disponibilidad de alimentos a nivel mundial. ¿Por qué uno debería oponerse a eso si la tecnología o la metodología no viene acompañada de una revolución en cuanto a distribución de riquezas? ¿Tenemos que oponernos al uso de teléfonos móviles porque no han resuelto el problema de la pobreza en el mundo?

Tal vez el siguiente ejemplo haga la falacia más transparente. Recientemente, se dio a conocer una nueva tecnología que va a permitir a los paralíticos caminar. La tecnología contiene patentes, será desarrollada corporativamente, algunas personas se lucrarán de ella, y, este es un punto importante, no va a resolver el problema del capitalismo. Sin embargo, ¿son estos argumentos lo suficiente como para rechazar esta tecnología que mejorará considerablemente el nivel de vida de miles de personas alrededor del mundo? Sería absurdo argumentar en contra de este valioso invento. Toda industria por la que nosotros vivimos y persistimos tienen todos o la mayoría de estos elementos. ¿Por qué no vale este razonamiento para la Revolución Verde o el uso de organismos genéticamente modificados?

No hay argumento sensato para rechazar por completo la Revolución Verde y hay muchas razones para mejorarlo. Por ejemplo, en vez de utiilizar insecticidas, podemos modificar genéticamente ciertos organismos para no emplear su uso.
.

Monsanto, algodones y suicidios

Sin embargo, la hostilidad mayor de Shiva contra Monsanto tiene que ver con el nivel de suicidios en la población rural india debido a la introducción de algodón Bt. Este es un tipo de algodón genéticamente modificado con el propósito de producir un insecticida que resiste ciertos tipos de insectos que arruinan las fincas de algodón. Literalmente esto se hace insertando material genético de la bacteria Bacillus thuringiensis para la producción del insecticida en el algodón mismo.

Algunos han visto en esto un enorme acto de “perversión de la naturaleza”, algo inmoral. ¡Se creó una “Frankenplanta”! Sin embargo, contrario a lo que el público suele intuir, la transferencia de material genético de virus o bacterias a diferentes organismos también ocurre en la naturaleza. Sin la transferencia mutua de material genético entre las bacterias primitivas hace millones de años atrás, hoy no estaríamos aquí para contarlo. También ocurrían transferencias genéticas naturales millones de años después cuando evolucionaron organismos multicelulares. Ejemplo de ello es que en nuestro código genético es que los seres humanos y otros simios contenemos en nuestro ADN material genético proveniente de un ancestro del virus HIV (el virus del SIDA).

Por hoy, India se ha convertido en el exportador más importante de algodones a nivel mundial. Los agricultores se han acostumbrado a comprar semillas a Monsanto para la venta de sus algodones a la vez que compran sus insecticidas para evitar la destrucción de sus cosechas por insectos. Hoy día, gracias a que se ha modificado el código genético de las semillas de algodón, a pesar de su costo mayor, muchas veces no tienen que comprar el insecticida, por lo que resulta ser en general un ahorro neto para los agricultores. Esto ha llevado a una reducción considerable del uso de pesticidas que contaminan el suelo y al medio ambiente y se ha reducido el riesgo a la salud de los agricultores indios (véase esta referencia, esta y esta). Todos estos factores han hecho que el algodón Bt se vuelva sumamente popular en India, hasta el punto de que su venta ha crecido exponencialmente a través de los años. Ahora bien, como argumentaré en un artículo futuro, es cierto que algunos insectos han evolucionado una resistencia a este insecticida generado por el algodón, especialmente en China (véase este artículo y este), pero este problema también seguiría aun sin transgénicos. Simplemente, la batalla entre insectos e insecticidas es una realidad evolutiva que jamás dejará de existir. Sin embargo, tomando ciertas medidas de precaución, la producción del algodón Bt puede ser muy eficiente y puede generar ganancias para los agricultores, aun con cierta resistencia por parte de algunos insectos.

Por otro lado, existe un alegato, especialmente en el documental Seeds of Death, de que la compra de estas semillas inició una gran oleada de suicidios en India. Este es un mantra que repite una y otra vez Vandana Shiva y organizaciones tales como la Center for Human Rights and Global Justice. Sin embargo, aparentemente la realidad es distinta. Todos los estudios científicos en torno a este tema revelan que los suicidios se hallan desvinculados completamente de la introducción del algodón Bt. Según dichos estudios, la tasa de suicidios comenzó considerablemente antes de la introducción del algodón transgénico en India y no varió después.

