The day before yesterday, the Pope has finally released his much awaited encyclical Laudato Si, which deals with the problem of climate change. Regardless of the differences and coincidences I may have with the Pope, this encyclical is extraordinary and should be taken seriously. Here, I will deal with the issues I find great and my misgivings regarding what he says in the encyclical. I will only talk here mostly about the science.
.

The Great Stuff

When a draft of the encyclical leaked to the press, one of the things that caught my eye immediately was the fact that its title was not Latin, but Italian. Wow!  This is new! Furthermore, I recognized immediately what it meant. As a former Catholic, I still retain a great admiration for St. Francis of Assissi, and one of the things I used to pray was the Canticle to the Sun, which the Pope was quoting the title and the introduction.

Another thing to notice is that at the beginning, Pope Francis quotes Patriarch Bartholomew in a sign of joining together of forces regarding the most serious ecological concerns for the planet. This reveals that two of the most significant figures in the Christian world (in the East and the West) join together to fight against the ills of climate change. Indeed, this is very positive.

Another thing that I was afraid of (perhaps because of the press) is the overemphasis of Pope Francis on aspects regarding technology, almost giving the impression that it is inherently evil. During my years as Catholic, I’ve known that this could not be the social doctrine of the Church, because humans, as co-creators, participate in God’s creativity. To my own relief, among the first things that Pope Francis does is to quote Pope Paul VI:

“the urgent need for a radical change in the conduct of humanity”, inasmuch as “the most extraordinary scientific advances, the most amazing technical abilities, the most astonishing economic growth, unless they are accompanied by authentic social and moral progress, will definitively turn against man” (4).

Later, Pope Francis says:

I will begin by briefly reviewing several aspects of the present ecological crisis, with the aim of drawing on the results of the best scientific research available today, letting them touch us deeply and provide a concrete foundation for the ethical and spiritual itinerary that follows (15, my emphasis).

Humanity has entered a new era in which our technical prowess has brought us to a crossroads. We are the beneficiaries of two centuries of enormous waves of change: steam engines, railways, the telegraph, electricity, automobiles, aeroplanes, chemical industries, modern medicine, information technology and, more recently, the digital revolution, robotics, biotechnologies and nanotechnologies. It is right to rejoice in these advances and to be excited by the immense possibilities which they continue to open up before us, for “science and technology are wonderful products of a God-given human creativity”.  The modification of nature for useful purposes has distinguished the human family from the beginning; technology itself “expresses the inner tension that impels man gradually to overcome material limitations”. Technology has remedied countless evils which used to harm and limit human beings. How can we not feel gratitude and appreciation for this progress, especially in the fields of medicine, engineering and communications? How could we not acknowledge the work of many scientists and engineers who have provided alternatives to make development sustainable? (102)

I suggest that a lot of Pope Francis’ message has to be understood within this philosophical and theological framework. Technology and innovation is good, as long as it genuinely serves humanity.

Another thing that he rightly mentions is the suggestion of St. Francis of Assissi as a model for “falling in love” with nature and the Earth. Not just fix our minds with mathematical and biological calculations, but also be moved by awe inspiring Earth (10-12).

From all of these things, he asks us to make a decisive move towards protecting our common home, and appeals to us for an open an honest dialogue about the condition of our planet and the solutions that are at hand to make the world better. Among his concerns (which are often quoted in the press), are the following:

The worldwide ecological movement has already made considerable progress and led to the establishment of numerous organizations committed to raising awareness of these challenges. Regrettably, many efforts to seek concrete solutions to the environmental crisis have proved ineffective, not only because of powerful opposition but also because of a more general lack of interest. Obstructionist attitudes, even on the part of believers, can range from denial of the problem to indifference, nonchalant resignation or blind confidence in technical solutions. We require a new and universal solidarity (14).

I can’t agree more, but, as I’ll discuss later, these are not the only reasons why there is little environmental progress. He elaborates this assertion in full detail in 54.

In the first chapter, he presents a short and precise diagnosis of our common home, planet Earth. He points out the problems of the wide use of toxins in the farming industry, the dumping of non-biodegradable material, a lot of chemicals dumped to the air, junk and trash that actually contaminates the air, the land, and the waters (20-21). Of these, I will talk about later regarding my differences with the Pope, but I don’t disagree with the general idea. He links all of this contamination to a particular cultural aspect of our way of living, what he calls the “throwaway culture”, and rightly calls for recycling, and biomimicry (i.e. a technological imitation of what nature does when it recycles energy and waste) (22). For me, this is a sign that the Pope has read extensively and seriously on the studies and technologies being developed to alleviate the ills of the planet.

Next, he says that the climate is a common good, and he correctly states that there is a very good solid consensus about the anthropogenic view of climate change and that this has been altering the Earth in important ways. He proceeds to make a great summary of the problems in general (23-26). Then he makes a very particular emphasis on the problem of the degradation of water world-wide, and its implications for the poorest (27-31). He makes a great point about the loss of biodiversity due to exctinction of plants, animals, and other living beings all over the Earth, especially because of the loss of habitats due to deforestation, climate change, and other factors (28-42).

He elaborates an entire section to humanity and the way of life in urban and rural areas. I absolutely love the fact of how he condemns the privatization of the commons, depriving the public from a good exclusively for private gain. I also like the fact that he also slams the so-called ecological areas in urban societies that try the best to alienate the poor for purely aesthetic reasons (43-47).

Finally, he dedicates some of the text to the serious issue of inequity in society, the gap between the wealthy and the poor, and how it creates social problems and struggles. As we all know, he is not a friend of “trickle-down” economics, something in which he is right on target. In fact, just this week, a group of economists in the International Monetary Fund released a report slamming “trickle-down” economics. So, this document and the Pope’s encyclical couldn’t have been published more in time than those.

Also, he links the cry of the Earth with the cry of the poor, something that is reminiscent of Leonardo Boff’s book on this subject, giving me the impression that he also read it. Although I like the fact that the Pope wishes those two problems addressed, I think it is a mistake to link them in a way that gives the impression that they are uniquely correlated, which is not necessarily the case. I will elaborate that in the section of my differences with the Pope. The same goes with his portrayal of the increase of world population and economic development. Despite these differences, I wholly agree with the Pope’s suggestion that rich countries have an ecological debt with poorer countries, because much of the waste produced by rich countries is imported by poorer ones, practically turning them into junk yards, obviously harming the environment and the poorest in the world (48-52).

I wish to say that one of the greatest virtues of this encyclical is that it states that there is not one solution to this problem, but a variety of alternatives that we have to consider to make a holistic and integral program for the world.

In the second chapter of the encyclical, he makes a wonderful exposition of Christian theology of creation. I will not discuss it, because I’m more interested in the social, the technological, and the scientific. However, I will say briefly that he despises and dismisses the absolute anthropocentric view of nature (one which regards the Earth as something that we can do what we arbitrarily will), and favors a view of humanity as a guardian and laborer along with creation, as it was portrayed in the Yahwist account of creation. All creatures have a dignity of their own. They are our responsibility, because we are the intelligent moral beings who can be aware of the consequences of our actions (67-69).

We enter in the third chapter, which deals with the causes of our ecological crisis. He finds a lot of it in the technosciences and the particular dynamics of techniques and the economy. They tend to look at their own unique interests, without having an integral view of the consequences of their actions outside of their respective spheres of action. Such dynamics wrongly suppose that the planet’s resources are infinite, and an absolute anthropocentricist world to do what we want (102-111, 115-123). The Pope does not suggest the elimination of the technical or economic spheres, but reconfiguring them to serve humanity from an integral perspective, where we see humanity connected to everything else (112, 119, 139).

Finally, at the very end of that chapter, he talks about biotechnology, and genetic modified organisms (GMOs). Actually, his approach to the subject is very reasonable. The Church cannot condemn it wholeheartedly or approve all of it. It all depends on what it is used for, especially whether it respects nature or not. In many ways, he recognizes that nature itself promotes genetic change in all organisms (that’s why species evolve). He also points out, correctly, that there is no evidence whatsoever that GMOs harm anyone or anything, and has promoted economic welfare (as we seen India, Bangladesh, Hawai’i, among others). In this way, Pope Francis reassures his readers that he is in full agreement with the widely held consensus on science, especially regarding GM. Still, he says that this technology has made possible the concentration of land on the powers of the few (namely corporations), diminishes biodiversity, and many people end up moving from rurality to the cities (134). Although I recognize that this is a real concern, I want to mention that this is not necessarily the case, especially with GM developed by the public sector. Second, we have to remember that this dynamic predated GMOs. This has been the dynamic of the whole agribusiness since the industrial revolution. In Puerto Rico we experienced that very heavily with the sugar cane industry during the first 40 years under US rule (1898-1938). Biodiversity is a concern, which makes necessary to create as little impact on nature as possible. In “My Differences with the Pope” section I talk about the need for a second Green Revolution that should solve much of these problems, and where GM is clearly part of this solution. I do agree wholeheartedly with the Pope that we must address the ethical concerns regarding GM openly and honestly (135).

In chapter 4, we find the Pope’s proposal for an integral ecology. I think that my favorite quote from this chapter is the following:

Economic growth, for its part, tends to produce predictable reactions and a certain standardization with the aim of simplifying procedures and reducing costs. This suggests the need for an “economic ecology” capable of appealing to a broader vision of reality. The protection of the environment is in fact “an integral part of the development process and cannot be considered in isolation from it”. We urgently need a humanism capable of bringing together the different fields of knowledge, including economics, in the service of a more integral and integrating vision. Today, the analysis of environmental problems cannot be separated from the analysis of human, family, work-related and urban contexts, nor from how individuals relate to themselves, which leads in turn to how they relate to others and to the environment. There is an interrelation between ecosystems and between the various spheres of social interaction, demonstrating yet again that “the whole is greater than the part” (141).

One of the reasons I like this quote is that it refers to the inherent emergent nature of Reality, that homogeneization should not be taken too far, and should take into consideration the importance of different emergent spheres of life on Earth (142). He states very well, that cultural ecology is as important as the biological, and that there is a need to preserve the richness of cultures around the world (143). As a Puerto Rican whose culture is constantly modified by the current colonial relationship with the United States, this assertion by the Pope means a lot to me. He also advocates for designing cities and all of every-day life to be more harmonious with ecosystems around the world and respects human dignity (144-155).

There is also a very important discussion regarding the principle of the common good as being supreme over the good of particular interests.  This includes the intergenerational dimension of this, determining what kind of world we want our children and grandchildren to live in (156-163).

Chapter 5, talks about what we should do.  Most of this chapter is focused on clarity, transparency, and honesty in dialogue about these important subjects. In this section, he advocates for an increase of state regulations of technologies and economic means that might have a substantial potential for harm, and stimulate those that make possible the conservation of human needs and the planet’s welfare. Then, he says something I wholeheartedly agree with:

Politics must not be subject to the economy, nor should the economy be subject to the dictates of an efficiency-driven paradigm of technocracy. Today, in view of the common good, there is urgent need for politics and economics to enter into a frank dialogue in the service of life, especially human life (189).

This is the right model to actually address much of the issues in case by case basis, but also looking at them as a whole. He rightly criticizes the overwhelming power and excessive competition in the financial sector, which has condemned humanity to a new cycle of economic collapses, and that requires a serious limitation by juridical and political power (191-192).

A very significant (not in quantity, but in quality) part of the chapter is directed at the necessity for religions to have a sustained dialogue, among themselves with scientists on the welfare of the planet (199-201). This seems to resemble Hans Küng’s proposal for a minimal basic consensus for a Global Ethic among religious figures and other sectors of society, founding themselves on the objective situation of the Earth, and objective ethical values.

