March Against Myths

No es secreto que a pesar de que me dejé de considerar de izquierda, simpatizo más con el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) y con el Partido del Pueblo Trabajador (PPT). Sin embargo, ayer vi lo siguiente en Facebook.

Propaganda PPT - Marcha Contra Monsanto

Como pueden imaginar, me quedé sorprendido por una asociación tan cuestionable entre Monsanto y la carencia de agua potable. Con mucho respeto, le dejé saber al Dr. Rafael Bernabe en su página de Facebook que si va a “exponer” los venenos de Monsanto, que más le valiera tener evidencia buena al respecto, porque —como he argumentado nuelemil veces— el movimiento irracional antitransgénico está repleto de estudios malísimos, extremadamente pobres y comprometidos con cierto sector industrial (usualmente la industria orgánica). Es bien interesante ver cómo muchos que apoyan al PPT reaccionaron adversamente a la imagen colocada por el Prof. Bernabe en su cuenta.

Sin embargo, una persona quiso argumentar a su favor y posteó como reacción a mi planteamiento este artículo  como evidencia de que el glifosato es altamente tóxico.

Killing Machine Article

Entonces me puse mentalmente mi sombrero de profesor …  pues soy profesor, ¡qué rayos! Lo que me gusta es enseñar. Como diría un muy buen amigo mío: “I’m a professor, damn it!!!!” Y le dediqué en dos comentarios en Facebook la siguiente respuesta (he omitido el nombre de ella):

Muy estimada _________:

Le agradezco muchísimo, pero MUCHÍSIMO que haya posteado exactamente ese ejemplo. Muestra exactamente TODAS las preocupaciones a las que me referí en mi intervención anterior.

En el artículo que usted posteó se enlazan tres artículos que muestran que el nivel del consumo del glifosato es relativamente alto, y que hay muestras de presencia en la orina, en la leche materna y que afecta los glóbulos rojos. Omitiré los enlaces de autoreferencia al website (una malísima costumbre de reportaje de ciencias).

Veamos lo que los tres artículos a los que el reportaje hace referencia:
.

1

El primero que deseo destacar y que es más fácil de problematizar es el llamado “Detection of Glyphosate Residues in Animals and Humans” publicado por la Environmental & Analytical Toxicology. Cuando vi el título de esta revista, me sonó bien familiar. Cuando vi el URL y me di cuenta de dónde procedía, no pude sino sonreír. Esta revista procede de OMICS Publications (http://www.omicsonline.org/), una editorial con una ESPANTOSA reputación. ¿Se acuerda que en mi intervención anterior mencioné el problema de las revistas predadoras? ¡¡¡Esta es una de las PEORES!!!

¿Qué es una revista predadora? En términos sencillos, es una revista que un autor paga para publicar su artículo y que, en general, tiene pobres prácticas de arbitraje o ninguno en absoluto. Una muy buena parte de estas revistas se destacan por prácticas comerciales fraudulentas. Para una descripción más completa vea: https://scholarlyoa.files.wordpress.com/2015/01/criteria-2015.pdf. No me extenderé mi discusión sobre OMICS excepto para señalar que si usted quiere averiguar el nefasto historial, puede ir a Wikipedia, que menciona varios de los escándalos más notables (y esos son solo la punta del témpano): https://en.wikipedia.org/wiki/OMICS_Publishing_Group. Es decir, no confío en NADA publicado por OMICS.
.

2

Vayamos al siguiente caso, el estudio titulado: “Determination of Glyphosate residues in human urine samples from 18 European countries“, auspiciado por el grupo Amigos de la Tierra (específicamente, su rama alemana: BUND). De entrada hay que indicar que en el estudio no se hace aserción alguna en torno a conflictos de intereses, ya que AdT está ideológicamente comprometido por ser un movimiento antiOGM.

El laboratorio que trabajó las muestras fue el Laboratorio Médico de Brehmen, bajo la supervisión del director de estudios, el Dr. Hans-Wolfgang Hope. Es de notar que este señor fue uno de los autores del artículo publicado en OMICS. En otras palabras, es un médico que publicó en una revista de mala reputación y eso inmediatamente es razón para sospechar.