 Suicidios en India

Esta información ha sido corroborada por instituciones científicas prestigiosas tales como la International Food Research Institute, Otros estudios parecen indicar que el nivel de suicidios de agricultores está descendiendo (véase también este artículo).

Si este es el caso, entonces, ¿por qué se están suicidando tantos agricultores? Aunque no existe consenso en torno a las causas, parece que la respuesta son las instituciones bancarias indias junto a fuentes informales de crédito. Los bancos en sí no están regulados de manera coherente al respecto y prevalece la usura por parte de prestamistas informales (Panagariya 2004, 153; véase también este artículo reciente al respecto, este también, este y este).

En la región Vidharba de Mahashtra, varios científicos entrevistaron a ciertos parientes de agricultores indios que se suicidaron y en un artículo arbitrado se hizo una lista de las razones dadas por ellos para los suicidios: deuda, problemas ambientales, bajas ganancias de producción, alcoholismo, adicción a drogas, pérdida de fe en el gobierno, el estrés familiar, las pérdidas agrícolas, los incrementos en precios para el cultivo, la pobre irrigación y el uso de fertilizantes químicos que degradaban la tierra. Parece que no hubo un solo factor causante, sino varios factores, entre los que también aparece el uso de transgénicos (como causa del aumento de costo de la siembra). Sin embargo, como ya se ha señalado, esto no tiene sentido a la luz de los estudios ya mencionados (incluyendo a este y este). Además, el estudio reconoce que esta fue solo una pequeña muestra local y que hacen falta estudios más abarcadores y complejos. Se hace la salvedad de que el estudio solo recoge la impresión que tienen los parientes sobre las causas de los suicidios de sus seres queridos, no necesariamente las verdaderas causas. Finalmente, también este estudio sugiere que el incremento en el costo de siembra (aun con los transgénicos) no es la razón principal de los suicidios. Las razones de mayor peso son: la deuda, las adicciones, los problemas ambientales, el bajo nivel de ganancias de producción, el estrés familiar, la apatía política y la pobre irrigación.

 Todo parece indicar que los factores del suicidio son múltiples, pero parece que el factor de la deuda con los bancos y los prestamistas informales llevan la delantera en cuanto a sus causas. ¿Significa esto un rotundo triunfo del algodón Bt?  Aquí hay que tener cuidado. En este artículo se llama la atención al hecho de que ciertos estudios parecen estar prejuiciados a favor de este algodón algunos están ligados a Monsanto. Aun con este hecho, el autor de este mismo artículo (Glenn Davis Stone) procede a señalar que los estudios que están en contra de esta biotecnología son mucho más problemáticos y muestran un prejuicio mucho más marcado. Específicamente cuestiona las actividades de varios grupos antitransgénicos y de líderes de este movimiento tales como Vandana Shiva. Según este artículo, Shiva y compañía no proveen estudios sustanciales a revistas científicas arbitradas para mostrar evidencia de lo que afirman (incluyendo la supuesta tasa de suicidios y su vinculación a transgénicos), sino que buscan legitimación por otras vías.

En este mismo artículo, aun previniendo los prejuicios, Stone afirma que con la siembra de algodón transgénico se evidencia un aumento de las ganancias de 18% comparado con el algodón tradicional y un descenso del uso de insecticidas por un 54.7%. El estudio también sugiere una profundización del tema dada la complejidad de la diversidad de sectores étnicos y económicos en la India. También el estudio desmiente que la siembra de transgénicos sea la causa principal de los suicidios entre agricultores indios.

Mi pregunta a los sectores de izquierda de mi patria es la siguiente: en caso de que esta impresión sea efectivamente la correcta, como todo parece indicar … ¡¿por qué RAYETES oponerse en principio a la siembra de algodón transgénico?!

En la segunda parte de este artículo hablaré del arroz dorado …

Bibliografía

Lacadena, Juan-Ramón. 2002. Genética y bioética. Madrid: Universidad Pontificia Comillas / Desclée de Brower.

Panagariya, Arvind. 2008. India: The Emerging Giant. Oxford: Oxford University Press.

Tagged with:
 
Bookmark and Share