The final chapter is dedicated ecological education and spirituality. For the Pope, education is the key for changing our collective lifestyle within our respective economic, political, and social spheres. This also requires a higher level of collective consciousness to act more in unison about it. For that we need a collective conversion for this to happen that will not see this exclusively in terms of cost-benefit analysis (in the financial sense), but modify our activity to serve the planet better. This should be based in the aspiration of creating a “civilization of love” (as Pope Paul VI used to say).

After all of this exposition it is difficult to disagree with most of what he says. With the exception of the theology (which is undeniably beautiful),  I think that most of these proposals should be embraced by everyone.
.

My Differences with the Pope

As you will notice some of the differences are not really differences, but more things that we should be careful about. In other cases, I point serious flaws in the Pope’s analysis.

One of the things that bothers me about what he says, is the level of generalities which he deals in the abstract. Take this paragraph:

There is also pollution that affects everyone, caused by transport, industrial fumes, substances which contribute to the acidification of soil and water, fertilizers, insecticides, fungicides, herbicides and agrotoxins in general. Technology, which, linked to business interests, is presented as the only way of solving these problems, in fact proves incapable of seeing the mysterious network of relations between things and so sometimes solves one problem only to create others (20).

I think that out of necessity the Pope has to touch this subject very briefly. Yet, he fails to notice that a lot of the fertilizers, insecticides, fungicides, herbicides and agrotoxins have been becoming a less severe problem (regarding their levels of toxicity) as time has gone by. I do recognize that this is still a problem coming from both conventional and organic farming, and that it affects the Earth as a whole. Yet, also many of those interests (in both forms of farming) have been very successful in creating technologies to reduce considerably, and in some cases, eliminate, the use of many of these toxins.

Another big problem related to this, is the fact that he seems to imply that the overall tendency of humanity is to intervene in nature, and, again, he uses the example of agriculture:

Often a vicious circle results, as human intervention to resolve a problem further aggravates the situation. For example, many birds and insects which disappear due to synthetic agrotoxins are helpful for agriculture: their disappearance will have to be compensated for by yet other techniques which may well prove harmful (34).

I can agree that many techniques developed can sometimes be more harmful than before, but the tendency of agriculture the last six decades is to intervene less with nature. As a matter of fact, the Green Revolution has made it possible to produce far more food per hectare than before. Even though it is based on the use of nitrogen and herbicides and insecticides, it is fair to say that it saved more land for nature than anything else. It has saved between 18 to 27 million hectares of land. That does not mean that it does not create problems, the excess of production empoverishes the land, and the constant use of nitrogen create dead zones. Yet, these problems are much milder  when compared to what would have happened if we didn’t have the Green Revolution, and the misery that would have meant. Today we have about 800 million people dying from hunger, but without the Green Revolution, it would have been 2.1 billion. The big threat to deforestation and animal habitats now is cattle, something which is true in South America’s Amazon (see this article), which is mentioned by the Pope (39). Of course, as a recent study has been published (regarding humanity’s agency in causing mass exctinctions), despite all of these efforts, what we have been doing is not enough, we need to do more. (Again, the timing of this study’s publication along with this encyclical’s couldn’t be better!)

There might also be an allusion here to neocotinoids (neonics) and their possible effect on bees. Neonics may or may not affect honey bees (the evidence is equivocal, although their population decline seems to have a variety of factors, and, in general, their population has been increasing). Neonics could affect other species of bees, and we must be mindful of them. Yet, historically the industry has been moving towards pesticides that are each time less harmful to the environment (something that is not true of organic farming’s use of natural pesticides, here is an example and also here). With GM, some of the administration of pesticides (such as Bt) has substantially decreased.

The same can be said in this case:

Account must also be taken of the pollution produced by residue, including dangerous waste present in different areas. Each year hundreds of millions of tons of waste are generated, much of it non-biodegradable, highly toxic and radioactive, from homes and businesses, from construction and demolition sites, from clinical, electronic and industrial sources (21).

Regarding radiation in particular. Even though, this has been a concern regarding disasters such as Chernobyl and Fukushima, we have to take into account that although one person’s death because of nuclear meltdowns is one too many, they are not as disastrous to the environment as many people seem to think. For example, contrary to what people have been hearing or reading for so many years, Chernobyl’s radioactive explosion has been linked to no more than 60 deaths, 4000 cases of thyroid cancer, and no more. Most of the radioactive contamination in Europe is so beneath the safety margins that practically has not affected the population dramatically. Even in the case of Chernobyl, there are people living in towns close to the nuclear plant (they ignored the authorities’ warnings and since 1987 they returned home), with no symptoms of cancer whatsoever. Here is a reliable study on this issue by the best authorities on the matter. The Fukushima incident was another major disaster, but unlike Chernobyl we can say that no one died from radiation poisoning. Actually, more people died trying to run away from the whole meltdown, than from the meltdown itself. Also, unlike Chernobyl, most of the safety measures adopted by the plant worked, and contained the vast majority of the meltdown. The environmental impact of Fukushima on the oceans has been mostly minimal, and in most cases almost non-existent. Unfortunately, there has not been a full study by the authorities (including the United States) on the effects of the fallout on the Pacific Ocean. Fortunately for us, there is an organization called Our Radioactive Ocean, which I consider the most important project on this issue, completely comprised of citizens and scientists working together to pick up samples and analize the data regarding the presence of radioactive Cesium-134 in the Pacific. The project’s conclusions indicate that the presence of this isotope is far too low to really affect humans or marine life. You can see its findings here.

On the other hand, we have now the technology to totally prevent meltdowns, while at the same time we can recycle nuclear material (including nuclear waste) through breeder reactors, like the one that was going to be used for the wrongly terminated IFR. Breeder reactors with a proper cooling mechanisms can neutralize even the worst case scenario. Needless to say, that these reactors provide clean energy and emit no greenhouse gases.

So, of the list of everything the Pope mentioned, radioactive contamination should be the least of anyone’s concern (although we should be mindful of it). Besides, more people have died from the creation of solar panels (whose process of creation is highly toxic) than from nuclear plants (see another essay with scientific studies about it here).

I wish to say a word or two about the relationship between ecology and poverty. It is true that they are somehow related. A poor ecological environment has the poor as the usual victims. Yet, their improvement not necessarily intersects in all aspects with a better ecology.  This is what the ecomodernists have been trying to say for some time now. Even with all of the problems in the world, it is true to say that there is proportionally less people now than many decades ago, with an all time low on people suffering from hunger (791 million (2014), down from 991 million (1992)). A lot of countries formerly condemned to poverty and misery are getting out of it. A lot of what contributed to this is that people are gaining more access to electricity and food. That implies both, an exponential increase in energy, farming, and livestock. These three components are of special concern when addressing the environment. If we still consume a lot of fossil fuels, even backing renewable but intermitent renewable resources (solar and wind), this reduction in poverty will aggravate environmental problems such as climate change. So, in a very real sense, we have to be careful with the “cry of the Earth, cry of the poor” speech. Although I do believe it, they are not correlated in all cases. They are two different problems and should be solved in an integral manner (as the Pope has suggested).

To solve both, we really need to turn to technology. We need a second Green Revolution that will keep the best of the first one, but solving its problems. GM technology has been shown to be great for this. Not only it has been efficient for reducing a great quantity of pesticides administered in farms, but its virtues also include the bioengineering work on plants that need much less nitrogen, and the creation of enviropigs (pigs that digest phosphorous, which would prevent it from ending up contaminating the water), both would minimize the problems of water pollution and dead zones (see this article too). The creation of GM plants that are drought resistant is an urgent need in many African countries, or areas that are suffering from droughts right now (such as many areas of North America and Asia). Finally, we need food that provide more nutrition to alleviate the problems of the poor, such as golden rice, blue tomatoes, crops resistant to a variety of viruses and bacteria, lesion resistant crops, among others. The use of cover crops and rotating crops (often used in organic farming) should be integrated in order to keep the soil fertile and minimize the use of pesticides and herbicides. Contrary to what the Pope would seem to imply, a lot of the scientists who work in these areas (especially independent scientists), and sometimes companies, have submitted themselves to serious scrutiny, and have carefully measured the consequences of all of this. In the end, this technology (with the proper regulation) will do more good than harm to the Earth and the environment. Although this is big power, scientists are also aware of the big responsibility. We must also be careful when misusing patents in a way that will not serve the public good.

Also, in the encyclical there is a very strange claim (which is often repeated by people, but seldom questioned):

Work is a necessity, part of the meaning of life on this earth, a path to growth, human development and personal fulfilment. Helping the poor financially must always be a provisional solution in the face of pressing needs. The broader objective should always be to allow them a dignified life through work. Yet the orientation of the economy has favoured a kind of technological progress in which the costs of production are reduced by laying off workers and replacing them with machines. This is yet another way in which we can end up working against ourselves (128).

This claim is one of the strangest that you might ever find when you look at this from a statistical standpoint. For instance, a lot of the work has been substituted by machines since the Industrial Revolution. Still, in the XIX century there were 2 billion people in the world, in the XXI century we have 7 billion. Despite the fact that there has been an explosion of world population, and that machines increasingly substitute humanity’s manual labor, the vast majority of humanity actually does some kind of labor. As a matter of fact, if anything, the only explanation possible is that technology has exponentially multiplied labor during all of these years, otherwise you would see a significant statistical collapse of labor force rate (see the data of labor force participation rate world wide here). This is because when a new technology appears, jobs multiply around it. A layoff of a worker here, may mean hiring him or her for something else. This may change dramatically in the future, but it is not the case today. Also, the more efficient production of wealth that technology represents also is redistributed economically in many ways that present better wages for a laboral activity that was not previously recognized as valid (e.g. a stay home mom).

Finally, related to everything that I have said above, is the problem of the increase in global population is not really a problem that we should be too worried about. As more people get out of poverty (as we have indicated) and have a better quality of life, the tendency will be to marry less, or have less children (or none at all). Although there is a concern about the number of people by the year 2050, we have to realize that it won’t be the same explosion that we have seen in the XX century.  Yet, in this, I have to agree with Lawrence Krauss, that the Pope’s suggestion that population control is contrary to the interests of the Earth is seriously misguided by Catholic traditional views on reproduction and contraception. This doctrine was functional in situations previous to the prevalence of Keynesian economics, which was marked by much less certainty, continuous cycles of economic collapse, less health quality, etc. Today, it is maladaptive.
.

Things that the Pope is NOT Saying

Earlier this week, with the leak of the encyclical, some anti-GMO groups started to use it as a campaign against transgenics. Of course, I don’t know how to read Italian, and was unsure of what I was trying to read at the time. But, I predicted that the anti-GM articles about the encyclical were picking and choosing.

The reason for this conviction is that I knew already that Catholicism has a fine line of Bioethicists who knew all about GM, and practically endorsed it with no problem whatsoever. I’ve read Bioethical literature coming from Comillas Pontificial University which already praised GM food (even when it advises for caution) and the Green Revolution (e.g. read the book Genética y bioética). As a matter of fact, the scientists of the Vaticanjoined together with the rest of the scientific community around the world declaring that GM food in general was safe for human consumption. This is the official position of the Pontificial Academy of Sciences. Finally, I knew that the Pope didn’t make a blanket condemnation of GM food for the simple reason that he himself blessed one particular GM food, golden rice! Don’t believe me? See for yourself!

Pope_Francis+Ingo_PotrykusSource: http://www.goldenrice.org/

The guy you see at the right is Ingo Potrykus, the inventor of golden rice. The Pope made a personal blessing, not an official one by the Church, but it shows that he couldn’t declare an absolute rejection of GM food or technology.