En el estudio de AdT, el laboratorio mide las muestras de orina obtenidas de voluntarios en 18 países de Europa se registra la presencia de glifosato. En otras palabras, en el caso de la orina, muestra que el glifosato que es consumido vía los alimentos en Europa es efectivamente excretado por el cuerpo humano … algo en el que todos los expertos en el glifosato coinciden. ¿Qué de nuevo trajo esto a la mesa de la discusión científica? Absolutamente nada. Lo que SÍ hubiera sido interesante es cuánto del glifosato consumido compara con el excretado (para saber si efectivamente el cuerpo absorbe el glifosato). Para nuestra desgracia, el estudio no nos dice nada al respecto. Otro asunto que no aclara es cuánto el nivel obtenido por orina compara con la dosis de toxicidad del glifosato (aproximadamente 140,000 mg/kg para una persona de peso corporal de 154lb.) y el límite de dosis estipulado por la EFSA (0.1 mg/kg). TODAS las cifras del glifosato que aparecen en el estudio están MUY por debajo de ese número (nota que todas las cifras están en MICROgramos por Litro, no MILIgramos por kg; en el caso del agua, 1 L (1 dm³), es casi igual a una masa de 1 kg). ¡Claro! No hacen esas medidas comparativas que he señalado porque obviamente el nivel de toxicidad del glifosato consumido [parecería] extremadamente insignificante. ¡Esa información no le convendría mucho a Amigos de la Tierra!

En otras palabras, Amigos de la Tierra y compañía gastaron dinero para absolutamente NADA en el orden científico, aunque sí para asustar a medio mundo con el glifosato. Un estudio como este no pasa de ser una excelente manipulación mediática que desea espantar al público cuando explota su desconocimiento en toxicología.
.

3

En cuanto a la leche materna — Por mucho que citen estos estudios individuales y preliminares, estos han sido refutados por metaanálisis hechos en torno al tema. Recuerdo que los metaanálisis son los estudios MÁS SÓLIDOS de las ciencias. En NINGUNO de ellos se evidencia la detección de presencia de glifosato en la leche humana. Me remito a estos estudios:

*Glyphosate and aminomethylphosphonic acid are not detectable in human milk — este artículo tiene a tres autores que trabajaron para Monsanto, así que no puede considerarse totalmente independiente. Este artículo es de libre acceso: http://ajcn.nutrition.org/content/early/2016/03/30/ajcn.115.126854.abstract. Este estudio también hace análisis de orina y corrobora exactamente el hecho de que el glifosato no es absorbido por el cuerpo, sino excretado. Este estudio ha sido muy bien recibido por la comunidad científica en general, ya que la metodología ha sido examinada y propiamente validada por un laboratorio de reputación, independiente de Monsanto (Covance Labs): http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4743594/. Véase también: https://www.sciencedaily.com/releases/2015/07/150723133120.htm.

*Determination of Glyphosate Levels in Breast Milk Samples from Germany by LC-MS/MS and GC-MS/MS (este artículo es genuinamente *independiente* de intereses industriales), también es de libre acceso: http://pubs.acs.org/doi/pdf/10.1021/acs.jafc.5b05852.

*Analysis of Glyphosate and Aminomethylphosphonic Acid in Nutritional Ingredients and Milk by Derivatization with Fluorenylmethyloxycarbonyl Chloride and Liquid Chromatography–Mass Spectrometry — http://pubs.acs.org/doi/10.1021/acs.jafc.5b04453. Este es un estudio de los laboratorios Abbott, cuyos intereses son independientes de Monsanto ni tiene vela en el asunto del glifosato.

En otras palabras, estudios de la industria y los independientes apuntan exactamente al mismo resultado. Así que a pesar de los alegatos de Moms Across America, los estudios que citan están BIEN refutados por evidencia sólida. Además de que ni hace falta corregir disparates del susodicho “estudio” de esa organización al decir que el “glifosato se asemeja a los PCBs”. Es interesante que el llamado “estudio” de esa organización vea con beneplácito al Dr. Don Huber, alguien que por más de 10 años ha alegado que tiene un patógeno producido por OGMs y el glifosato, pero que no ha querido someterlo al examen de la comunidad científica. A estas alturas, ningún científico le cree ese cuento. Eso revela el total desconocimiento de las ciencias por parte de Moms Across America y los “aliados” con los que cuenta el movimiento antitransgénico.

Finalmente, en cuanto al estudio “The effect of metabolites and impurities of glyphosate on human erythrocytes (in vitro)“, tengo que rascarme la cabeza y preguntarme si la gente está bromeando cuando lo cita. Sí, el glifosato afecta a los glóbulos rojos cuando se aplica EN GRANDES CONCENTRACIONES (lea el estudio). De acuerdo con los mismos estudios de los antitransgénicos, las concentraciones de glifosato son minúsculas. Por lo tanto, NO afectarían en lo absoluto a los glóbulos rojos. A fin de cuentas, el glifosato está brevemente en la sangre termina siempre en los riñones y en nuestro excremento donde después es expulsado del cuerpo.

Así pues, el reportaje de Natural Society, que tiene intereses económicos a favor de la industria orgánica y cuya atemorización de la sociedad le resulta en enormes ganancias (véase la tiendita: https://shop.naturalsociety.com/), sencillamente muestra una ignorancia generalizada en torno al tema del glifosato y de los transgénicos en general.

Así que, perdóneme, pero sencillamente este reportaje malísimo no me convence.

Facebook comments:

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

 



Bookmark and Share