When the encyclical was published, I saw that the Pope himself agreed with the scientific consensus regarding GM food, that there is no evidence of harm to animals, humans, or the environment. He also points out that GM food has greatly improved the economy of the countries that produce it (134). His worries are not so much technological, but rather social. He is concerned that companies might use their patents in order to alienate poor farmers and concentrate their dominion of great amounts of land in few private hands. Again, he rejoices on biotechnology in general as a way that has made the world better (102).

So, please, let’s not make the Pope say what he is definitely NOT saying.
.

[UPDATE] Something Awfully Missing from the Encyclical

One of the things that I am very surprised that wasn’t discussed at all in the encyclical is the whole fever now to use biofuels, specifically those which come from food. The reason why I am so concerned about it, is that they have been the main reason for the rise of the price of food in recent years. The fact that Brazil and the United States have gone into this market of using food as source for fuel is a sure sign that this is becoming a fashion, supposedly to reduce the dependency on oil.

Yet, this has done little to reduce greenhouse hases, because it requires more land in order to increase the amount of biofuels, while considerably reducing the availability of food. It is one disastrous policy in which the poor and the environment will end up worse off.

Tagged with:
 

Partes de la serie: 1, 2, 3a, 3b, 4a, 4b, inter1, 4c, inter2

Cordialmente dedico esta discusión al PIP

Correlación no es lo mismo que causación

Dicho: “Hay tres tipos de mentiras: las mentiras, las malditas mentiras y las estadísticas“, frase atribuida o a Benjamín Disraeli, exPrimer Ministro del Reino Unido, o a Mark Twain.

Engañar con estadísticas es fácil. Desentrañar los misterios de datos estadísticos o la formulación de una teoría adecuada que las interprete es un trabajo largo, engorroso y muy difícil (al menos para la mayoría de nosotros). Mediante las estadísticas les puedo probar a ustedes lo que sea.

Ahora mismo se me ocurre una propuesta:

Ignacio Rivera, uno de los panelistas del programa de radio Fuego Cruzado, causa cáncer.

Sí … suena una tesis descabellada que, personalmente, no la creo. Pienso que es 100% falsa. ¿Cómo se podría probar que Ignacio Rivera da cáncer? Piénsenlo.

Ignacio Rivera ha conocido a muchas personas. Sin embargo, da la casualidad que, a medida que pasa el tiempo (¡y cuidado que en su caso SÍ ha pasado MUCHO tiempo! … pregúntenle a Carlos Gallisá), él se da cuenta de que mucha de la gente que conoció se está muriendo o han sido diagnosticadas de cáncer. Primero uno, después dos, tal vez algún familiar suyo, después alguna amiga y así por el estilo.

Podemos preguntarnos sobre esta incidencia de cáncer entre los amigos y familiares de Ignacio Rivera. Lo miramos desde un punto de vista estadístico y descubro una correlación perfecta entre las incidencias de estas pobres víctimas del cáncer con Ignacio Rivera. Es más, sin temor a equivocarnos, podríamos decir que hay un denominador común a todas estas personas … el mismo Ignacio. Tal vez Ignacio les dio la mano, le dio un beso a sus familiares, abrazó a queridos amigos suyos … y así les pegó el cáncer.

¿Me equivoco o no me equivoco? Como siempre, el asunto de las estadísticas es bien “tricky“. Las probabilidades (incluyendo las de 100% de probabilidad) dependen en gran medida del número de variables involucradas en una incidencia particular. Nuestra hipótesis explicativa de esta incidencia sería 100% correcta si esas fueran las únicas variables. Sin embargo, como es bien sabido, las causas del cáncer incluyen a otra variedad de variables, a veces no detectadas por ningún estudio científico en casos singulares: predisposición genética, exposición al asbesto, sustancias en el medio ambiente, exceso de suplementos, exposición a radiación, entre muchos otros. Si incluimos todas estas variables, esa tasa de 100% de seguridad de que Ignacio haya sido la causa del cáncer empieza a reducirse dramáticamente.

Sin embargo, hay otros elementos que no solo reducen sino que eliminan totalmente la posibilidad de que Ignacio cause cáncer.

  1. Tiene que haber una teoría de cómo causa cáncer. Sencillamente no hay teoría alguna de cómo Ignacio causaría cáncer a sus amigos y familiares. Al contrario, todas las teorías disponibles en torno al cáncer descartan tal posibilidad.
    .
  2. Aun si no haya tal teoría, pero se postula como mínimo algún vínculo causal, tendría que formularse alguna hipótesis que considere una o varias variables en cuestión. En tal caso, solo los experimentos controlados pueden establecer la relación causal. Si hay una correlación, debería haber un alto porcentaje entre la muestra razonablemente grande de gente que conoce a Ignacio (grupo experimental) y otra muestra grande de gente que no lo conoce (grupo control). Si la tasa de incidencias de cáncer en el grupo experimental es significativamente más alto que el del grupo control, entonces aumenta la probabilidad de que Ignacio sea la causa. Si los dos grupos coinciden porcentualmente o muestran la llamada “curva de la campana” (coincidencia estadística), entonces no habría tal relación causal.

Soy filósofo … no soy científico. Todo científico debe sentirse libre para corregirme si así lo desea, pero hasta donde sé, esta es una descripción bien “en arroz y habichuelas” de cómo los científicos trabajan con estadísticas.

Sin embargo, hay gente en este mundo que establece correlación sin pasar por el trabajo arduo estadístico de cualificar los datos, o de estipular alguna hipótesis causal lo suficientemente específica como para que pueda ser contrastada con un experimento controlado o hacer el experimento y cualificar los resultados.

Como siempre indicamos los filósofos de las ciencias, toda hipótesis que no pueda ser contrastada con la experiencia no cuenta como ciencia genuina. Si alguien reclamara que dicha propuesta es científica, entonces se convertiría en pseudocientífica … y eso es de lo que queremos hablar.
.

El glifosato causa  … TODO

El autismo es la fiebre de discusión del momento. ¿Quiere usted alguna manera eficiente de causar interés, intriga y temor? ¡Nada mejor que el tema del autismo! Forma parte de toda una ristra de temores contemporáneos comunes: el autismo, el cáncer, el mal de Párkinson, la enfermedad cilíaca, el Alzheimer, la obesidad, la demencia, la diabetes, etc.

Imagínense mi sorpresa cuando, por primera vez, encontré un estudio que indica que el glifosato es responsable de que mueran las bacterias de los intestinos, aunque también causa …  el autismo, el cáncer, el mal de Párkinson, la enfermedad cilíaca, el Alzheimer, la obesidad, la demencia, la diabetes … en otras palabras … ¡TODO! O al menos “todo” lo involucrado con el metabolismo (¿demencia, depresión?).

Samsel, A. & Seneff, S. (2013). Glyphosate’s Suppression of Cytochrome P450 Enzymes and Amino Acid Biosynthesis by the Gut Microbiome: Pathways to Modern Diseases. Entropy, 15, 1416-1463. doi:10.3390/e15041416

En el abstracto de este artículo, afirma:

Here, we show how interference with CYP enzymes acts synergistically with disruption of the biosynthesis of aromatic amino acids by gut bacteria, as well as impairment in serum sulfate transport. Consequences are most of the diseases and conditions associated with a Western diet, which include gastrointestinal disorders, obesity, diabetes, heart disease, depression, autism, infertility, cancer and Alzheimer’s disease.

Si esto es verdad, debería considerarse un trabajo fantástico. En otras palabras, cualquier cosa que tenga que ver con problemas metabólicos.
.

¿Quiénes son los autores?

De Anthony Samsel no he podido obtener mucho, excepto que es un “consultor de ciencias” retirado que se especializa en productos agrícolas. Sin embargo, parece que la gran estrella responsable de esta joya es Stephanie Seneff (quien es la que más ha dado la cara en cuanto a este artículo académico). Hay que aclarar que Seneff no es una experta en biología ni en ninguna de sus ramas (medicina, toxicología, biotecnología, bioingeniería, genética, etc.), sino que es profesional de ciencias de computación. La razón de por qué ella ha sido la figura más saliente en todo este suceso es que ella es científica de computación del Massachusets Institute of Technology (MIT). El nombre MIT tiende a dar prestigio a la persona que lo usa.

Vale la pena indicar que Seneff tiene un historial bastante cuestionable en lo que respecta a las ciencias, ya que hizo un estudio de igual “calidad” que este en torno a las vacunas y el autismo.

.
¿Cuál es la evidencia?

Hay tres propósitos del trabajo:

  1. Mostrar cómo el glifosato inhibe las encimas CYP y el proceso metabólico en el que participan. Se extiende bastante discusión técnica al respecto, en la que (por alguna razón) discute el decrecimiento de las abejas a nivel mundial (pp. 1425-1427). El problema con esta aserción (traída por los pelos) es que no hay estudio alguno que muestre que dicho descenso se deba al glifosato. En experimentos hechos con abejas, se pueden rociar hierbas adyacentes (hasta tres veces más de lo normal)  y entrar en contacto con este sin efecto alguno (véase a Burgett y Fisher, 1990)). Además, el descenso poblacional de las abejas tiene un historial complejo. El descenso dramático de la población de las abejas más reciente partió del 2004 o 2005, no del 1996 (como alega el estudio), por ende, no hay correlación alguna entre el colapso de las colonias de abejas y la adopción del glifosato.
    .
  2. La inhibición de las encimas CYP, afecta las bacterias en nuestros intestinos que cumplen un rol en nuestro proceso metabólico.
    .
  3. La evidencia de ello es la cantidad de síntomas creados por esta falta de metabolismo … y de ahí la ristra de síntomas.

.

La reacción de la comunidad científica

Cuando se publicó este artículo, causó sensación cuando Reuters le hizo publicidad. Las críticas de la comunidad científica y de periodistas de las ciencias no se hicieron esperar. Keith Kloor (reportero de ciencias para Discover) mostró las siguientes reacciones en su artículo al respecto:

Reacción de Kevin Folta

El agrónomo Andrew Kniss, de la Universidad de Wyoming, cuestionaba por qué todo el mundo le llamaba “estudio” al artículo en discusión, si era totalmente carente de datos. Es más, decía que tenía el mismo grado de credibilidad del creacionismo.

Hubo una enorme sospecha de su alegato: ¡qué casualidad que todos los temores contemporáneos que prevalecen en la mente del público son “causados” por la sustancia más asociada a Monsanto, la compañía más irracionalmente odiada del mundo!

Una de las primeras personas en reaccionar fue Tamar Haspel, una periodista y bloguista de la sección verde del Huffington Post (no es exatcamente amiga de Monsanto), autora de una columna cuyo título es bien elocuente: Condemning Monsanto with Bad Science is Dumb. Entre las cosas que resalta es un nuevo neologismo inventado por Samsel y Seneff: entropía exógeno-semiótica. Si no logran encontrar el significado de la palabra en la literatura científica, no se preocupen. El término no existe en la ciencia. Sin embargo, esta es su definición: la interrupción de la homeostasis por toxinas ambientales (pág. 1416).

Según Haspel, el alegato de que el glifosato inhibe la encima CYP se basa en dos estudios que no están relacionados para nada con este tipo de encima (véase los dos estudios aquí y aquí). Nótese que ambos estudios involucran a G. Séralini (cuyo experimento ya hemos discutido). Ambos estudios son especulativos (solo hablan de la “potencial” toxicidad del glifosato en el caso del sistema endocrino y en cuanto a las células de la placenta). No hay evidencia alguna de este tipo de toxicidad con el glifosato. Para un estudio más completo y claro al público en cuanto a la toxicidad del glifosato, véase esta exposición.

Peor todavía, el estudio de Samsel y Seneff solo alude a otros estudios para establecer una correlación con cada enfermedad que atemoriza al público en general, pero sin establecer causación. En palabras de Harper:

The evidence for these mechanisms, and their impact on human health, is all but nonexistent.

No hay ningún experimento que demuestre que el glifosato realmente esté vinculado causalmente a cada uno de los males enumerados por Samsel y Seneff. Haspel menciona que ninguno de los estudios para formular su hipótesis de la inhibición de CYP es realmente específica a esa encima. Sin embargo, sí hay estudios que vinculan a 18 toxinas (ninguna de ellas glifosato) que sí inhiben la encima CYP.

Creo que las palabras de Haspel al final de su artículo son muy elocuentes:

There’s real danger in bad science like this. Industrial agriculture has created a lot of environmental problems. We have to find ways to reform our food system, but shoddy research only helps Monsanto. If we base our objections on papers like this one, we won’t — and we shouldn’t — be taken seriously.

.

Si no es el glifosato … ¿qué causa estas enfermedades?

Creo que la obesidad es causada por gente que come mucha grasa y azúcar y no salen a caminar o hacer ejercicio.

Creo que la diabetes se debe al consumo excesivo de dulces y bebidas azucaradas y falta de cuidado corporal.

Y así podemos ir una por una de las enfermedades para ver cuál es el vínculo causal de cada enfermedad.  Sin embargo, hay unas que son más fáciles de identificar que en otras.

Por ejemplo, las causas del autismo son complejas. Ciertos experimentos de gemelos separados al punto de nacer parecen sugerir que el autismo puede ser de origen genético (aunque hacen falta algunos estudios al respecto, véase también este estudio). Puede también deberse a la interacción entre predisposiciones genéticas y ambientales (aun desde el útero). La búsqueda del gen, o conjunto de genes, o el conjunto de genes con los factores ambientales, continúa en una madeja de modelos complejos que esperamos que nos lleven de alguna manera a solucionar este enigma.

Sin embargo, lo que sí le preocupa a muchos es el notable aumento vertiginoso del autismo alrededor del mundo. ¿Se debe al glifosato? ¿Las vacunas? ¿El WiFi? Lo más probable es que no.

Parece mentira, pero la realidad es que el aumento drástico del autismo a nivel mundial es por … las estadísticas. Este fue el resultado de una investigación extensa en torno a este tema que se publicada este mismo año. Aunque el estudio se circunscribe a Dinamarca, documenta, evalúa y cualifica el aumento de los casos de autismo en ese país (más de 670,000) desde 1991 al 2011. Aparentemente, el 60 % del aumento de los casos reportados como autismo se debe sencillamente a que se ha redefinido el término “autismo” por la comunidad científica para incluir gradualmente a una población que previamente no se diagnosticaba como autista. Esa ha sido la opinión de varios expertos que han estudiado el fenómeno. Este artículo sobre el autismo en Dinamarca solo confirma la sospecha.

¡Eso es todo! El aparente aumento se debe a dos cosas: el aumento de la población a nivel mundial y al cambio de definición de “autismo” en la comunidad científica.

Ante tanta crítica en torno a la incompetencia del artículo de Samsel y Seneff viene la próxima pregunta: ¿cuál revista académica arbitrada permitió que se publicara?
.

La revista académica desprestigiada …

Como hemos visto ya, la inmensa mayoría de estos los científicos que usualmente publican estos temas antiOGM y antitransgénicos tienen la malísima suerte de que sus estudios son tretractados por incompetencia, son publicados por revistas fraudulentas, o no arbitradas, o no publicada por gente de especialidad en el tema. Este es uno de esos casos … ¡otra vez! …

Seneff quiso publicar sus estudios antivacunas y antiglifosato en la revista Entropy. Esta es una revista “académica” de libre acceso en torno a física.  Repito, la revista se fundó con el objetivo de hacer accesible artículos de física … no biología, ni toxicología ni medicina. ¿Qué hacen dos artículos de toxicología publicados en una revista de física? Sencillamente porque esta revista no es arbitrada (o al menos hace un “aguaje” de que es arbitrada). Ninguna revista arbitrada de física dejaría publicar artículos en medicina o toxicología, no importa cuan buenos sean, porque no son su área de especialidad.

Eventos como este ocurren frecuentemente en Entropy, hasta el punto que esta revista está desprestigiada ante los ojos de la comunidad científica.

El investigador británico Ariel Poliandri utilizó este artículo académico de Samsel y Seneff como un claro ejemplo de cómo identificar revistas fatulas o fraudulentas.

.

ADDENDUM: En torno al glifosato y al cáncer

Mientras estaba investigando, encontré un reportaje de El País en torno a la toxicidad del glifosato y su vínculo al cáncer. De acuerdo con El País, hubo un estudio hecho por profesores de Medicina de la Universidad de Córdoba, España, donde encontraron un vínculo fuerte entre estas dos variables.

Desgraciadamente, las noticias más sensacionalistas salen primero, pero fallan en publicar o darle mayor notoriedad a las que las desmienten. Por ejemplo, he aquí una declaración de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad de Córdoba (gracias a J. M. Mulet).

CDLyotkWMAAr6J7(denle click a la imagen)

Así que no hay manera de sustentar este vínculo entre el glifosato y el cáncer con base en ese estudio.

 

Referencias

Burgett, M. and Fisher, G. (1990). A review of the Belizean honey bee industry: Final report prepared at the request of The Belize Honey Producers Federation. Corvallis, Oregon: Department of Entomology, Oregon State University.

Tagged with:
 

Partes de la serie: 1, 2, 3a, 3b, 4a, 4b, inter., 4c

Recientemente, me he dado cuenta que hay una noticia que ha estado circulando mucho en las redes sociales, especialmente en el mundo hispánico y es esta:

sri_diario

Esta noticia se titula: “Sin transgénicos. Agricultores en la India obtienen récord mundial de cosechas“. De acuerdo con el escrito, existe una nueva metodología de siembra que no requiere el uso de transgénicos ni la agricultura convencional con químicos, pesticidas o herbicidas.

Este nuevo método se conoce como SRI (siglas en inglés de System of Rice Intensification) y que tiene como aliado importante a la Universidad de Cornell. El SRI fue inicialmente una contribución de un sacerdote jesuita Henri de Laulanié en Madagascar y que fue recientemente adoptada en la India inicialmente para la producción de arroz. De acuerdo con el artículo del Diario ecológico, el método SRI se basa estrictamente en abono orgánico, lo que lleva al “respeto a la naturaleza”. Este método aparentemente ha logrado rebasar los límites de producción agrícola frente a las alternativas convencionales agrícolas por mucho.

Lamentablemente, el Diario ecológico parece no haber hecho su asignación, o recibió una noticia mal transmitida o intentó ocultar la verdadera información al respecto. Uno de los comentaristas del Diario ecológico mencionó el artículo de donde se recogió esta noticia.

M. C. Diwakar, A. Kumar, A. Verma y N. Uphoff. (2012, June ). Report on the World Record: SRI Yields in Kharif Season 2011 in Nelanda District, Bihar State, India. Agriculture Today, 54-56.

En dicho artículo se dice bien claramente lo siguiente (resaltaré lo importante de la cita):

Sumant Kumar planted the Bayer hybrid variety [Arize]-6444, while the other four farmers used Syngenta’s hybrid 6302. These are medium duration varieties with usual crop cycle of about 150 days, but in this season, Sumant’s SRI crop reached in 142 days. Upland nurseries of 100 m² were established, with a seed rate of 5 kg/ha for the SRI nursery compared with the usual rate of 35-40 kg/ha. Both the SRI and the regular nursery were sown on June 20, 2011, with the seeds for both nurseries were treated with Carbendazim (2 g/kg) for protection against seedborne diseases.

Both the SRI and the normal-practice fields received the same amounts of inorganic fertilizer, added as basal doses the day before transplanting … During the season, some N[itrogen] was applied as urea, at a rate of just 40kg/ha, in split doses on July 18 and August 22, a relatively low rate of N supplementation.

Y para mantener nuestra discusión honesta y ser justos con nuestra crítica, el artículo también dice esto:

The main weed problem for these farmers were broad-leaved weeds, and in the regular field a herbicide (2, 4-D) was sprayed to control these, applied at a rate of 1.5 liters/ha. In Sumant Kumar’s SRI field, there was no chemical weed control –only soil-aerating conoweedings done at 13 days and 26 days after transplanting. No chemical crop protection measures were taken as no insect pests or diseases or rodents were observed in either the SRI or regular fields.

Ahora bien, ya establecido lo que el artículo dice, podemos ver que se en la siembra se utilizaron arroz híbrido de Bayer y Syngenta, dos compañías que activamente trabajan con transgénicos. Estos híbridos son patentados por estas compañías y su objetivo es el de la mayor producción de arroz (véase el artículo de Bayer y el pequeño comentario de Syngenta sobre su híbrido).

En cuanto a los fertilizantes, el uso del nitrógeno en forma de químico (tan repudiado por la comunidad a favor de la comida orgánica) es notable. De hecho, como muy bien establece la misma página de internet del proyecto SRI:

The majority of farmers complement the organic matter amendment with chemical fertilizers, most often urea, in order to achieve a balanced fertilization of the crop.

Según el artículo, no hubo necesidad de pesticidas debido a que ninguna de las plantaciones fue atacada por ratas o insectos. ¿Qué hubiera ocurrido si eso hubiera pasado?

En cuanto a los hongos, se utilizó el fungicida Carbendazim, un fungicida artificial, que es altamente tóxico y que causa infertilidad en los animales y, en algunos casos, destruye sus testículos (ver este estudio). Se ha visto también como muy dañino para la salud humana (véase este estudio de la Organización Mundial de la Salud y este otro estudio británico). Es catalogado por Friends of the Earth como uno de los pesticidas “filthy four”.

Finalmente, no se está claro que este método realmente funcione en todas partes del mundo. En la agricultura hay gran variedad en cuanto al clima, la disponibilidad de agua, la disponibilidad de fertilizantes, la calidad del suelo, el tipo de suelo, entre otros factores (véase esta crítica). Hay también dudas en cuanto a la contabilidad de la cantidad de arroz (y otros productos) generados mediante el método, principalmente por la imprecisión en muchos de los datos (véase este artículo y este).

Si el SRI resulta ser bueno o no está bajo debate. Suponiendo que lo fuera para aumentar exponencialmente la producción agrícola es de notar que esto parece más bien una mezcla de agricultura orgánica con tradicional (incluyendo a veces químicos altamente nocivos como el Carbendazim).

El método SRI no es orgánico. Todavía no usa transgénicos (al menos según el artículo original), pero los agricultores no tuvieron reparo alguno en usar semillas creadas por Bayer y Syngenta para una mejor producción. Mañana podrían encontrar semillas transgénicas de alta productividad para estos agricultores y podrían usarlas.

Mi punto: Una vez más, no me opongo en lo absoluto a los alimentos orgánicos. El que quiera comer orgánico, que lo haga. Pero, por favor, dejen de circular esta “noticia” del SRI como agricultura alternativa a la convencional y como no transgénica que no usa tóxicos ni químicos. En el mejor de los casos es una noticia falsa y en el peor de los casos,  fraudulenta.

Tagged with:
 

Cordialmente dedicado a todos los que
decidieron marchar hoy contra Monsanto.

Partes de la serie: 1, 2, 3a, 3b, 4a, 4b e inter.

Nota preliminar: Si lo que les interesa es toda la discusión sobre el glifosato, pueden saltar la primera sección.

Cuando la gente no entiende el mundo de las toxinas y le hacen caso a revistas fraudulentas …

La ventaja de presentar la discusión de las toxinas desde un punto de vista evolutivo es que pone en perspectiva muchos aspectos que no se están discutiendo con el tema de los pesticidas, herbicidas y los transgénicos en general. También revela los miles de problemas que podemos ver con su comprensión por parte de mucha gente del público. Por ejemplo, ¿se acuerdan del enlace que discutí en el artículo pasado en torno al Bt y su uso por los agricultores orgánicos? Podemos ver muy claramente la confusión de la autora del artículo: por un lado recomienda el Bt como un pesticida eficiente a usarse en la comida, pero, por otro lado, dice que su consumo en los transgénicos (e.g. maíz Bt) es peligroso … no explica por qué, solamente asume de manera bien vaga que la lluvia u otros factores “limpiarán” el Bt rociado de los vegetales, pero no de los transgénicos. No menciona nada de la posibilidad de que el Bt rociado llegue con el producto al consumidor.

La histeria contra el Bt por parte de los que favorecen alimentos orgánicos no se comprende a ningún nivel. Sin embargo, a pesar de su uso amplio por la agricultura orgánica, se ha denunciado el uso de transgénicos con Bt debido a este estudio:

Mezommo, B.P., Miranda-Vilela, A. L., Barbosa, L. C., Albernaz, V. L., Grisolia, C. K. Hematotoxicity and genotoxicity evaluations in Swiss mice intraperitoneally exposed to Bacillus thuringiensis (var kurstaki) spore crystals genetically modified to express individually Cry1Aa, Cry1Ab, Cry1Ac, or Cry2Aa. Food and Chemical Toxicology, 12 nov. 2012. doi:10.1016/j.fct.2012.10.032. (Para propósitos de acceso al estudio utilizaré la versión de libre acceso de la que hablaré más tarde).

Aquí se usó un tipo de Bt que está creado explícitamente para atacar a ciertos insectos sin que haga daño a otros tipos de insectos (como por ejemplo las abejas o las mariposas) ni a las aves ni mamíferos. Según este estudio, esta variante del pesticida Bt enfermaba a ratones suizos utilizados en un experimento de laboratorio, especialmente una serie de desórdenes en células de la sangre (leucemia). Sin embargo, la falla del experimento radicaba en que no investigaba el Bt en ratones en cuanto a la dosis que generalmente se encuentra en el ámbito agrícola, sino más bien se les dio a ellos un exceso de Bt (que no se encuentra en el ámbito agrícola). Se les dio a tres pares de ratones (tres machos y tres hembras) unas dosis de 27, 136 y 270 mg/kg correspondientemente. Según estos científicos, en los seis casos se mostraron efectos negativos.

Como podrán sospechar, la muestra de ratones es demasiado pequeña, lo que constituye el primer problema con el experimento. En segundo lugar, los resultados de este estudio explícitamente contradicen cientos de estudios que se han llevado a cabo en torno al Bt y sus variantes. Myles Power, el famoso escéptico británico, utiliza como ejemplo este estudio de la Environmental Protection Agency en 1995, en que se le dio a ratones cerca de 3,289 mg/kg a uno de ellos en una sola dosis, sin efecto adverso alguno. Según Power, imagínense a un hombre de 84 kg comerse 276.3 gramos de esta toxina sin problema alguno (pág. 5). Esto se debe a que este tipo de Bt no solo es inofensivo para los mamíferos en general, sino que está dirigido solamente a un pequeño grupo de insectos.

Finalmente, aunque los científicos que hicieron este experimento alegan que hubo un efecto adverso en el Bt en los ratones, sus propias gráficas muestran claramente coincidencia estadística (la curvatura U de la que hablan en la pág. 7), no un claro vínculo entre el Bt y las enfermedades de los ratones.

Por estos serios defectos y otras razones, la revista Food and Chemical Toxicology retractó ese artículo. Sin embargo, más adelante se publicó en la revista Journal of Hematology & Thromboembolic Diseases, bajo una licencia de Creative Commons para su libre acceso. Esto parecería ser algo bueno. Personalmente fomento la diseminación de obras y artículos profesionales bajo licencias libres. Sin embargo, el entusiasmo de una persona debe desvanecerse cuando se fija en la parte de abajo de la página donde se ve este logo.

OMICS International
¿Quiénes son OMICS International? Los creadores de esta revista de acceso abierto, pero también tienen un poco de mala fama. Wikipedia los describe de la siguiente manera (presento aquí la información más interesante para mí):

Academics and the United States government have questioned the validity of peer review by OMICS journals, the appropriateness of author fees and marketing, and the apparent advertising of the names of scientists as journal editors or conference speakers without their knowledge or permission. As a result, the U.S. National Institutes of Health does not accept OMICS publications for listing in PubMed Central and sent a cease-and-desist letter to OMICS in 2013, demanding that OMICS discontinue false claims of affiliation with U.S. government entities or employees. OMICS has responded to criticisms by avowing a commitment to open access publishing and threatening a prominent critic with a US$1 billion lawsuit. … As of 2012, OMICS Group had more than 200 journal titles, about 60% of which had no content. …

It was also suggested that OMICS provides lists of scientists as journal editors to create the impression of familiarity or scientific legitimacy, even though these are editors in name only and are not involved in the review or editing process. An editor-in-chief who was contacted by Science stated that he had never handled any papers; in an interview with The Hindu, another said he had not been informed of his purported editorship. The company has been slow to remove the names of editorial board members who requested to terminate their relationship with OMICS activities. Some observers have described the publisher as “predatory”, insofar as authors who have submitted papers have been sent invoices after their manuscripts were accepted for publication despite the lack of a robust peer review process. Charges may be as high as US$3,600. One author received an invoice for US$2700 after her paper was accepted; this fee was not mentioned in the email message OMICS sent her to solicit a submission.

Other criticisms of OMICS include the publication of pseudoscientific articles, deceptive marketing practices, targeting of young investigators or those in lower income regions, and the advertising of academic or government scientists as speakers or organizers for OMICS conferences without their agreement. In 2012, an OMICS journal rejected a paper after the reviewer noticed it was plagiarised from a paper he had previously co-authored; another OMICS journal published the same paper later that year. The paper was removed from OMICS’ website in 2014.

¡Ay Dios mío! ¡A la verdad que los antiOGMs y antitransgénicos tienen TANTA mala suerte buscando algo legítimo que soporte sus puntos de vista! (Vean los artículos anteriores de nuestra serie).
.
El glifosato … the mouse that roared

Esto es más lamentable, aun cuando uno está perfectamente consciente de que estos temas despiertan mucha pasión hasta el punto de no verificar la información. Por ejemplo, se ha afirmado que el glifosato ha causado malformaciones en cerdos poco tiempo después de nacidos y que se mostraba una alta contaminación de glifosato por todo su cuerpo. Esas conclusiones aparecen en este estudio:

Krüger, M., Schrödl, W., Pedersen, I. y Shehata, A. A. (2014). Detection of Glyphosate in Malformed Piglets. Environmental & Analytical Toxicology, 4: 230. doi:10.4172/2161-0525.1000230.

Sin embargo, cuando investigamos cuál revista es Environmental & Analytical Toxicology, vemos que aparecen de nuevo nuestros queridos “amigos” de OMICS (vean la parte de abajo de su página aquí), la publicadora experta en fraudes. Lo que me encanta de este estudio es que vuelve a repetir la tendencia de los pésimos estudios que hemos visto de Séralini y Carman, de poner fotos para impresionar al público y prácticamente no hacer experimento controlado alguno.  Este artículo ha sido desmontado en su totalidad públicamente por el biólogo Kevin Folta.

¡No me malinterpreten! Parece que un laboratorio que hacía pruebas para la compañía Monsanto, intentó falsificar datos en torno a los efectos tóxicos del glifosato. Así que podría argumentarse que hay falsificación de parte del mismo Monsanto o de algunos de sus asociados. Sin embargo, como se desprende del mismo documento, la misma EPA se aseguró de que los datos de Monsanto estuvieran al día y fueran fidedignos.

Hay muchos que argumentan que no se han hecho suficientes datos en cuanto al glifosato y que deberían hacerse experimentos serios al respecto. ¡¿De verdad?! No es que no quiera que haya más experimentos para comprobar toxicidad (siempre harán falta), pero creo que la gente que dice eso no se ha dado cuenta de ya se han hecho cerca de dos mil experimentos con glifosato, especialmente en lo que concierne a su toxicidad.

Aun cuando se alegue que Monsanto “sabía” que el glifosato era un “posible cancerígeno”, no se puede estirar mucho el chicle de la hipótesis conspiratoria, de cómo Monsanto ocultó la información al respecto. A fin de cuentas, una vez el RoundUp estuvo disponible en la calle para uso de todos, NADA impidió a los científicos de todas partes del mundo llevar a cabo experimentos en torno al glifosato para conocer sus posibles consecuencias. Ningún científico (especialmente los independiente) se hallaba impedido de examinar distintos ángulos de toxicidad: si era carcenígeno, las dosis que podrían impactar el cuerpo humano, etc.

Hoy día se sabe a saciedad (aunque no de manera completa) las consecuencias del glifosato gracias a los científicos corporativos, los laboratorios del gobierno y los científicos independientes. Tanto los científicos que trabajan para distintos gobiernos del mundo y los científicos independientes en general han llegado a las siguientes conclusiones en cuanto al glifosato:

  • Para todos los efectos, el consumo actual de glifosato vía los alimentos rociados con este no representa ningún riesgo para la salud humana. Los científicos de la Unión Europea coinciden con esta conclusión.
    .
  • El glifosato no es una toxina muy potente para los seres humanos. De hecho, la cafeína es mucho más potente como toxina que el glifosato. Algunos de los incidentes del daño de glifosato a humano tienen que ver con intentos de suicidio mediante el consumo de RoundUp. Aunque algunas de estas personas murieron, la mayoría solamente tuvo síntomas leves.
    .
  • La inmensa mayoría de los daños al ser humano que se han reportado por el uso del glifosato son leves: irritación de los ojos, quemas leves en la piel, e irritación de piel o de garganta. Esto usualmente ocurría con personas que no tomaban las debidas precauciones con el RoundUp o fueron víctimas de administración irresponsable de RoundUp.
    .
  • Hubo muchos estudios importantes en torno al glifosato han mostrado que no es carcinógeno, para ahorrar espacio, solo mencionaremos tres de los considerados más importantes:
    .

    • Primer estudio: Publicado en agosto del 2012, titulado “Safety Evaluation and Risk Assessment of the Herbicide Roundup and Its Active Ingredient, Glyphosate, for Humans”, publicado en Regulatory Toxicology and Pharmacology.  El estudio concluye de la siguiente manera: “It was concluded that, under present and expected conditions of use, Roundup herbicide does not pose a health risk to humans.” (Abstract)
      .
    • Segundo estudio: Publicado en 1993, señala que el glifosato parece no tener la estructura química semejante a la de otras sustancias que sabemos que son cancerígenas.
      .
    • Tercer estudio: Publicado en el 2013, tal vez el estudio más comprehensivo que se ha hecho del glifosato utilizando artículos arbitrados a nivel mundial llevado a cabo por la Bundesinstitut für Risikobewertung (BfR), en Alemania. El que no quiera leer el informe larguísimo y que requiere registro, léase más bien este documento que explica todo el asunto en “arroz y habichuelas” como diríamos los boricuas. Finalmente, en diciembre del 2014, la BfR publicó una revisión de su informe, afirmando categóricamente, con mucho mayor respaldo empírico, que el glifosato no era cancerígeno.

Sin embargo, ha salido a relucir un nuevo reporte este mismo año, el informe de la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC por sus siglas en inglés), una rama de la Organización Mundial de la Salud (OMG). Este es un informe muy corto y que determina que el glifosato puede ser catalogado “2A”.  Esto se ha tomado en los medios a nivel mundial como una certeza absoluta de que el glifosato es carcenígeno.  En realidad, lo que intentaron decir los científicos del IARC era algo un poco más complejo.

En primer lugar, tenemos que entender que la IARC no hace ninguna investigación ni experimento original para determinar si una sustancia da cáncer o no. Lo que sí hace es reseñar los estudios ya disponibles al respecto y catalogar la sustancia en cuestión de acuerdo a su sistema de gradación. Veamos dicho sistema detenidamente:

  • Grupo 1: Carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 2A: Probablemente carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 2B: Posiblemente carcinógeno para los humanos.
  • Grupo 3: No se puede clasificar adecuadamente
  • Grupo 4: Probablemente no carcinógeno para los humanos

En otras palabras, el glifosato no ha sido identificado categóricamente como carcinógeno (Grupo 1). La razón por la que la IARC determinó el grado “2A” se debe a que algunos estudios parecen indicar evidencia muy limitada de que el glifosato se haya correlacionado al linforma no hodkiano, aunque este vínculo todavía no se ha demostrado. También afirma que hay evidencia “convincente” de que el glifosato genera cáncer en los animales (este punto lo discutiremos más tarde). También el informe aclara que este riesgo de cáncer se limitaría solamente a la práctica agrícola (acumulado por años y sin las debidas protecciones), no al consumo o exposición ocasional.

Sin embargo, hay dos cosas sospechosas de este estudio. Primero, por alguna razón no incluyó el estudio comprensivo del BfR (el de diciembre del 2014), por lo que no debemos sorprendernos de que esta institución fue la primera en reaccionar ante la publicación del informe del IARC. Segundo, y lo que parece más sospechoso todavía, es que aparentemente la IARC tuvo en cuenta el experimento de Séralini como válido como “evidencia convincente” de que el glifosato genera cáncer en los animales. Ya hemos visto lo “fiable” que fue ese experimento, y no falta quien denuncie a la IARC por ello. No nos olvidemos tampoco que en el pasado la IARC ha sido criticada por apoyar conclusiones falsas sin suficiente evidencia. Hay muchos que denuncian a Monsanto por haber solicitado a la IARC a que revisara su conclusión a la luz de la evidencia científica actual. Aunque no soy fanático de Monsanto, si queremos verlo objetivamente, esta compañía tiene toda la razón del mundo.

Finalmente, tenemos que señalar que aun si este vínculo entre el glifosato y el cáncer fuera cierto, tenemos que tener cuidado en dos sentidos:

  1. Aun si fuera cierto que el glifosato causa cáncer en los animales, eso no significa que le daría cáncer a los seres humanos. Ejemplo de ello es el aspartame. Se ha podido mostrar en experimentos controlados de laboratorio que el aspartame genera cáncer en los ratones de laboratorio, pero no en los seres humanos. De hecho, se han hecho experimentos de largo tiempo (hasta veinte años) y transgeneracionales con humanos en relación con el aspartame y el resultado muestra que no es cancerígeno para los humanos. En cuanto a esto coinciden cerca de 100 agencias de regulación en el mundo (véase este estudio y este).
    .
  2. Y aun si fuera cancerígeno, eso no significa que el glifosato deba evitarse a toda costa. Hay sustancias que sabemos que son cancerígenas y que los seres humanos necesitamos para funcionar, por ejemplo, el estrógeno, el beta-caroteno (en calidad de antecesor de la vitamina A), la vitamina D, entre otros. La dosis hace la diferencia (en toxicología se diría: “la dosis hace el veneno”). Una pequeña dosis de beta-caroteno que nuestro organismo convierta en vitamina A es buena. Ahora bien, si tomamos demasiado beta-caroteno, hay un riesgo real de desarrollar cáncer como han mostrado repetidos estudios. De hecho, contrario a lo que sugieren muchos naturistas, un régimen dietético que incluye sustancialmente suplementos vitamínicos puede llevar a facilitar, desarrollar enfermedades como el cáncer y otros o puede llevar a la muerte.
    .
    La dosis que usualmente consumimos de glifosato es realmente una minucia. Hay gente que se alarma porque hay estudios que indican que se ha encontrado glifosato en la orina humana. Sin embargo, este dato confirma que el glifosato no representa una amenaza a la salud humana, ya que no se acumula en el cuerpo humano sino que se expulsa debido a su diminuta cantidad. Hay otros estudios que se han hecho sobre el nivel de glifosato en la sangre y en la orina han encontrado un nivel demasiado alto de glifosato … en personas que se han intoxicado a propósito. Supuestamente, hay un estudio que se ha tomado muestras de orina humana en 18 países del mundo, que ha encontrado un alto contenido de glifosato.  Sin embargo, el dichoso estudio falla en no discutir su metodología en cuanto a la toma de muestras, el método usado para analizar la orina, etc. Además, este estudio no es independiente ya que está subordinado en fondos a Friends of the Earth, una organización en principio antiOGM y antitransgénica.

Pero … ¿y qué hay en torno al glifosato y su relación con el autismo, el Alzheimer, la enfermedad celíaca … y prácticamente todas las enfermedades de la faz de la tierra (o eso casi lo que alegan)? De eso se tratará mi próximo artículo …

… ¡Y realmente no puedo esperar a escribirlo! En fin, se va a tratar de artículos de revistas predadoras tipo OMICS en la que sus autores no hacen experimento alguno (ni controlado ni no controlado) para llegar a estas conclusiones …

¡Hasta entonces!

Tagged with:
 

El comienzo de este artículo parece salirse de todo el problema que está en discusión, sin embargo, manténganse ahí … prometo que llegaremos al tema.
.

La evolución por selección natural y lo que somos

En la Universidad de Puerto Rico en Cayey tengo el honor de enseñarle el curso de ética a mis estudiantes. Sin embargo, soy un profesor de ética bastante inusual.  No hablo solamente de las discusiones normativas y metaéticas predominantes hoy día (la teoría de las virtudes, la deontología y la teleología o consecuencialismo), sino también introduzco una discusión breve, pero medular, de la teoría de la evolución y lo que eso implica en cuanto a la comprensión de los seres humanos, nuestro comportamiento y el manejo individual y colectivo de nuestra naturaleza humana en dirección al beneficio de la humanidad y de nuestro planeta.

La razón de ello creo que puede explicarse mejor nuestra naturaleza humana con esta ilustración.

2QMeKs2

Esta caricatura revela una verdad que a veces se nos pasa por alto cuando pensamos en la evolución. No solo la ilustración nos presenta como resultado de cambios morfológicos de nuestros ancestros hasta hoy día, sino también algo mucho más fundamental: lo que nosotros somos hoy no es sino un cúmulo de resolución de problemas biológicos que enfrentaron nuestros ancestros por millones hasta nuestra especie hoy día. Solo es dentro de estos últimos doscientos mil años (el 0.000044% de la historia de la Tierra) que aparecimos los seres humanos, pensadores del significado de la vida y buscadores de su supervivencia inteligente en el mundo. Todo lo que nosotros somos es un resultado hermoso y a la vez violento de nuestro pasado, algo que no podemos olvidar en nuestra discusión.

Esto no es solamente comprender que descendimos de primates ancestros ni es meramente una búsqueda explicativa de por qué existen fósiles de dinosaurios. La evolución es algo que nos afecta todos los días. ¿No me creen? Cuando le pregunto a mis estudiantes cuántos de ellos sufren de dolor de espalda, especialmente cerca del área del coxis … la mitad levanta la mano. ¿Cuál es el problema? Que los ancestros nuestros, los primates que aprendieron a caminar en tierra usaban lo que llaman en inglés “knuckle walking” (caminar con los nudillos), lo que curvó sus espaldas. Esto lo podemos ver en nuestros primos evolutivos los chimpancés y los gorilas. Después vinieron aquellos ancestros que supieron caminar erguidos, lo que representó un ahorro considerable de energía (nosotros ahorramos un 33% más energía que un chimpancé que camine con sus dos patas). Con esto y la falta de pelo, comenzamos a sudar, lo que nos facilitó nuestra actividad de cacería. Sin embargo, esa enorme ventaja tuvo y tiene un costo. Ese es el hecho de que nuestra columna vertebral esté propensa a problemas de dolor de espalda, a pillarse los nervios, entre otros problemas muy especialmente en el área del coxis.

¿Por qué tenemos bacterias dentro de nuestras células (las mitocondrias)? Según Lynn Margulis, porque en un periodo crítico de contaminación del ambiente con oxígeno, ciertas bacterias entraron en una interacción endosimbiótica que originó las células eucariotas (células con núcleos), convirtiéndose cada bacteria en organelo de dichas células de más alto nivel. En el caso de las plantas, no solo hay mitocondrias, sino que hay también otras células bacterianas como los cloroplastos, que contienen la clorofila y que hace posible el uso de la energía del sol con el que acumula energía, absorben el bióxido de carbono y despide oxígeno. Todos somos resultado de esta organización celular, cada vez más compleja, en lo que somos hoy. Gracias a las plantas, los animales obtenemos energía directa (comiendo de ellas) o indirectamente (cuando comemos otros animales). Otras características de nuestro cuerpo y comportamiento se explican por el hecho de que descendimos de peces (como nos lo revela Neil Shubin).

Como podemos ver, todos los organismos vivos estamos hermanados por el árbol de la vida evolutivo. No quiero sonar como Mufasa, en The Lion King, pero esto revela que formamos parte del círculo de la vida. Por esto y otras cosas más, todos los días vivo agradecido a Dios por la evolución. Es más, tenemos todo el relato épico del universo en cada molécula de nuestro cuerpo y lo compartimos con los demás organismos en nuestro planeta. ¡¿No es eso fascinante?!
.

La violencia del proceso evolutivo

Aun con todo lo hermoso y fascinante que es el proceso de creación de vida por el gran relojero ciego, el Universo, y la magia involucrada en ello, no debemos olvidarnos que el proceso evolutivo es brutal. La mayoría de los procesos evolutivos involucraban toda serie de organismos que eran totalmente amorales: ni las bacterias, ni los protistas, ni los hongos, ni las plantas ni la inmensa mayoría de los animales tienen los mismos valores morales que nosotros. La lucha por la vida es usualmente atroz entre todos ellos. La historia de la naturaleza no es una historia pacífica, estable o tranquila. Debido a ello y dados los cambios ambientales y alimenticios, por vía de selección natural, las plantas, los hongos y los microbios en general desarrollaron diversos mecanismos de defensa. Por otro lado, desde nuestros ancestros hasta nosotros, por selección natural, también desarrollamos mecanismos de defensa contra esos mismos mecanismos de defensa, para poder sobrevivir al ingerir plantas u otros animales.
.

Toxinas: resultado de un proceso violento de selección natural

¡Y ahí está uno de los grandes problemas con el movimiento antitransgénico (y con el movimiento pronaturista y proorgánico en general)! Desde los años sesenta hubo un incremento notable de preocupación por la cantidad de pesticidas y herbicidas sintéticos se echaban en los alimentos (especialmente después del invento del DDT). Sin embargo, hubo un artículo publicado en PNAS que no se reportó mucho, pero que cuantificaba la cantidad de toxinas que consumimos en nuestros alimentos todos los días. Se mencionaron toxinas que causaban muertes a animales, a seres humanos, algunas de ellas cancerígenas. Sin embargo, lo distintivo de este artículo era la noticia de que cerca del 99.99% de las toxinas ya provienen de nuestros alimentos sin intervención humana, todas ellas eran naturales. ¿Por qué tantas toxinas en las plantas? Contestación: porque por vía de evolución por selección natural, por la lucha por la vida, ellas desarrollaron ese mecanismo de defensa contra insectos, hongos u otras plantas. Tengamos en cuenta que esto es solo los alimentos que nosotros consumimos, y ninguno de ellos está en su estado “natural” (ni los guineos, ni el trigo, ni el maíz, ni las papas, ni el arroz, ni las habichuelas, ni la calabaza ni la sandía … etc.) Todos ellos fueron genéticamente modificados por nosotros vía selección artificial por miles de años. Nosotros coevolucionamos con nuestro alimento (vegetal y animal). Las toxinas en esos alimentos son legado de sus ancestros en su estado natural. Al coevolucionar con estas toxinas, por selección natural, sobrevivieron aquellos humanos (o ancestros nuestros) que tenían la capacidad de resistirlas. Sin embargo, resistían la dosis provista por ese alimento, cualquier dosis mayor y el resultado hubiera sido letal para quien fuera.

A veces, mucha gente expresa que favorece un sistema donde no haya toxinas de ningún tipo. Eso sería lo ideal, pero no caigamos en lo que Francisco Catalá Oliveras denomina el Síndrome de Funes y pensar  en un mundo “perfecto” donde no haya toxinas en ningún nivel. No hay manera alguna de hacerlo sin que como resultado se cree una plaga de insectos, hongos y malas hierbas que también buscan alimento y buscan sobrevivir donde les sea conveniente.

Ahora bien, como animales inteligentes, sí podemos remediar bastante esta situación. ¿Y cómo se remedia el problema de toxinas o sustancias cancerígenas naturales en nuestro alimentos? Como animales inteligentes, los seres humanos tenemos los mecanismos y la tecnología para ello. Por ejemplo, la Food and Drug Administration (FDA) acaba de aprobar una papa OMG (no es papa transgénica) producida por la compañía Simplot, ¡y enhorabuena! (No … no fue producida por el hijo del diablo, Monsanto 😛 …. ). El problema con las papas “naturales” (¿podemos llamarlas “naturales” si nosotros las hemos modificado por selección artificial por miles de años?) es que cuando se fríen por demasiado tiempo, ellas producen acrilamida, una sustancia neurotoxina que se ha podido mostrar en laboratorio que crea más alta incidencia de cáncer en los ratones. De hecho, para desgracia mía, se ha podido detectar acrilamida en mi sustancia favorita (y la de muchos boricuas) … el café (véase aquí el estudio original). Si es una amenaza para los ratones, ¿es una amenaza para los seres humanos? Por ahora, nadie sabe y hasta ahora no se ha podido enlazar la acrilamida al cáncer en humanos (véase esta declaración de la Sociedad Americana del Cáncer,  la Organización Mundial de la Salud (OMS) está creando la infraestructura para investigar esta sustancia, y otras agencias a nivel mundial están pendientes).

Aunque hay muchos estudios qué hacer en estos días al respecto, el consejo de la FDA por ahora es evitar la acrilamida lo más posible. Ahí, Simplot (que no es compañía de mi simpatía) utilizó una tecnología para silenciar uno de los genes que es el que es el que lleva a la papa a producir acrilamida. Aquí, un comediante de The Daily Show entrevista al geneticista molecular Walter DeJong quien explica la tecnología. (Por cierto, ¿se acuerdan de que hablamos de Jeffrey Smith, del llamado “Institute for Responsible Technology” y que no es científico? Véanlo admitirlo en el vídeo.)

Desde cualquier perspectiva que se pueda ver este asunto, esta nueva papa sería netamente beneficiosa para el público. Sin embargo, la campaña irracional contra los OMGs ha hecho que varias compañías decidan no utilizar ninguna de estas papas genéticamente modificadas. Aparentemente, para algunos, es mejor consumir un carcinógeno natural que consumir una papa modificada artificialmente para que no dé cáncer. ~Rostro de confusión~ ¡La vida te da sorpresas!

Ahora bien, yo acostumbro ir a Starbucks. Me encantaría que alguien elaborara un café que no tenga el potencial de formar acrilamida para estar más tranquilo cuando tome café.  Sin embargo, lo que yo no le perdonaría a ninguna compañía es si preparara café sin mi pesticida favorito … la cafeína. Una dosis de café con ese pesticida me hace funcionar el resto del día. ¡¿Qué sería de mi mundo y el de muchos puertorriqueños sin ese pesticida?!
.

El problema de los herbicidas y pesticidas en el mundo orgánico

Desde mucho antes de la Revolución Verde se ha planteado el problema de la utilización de pesticidas y herbicidas en la agricultura. Esto no es exclusivamente en el área de la agricultura convencional, sino también la orgánica. La mayoría de los alimentos cultivados, sean orgánicos o no, padecen exactamente del mismo problema: cuando se empieza a ampliar el terreno significativamente, no importa cuantas medidas externas se utilicen para proteger las plantaciones, siempre serán víctimas de malezas, hongos, bacterias, virus e insectos. ¡Es parte del sistema evolutivo natural que discutimos! Por eso, desde que la agricultura es agricultura, siempre se han usado herbicidas, fungicidas y pesticidas (y todo lo que termine en -idas).

Muchos cambian a una dieta orgánica con el propósito de evitar este tipo de sustancias. Sin embargo, la dieta orgánica también implica el consumo de este tipo de sustancias, excepto que son las producidas por la naturaleza, aunque sean bastante dañinas, y, en ocasiones, algunas producidas sintéticamente (las que la USDA determine que son consistentes con su definición de “orgánicos”). De hecho, algunos agricultores de alimentos orgánicos quieren incluir más herbicidas y pesticidas sintéticos bajo la definición de la USDA, muy a pesar de los alegatos infundados de Consumer Reports (vean la lista).

Por años se solía echar pyrethrin sobre árboles frutales y se sabe que puede ser tóxico a los humanos bajo ciertas circunstancias, aunque vale la pena señalar que es uno de los pesticidas menos dañinos en el mercado. La rotenona, una conocida neurotoxina, también es utilizada en varios cultivos orgánicos, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) la ha clasificado como “moderadamente peligrosa”. El Bt (un pesticida producido naturalmente por bacterias) también es altamente popular entre los cultivos orgánicos, muy a pesar de las oposiciones de los antiOGM a los productos transgénicos maíz Bt y al algodón Bt que son más inofensivos que, por ejemplo, lo que hacen muchos agricultores orgánicos, como rociarles Bt cinco o seis veces a la planta naciente aunque afecte la calidad del suelo y su salud. Si no me creen que esta es su práctica, léanlo con sus propios ojos. También se utiliza polisulfuro de calcio como pesticida en el mundo orgánico, que sí causa daño a los seres humanos, hasta el punto en el que la Environmental Protection Agency (EPA) decidió regular su uso en el 2008.

Desde esta y otras perspectivas, ¿es comer orgánico más saludable que comer convencional? Aparentemente no, cuando se comparan varios estudios publicados en relación con el tema se muestra que no hay diferencia alguna (e.g. compárense este estudio con este, este y Blair 2012). Eso no exime a la comida orgánica de ciertos estragos a nivel mundial por otras razones. El término “orgánico” no se refiere en lo absoluto a la metodología para llevar a cabo la agricultura, sino a productos que supuestamente no tienen toxinas sintéticas. La realidad es que los productos orgánicos que se venden en los supermercados a veces provienen de diversas partes del mundo usando metodologías distintas. Recientemente la World Health Organization está preparando un informe de un estudio que encontró cerca de 582 millones de casos de enfermedades relacionadas con los alimentos en el 2010 y que contribuyeron a 351,000 muertes. Entre los brotes más comunes se hallaban la sarmonela, el E. coli y el norovirus. Miles de estos casos tienen que ver con productos orgánicos que crecen mediante estiércol como fertilizante y que muchas veces no se toman las medidas de limpieza adecuadas.

Donde se ve más claramente la diferencia entre venta orgánica e inorgánica es en el precio.  Debido a ello, los alimentos orgánicos se hacen inaccesibles a los pobres. Las razones para ello son muchas, pero, en general, tienen que ver con que algunos agricultores orgánicos rehúsan utilizar medidas eficientes para el crecimiento de sus cultivos y aumentar su nivel de producción. (Este es el caso de solo algunos agricultores orgánicos, no todos, ya que algunos utilizan tecnología bien avanzada). Tal vez también tenga que ver con algunos de los métodos adoptados por algunos agricultores a nivel mundial —que ya hemos discutido arriba— lo que lleva a una alta tasa de devolución y desperdicio de comida por contaminación con virus y bacterias (véase este reporte sobre China, este estudio y este). También el bajo ritmo de producción en relación con la agricultura convencional implica precios altos. Debido a la escasez de alimentos orgánicos creados por todos estos factores, muchas compañías hacen negocio con los productos orgánicos precisamente por sus precios altos. Desde esta perspectiva no nos extraña que Whole Foods sea tan grande en ingresos como Monsanto aun cuando sus activos sean menores (los ingresos de Monsanto en 2013 eran de $15 mil millones, mientras que los de Whole Foods eran de $13 mil millones).

Sin embargo, si el resultado de la siembra orgánica no es distinta al convencional, la pregunta es, ¿debería todo el mundo comprar orgánico? Hay quienes lo piensan.  Vivienne Westwood, que se dedica al mundo del modelaje dijo en el 12 de noviembre del 2014 que aquellos que no puedan pagar comida orgánica simplemente deberían “comer menos”.
.

Mi punto es …

Mi punto no es que no se coma comida orgánica. Una vez más me reitero, la comida orgánica sí tiene un lugar importante en la provisión de alimentos al mundo, aunque también creo que la comida convencional deba continuarse a menos que aparezca alguna mejor alternativa. El problema de la comida orgánica podría remediarse parcialmente si parte de los agricultores que se dedican a sembrarla cambian sus métodos de cultivo por unas prácticas más saludables para los consumidores.

Mi punto sí es el de despertar a la gente de la ilusión de que la comida convencional es una mayor amenaza para la humanidad porque contiene herbicidas y pesticidas. Comer orgánico no garantiza mayor calidad de salud ni la ausencia de herbicidas o pesticidas dañinos a la salud (aunque sean naturales). Es más, como vimos arriba, tampoco garantiza la ausencia de herbicidas o pesticidas sintéticos y algunos de ellos pueden ser bastante nocivos para los seres humanos bajo ciertas dosis.

¿Por qué hago este punto? Porque los favorecedores del crecimiento de alimentos orgánicos no quieren utilizar estas sustancias en lo absoluto, pero no tienen más remedio que hacerlo ante la realidad evolutiva que hemos expuesto en este artículo: los insectos, las malezas, las bacterias, los virus y los hongos también luchan por su supervivencia y destruyen los alimentos en ese proceso. Recuérdese lo que dijimos, que hasta algunos agricultores orgánicos están pidiéndole a la USDA que amplíe la definición de “orgánico” para permitir el uso de ciertas sustancias sintéticas que aparentemente son más eficientes que las naturales.

… Y como veremos en el próximo artículo, el glifosato es, de entre los herbicidas, tal vez el más inofensivo para el consumidor, al menos comparado con las alternativas existentes. Escribo esto consciente de que una de las legisladoras que más he admirado, María de Lourdes Santiago, ha radicado un proyecto de ley contra el uso del glifosato para controlar las malezas en la propiedad pública. Sí estoy muy de acuerdo con ella de que la manera en que se administra esta sustancia se hace muchas veces de manera irresponsable (de eso conozco mucha gente que es testigo). Sin embargo, no estoy de acuerdo con ella en cuanto a su total prohibición. Si se prohíbe el glifosato … ¿cuál sería la alternativa para el gobierno? ¿Y queremos un gobierno que legisle por histeria, sin ponderación cuidadosa y calmada en torno a los alegatos de Monsanto? Discutiremos este tema muy pronto.

.

Referencias

Blair, Robert. Organic Production and Food Quality: A Down to Earth Analysis. Oxford, UK: Wiley-Blackwell, 2012.

 

Partes de la Serie: 1, 2, 3a, 3b y 4a

Si el experimento de Séralini es sumamente dudoso por no haber sido debidamente controlado, el otro experimento que mencionaré en este artículo es extremadamente risible. La situación sería más cómica si no fuera porque, al igual que el experimento de Séralini, estos también terminaron reforzando los ataques injustificados contra los organismos genéticamente modificados (OGMs) y los estragos que esta campaña contra los transgénicos conlleva (como explicamos al final en la parte 4a de esta serie).

Esta vez, el problema no son enfermedades de ratas ni ratones, sino de cerdos. De acuerdo con este estudio, alimentar a cerdos con maíz y soya transgénicos, como se ha estado haciendo por años, representa una amenaza real para esos animales y su sufrimiento extremo. Entre los alegatos que se han levantado es que se les ha provocado daño a su estómago y sistema digestivo. Cuando yo era antitransgénico, solía creer en estos reportajes y veía, una vez más, a la malvada y todopoderosa Monsanto creando más sufrimiento innecesario de los animales no humanos. El experimento también mostraba una serie de fotografías de los estómagos de los cerdos que parecían confirmar este alegato.

Sin embargo, cuando empecé a cuestionar todos estas aserciones, gradualmente me empecé a dar cuenta de que no podían ser ciertas. Supongamos, para efectos del argumento que es cierto, que los transgénicos provocan daño digestivo a los cerdos. Sin embargo, a los cerdos se les ha estado alimentando con transgénicos por un periodo de cerca de 30 años. Si los transgénicos provocaran este problema masivo entre los cerdos, ¿no habría una reducción considerable de la presencia de carne de cerdo en el mercado? ¿No entrarían las granjas y ganaderos, especialmente los independientes, en una crisis sumamente seria a nivel económico y salubrista? ¿No hubieran ellos vuelto a las semillas no transgénicas para resolver este problema? Y la industria, ¿no hubiera entrado en crisis? Precisamente la contestación negativa a todas estas preguntas me hizo sospechar que la campaña antitransgénica tenía que ser falsa de alguna manera. Hoy día, más del 90% del maíz que consumen los cerdos criados en ganaderías y granjas en Estados Unidos (corporativas e independientes) es transgénico.

¿No sería esto una señal implícita que, para los ganaderosm el maíz y la soya transgénicos son buenos para su negocio, para su salud y la de su ganado?

Y si este es efectivamente el caso, ¿qué hay que decir de los experimentos en torno al llamado problema de salud de los cerdos?
.

Judy Carman y su gente

Judy Carman es una investigadora australiana con unas credenciales impresionantes, por lo que no estamos tratando aquí de una persona que no sabe lo que hace (al menos si prestamos mucha mayor atención a sus credenciales).

Sin embargo, ella es también creadora de una sitio de Internet: http://gmojudycarman.org/ y que ha sido centro de investigación para todas aquellas personas que están en contra de los OMGs. Tal vez, parte de la razón para ello es que la misma Carman es abiertamente activista contra los OMGs y, de hecho, es apoyada por Séralini, el autor del experimento fatulo que discutimos la última vez.

Sin embargo, es precisamente estas credenciales lo que nos hacen preguntarnos cómo es posible que una científica de su altura haya hecho un experimento peor que el de Séralini. Si alguien hubiera llevado a cabo un experimento semejante que no involucrara a los transgénicos, creo que no sería tan valorado o propagandizado. La persona hubiera sido sumamente desprestigiada por toda la comunidad científica sin excepción. No obstante ello, como el trabajo de Carman muestra que los transgénicos son negativos para la salud de los cerdos, los únicos que le dan credencial son los grupos están en contra de los transgénicos (¡qué casualidad!). Para el resto de los científicos, el experimento no vale ni el papel en que está escrito.

.

El experimento

El artículo sobre el experimento nos dice todo al respecto. Ella escogió 168 cerdos de una granja en los Estados Unidos y les dio lo que corresponde a la dieta típica para ellos. Por ende, ella les dio soya y maíz por un periodo de cinco meses. La mitad de los cerdos parecía ser el grupo “control” y el otro grupo el “experimental” … y aquí es donde comienzan los problemas.

En primer lugar, ¿qué es lo que se quiere explorar exactamente? ¿Se exploran los daños potenciales del maíz transgénico o el de la soya transgénica? Si se les da el maíz y la soya transgénicos a la vez y solo uno de ellos es el que le hace daño a los cerdos, ¿cómo se sabría cuál de ellos es?  El diseño del experimento no nos deja saberlo. Es más, de acuerdo con el mismo estudio, Carman afirma que se utilizaron “múltiples variedades” de maíz y soya genéticamente modificados (pp. 38, 41). ¿Cuál de estas “variedades” sería la causante del problema? Al multiplicar las variables innecesariamente de esta manera se hace imposible saber cuál de los transgénicos es la causa del problema o, incluso, si los transgénicos son realmente el problema.

Todavía la situación es peor. Mientras crecían los cerdos, ella alteraba la dosis de maíz y de soya considerablemente, lo que añade más problemas de variables. El razonamiento para esta movida es que esta alteración corresponde a la tasa de consumo de soya y maíz que comen los cerdos cuando crecen. Esto trae a colación nuevos problemas. ¿Se hizo algún modelo teorético o matemático para tener en cuenta esta alteración? Parece que la respuesta es negativa.

En segundo lugar, uno diría que al grupo experimental se le daría maíz y soya transgénicos y al otro no, precisamente porque parecería el grupo control. Sin embargo, a ambos grupos se les dio maíz y soya transgénicos. Al grupo “no OGM” se le dio OGM en menor grado (0.4% maíz transgénico y 1.6% de soya transgénica, pág. 40) que es, según Carman, lo que uno encuentra típicamente en el maíz y la soya disponible comercialmente. Esto es porque ella no estaba comparando la soya y maíz transgénicos que comen los cerdos con los que no son transgénicos, sino que estaba evaluando los efectos de la soya y maíz transgénicos que comen los cerdos con los que comen los humanos (pág. 41 ….¡¿?!).

Como podemos ver, este experimento es peor que el de Séralini, ya que al menos este establecía algún tipo de grupo control … muy mal hecho, pero estaba ahí. Sin embargo, el experimento de Carman no fue controlado en lo absoluto. Para todos los efectos no hay grupo control.

El “resultado” del experimento se ha circulado por la Internet, ya que, al igual que Séralini, ella se aseguró de sacar fotos a los estómagos inflamados de los cerdos.

carman_exp

¿Cuantificó y cualificó Carman estos estómagos? Sí, de manera muy superficial: determinaba que los estómagos con mucha rojez estaban inflamados, aquellos que mostraban un color rosado, menos inflamados y aquellos sin la rojez, en buen estado. No examinó estos estómagos en el microscopio. No hizo ningún análisis de muestra de estos estómagos de ninguna índole.

Para Carman, la “mejor explicación” de esta inflamación era que fue causada por el maíz y la soya transgénicos.
.

La reacción de la comunidad científica

Para todos los efectos, la comunidad científica terminó rechazando rotundamente los resultados de Carman.

Mark Hoofnagel, médico escéptico estudioso del tema de los OMGs, clasificó al estudio de Carman como totalmente carente de sentido. Food Standards en Australia no fue convencido de la fiabilidad del estudio. El Prof. Robert Friendship de la Universidad de Guelph estuvo en total desacuerdo con la metodología y los resultados obtenidos por Carman. Nos dice él:

… it was incorrect for the researchers to conclude that one group had more stomach inflammation than the other group because the researchers did not examine stomach inflammation. They did a visual scoring of the colour of the lining of the stomach of pigs at the abattoir and misinterpreted redness to indicate evidence of inflammation. It does not. They would have had to take a tissue sample and prepare histological slides and examine these samples for evidence of inflammatory response such as white blood cell infiltration and other changes to determine if there was inflammation. There is no relationship between the colour of the stomach in the dead, bled-out pig at a slaughter plant and inflammation. The researchers should have included a veterinary pathologist on their team and this mistake would not have happened. They found no difference between the two experimental groups in pathology that can be determined by gross inspection.

 El Science Media Centre consideró al experimento irrelevante para determinar si los alimentos genéticamente modificados causaban problemas.

Tony Peacock, presidente corporativo de la Co-operative Research Centres Association, también afirmaba que el experimento estaba muy probremente diseñado y que no se podía sacar de allí nada concluyente.
.

Ignorar evidencia y otros factores ambientales

Si no fuera poco todo lo que acabamos de decir, se ha mostrado a saciedad que Judy Carman y su equipo aparentemente ignoró algunas de las consecuencias de sus propios datos. Por ejemplo, si hubiera alguna correlación entre los OMGs y las inflamaciones, entonces debería haber más inflamaciones estomacales en este grupo que en el que se le dio poco alimento transgénico. Para sorpresa de todos, fue al revés. Hubo más cerdos con estómagos inflamados en el grupo que comió menos soya y maíz transgénicos (95%) que en el grupo que se le dio más (89%).

También el experimento mostraba que si se toma más maíz y soya transgénica, se mostraban menos anormalidades en el corazón (véase la Tabla 3, pág. 47).

En cuanto a las fotos, solo se tomaron aquellas de estómagos de los pertenecientes del grupo que se le dio más transgénicos y no al que se le dio menos, lo que muestra un sesgo obvio a la asociación de la inflamación del estómago de los cerdos con los alimentos transgénicos. Una vez más, esto no es un estándar en las ciencias, sino que, como Séralini, estas fotos se tomaron con el objetivo de impresionar al público.

Sin embargo, varios estudios ya han señalado que desde un punto de vista estrictamente estadístico no se muestra ninguna diferencia entre los estómagos inflamados de ambos grupos de cerdos (véase este artículo, este, este y este). Por ende, no hay correlación alguna entre la cantidad de trasngénicos que se consume y la inflamación estomacal de los cerdos.

Y si no fuera suficiente, al momento de matar a los cerdos, prácticamente la mitad de cada grupo estaba sufriendo de pulmonía (Tabla 3, pág. 47).

Finalmente, aunque esta es una falta de menor grado, por alguna razón, Carman decidió no utilizar las unidades de estándar internacional (SI), sino más bien las medidas británicas.
.

Conflictos de intereses

Si este estudio tiene tantos problemas, la pregunta es, ¿por qué la revista académica no retractó ese estudio como la otra revista hizo con la de Séralini? La revista que publicó este estudio, The Journal of Organic Systems, es de mala reputación en la comunidad científica, en parte porque se dedica a publicar muchos estudios de esta misma calidad. Es publicado por la Organic Federation of Australia, cuya agenda ideológica se dirige a favor de los alimentos orgánicos. No hay problemas en cuanto a promover o no promover alimentos orgánicos, sino más bien el problema es de la fiabilidad de sus artículos. Por esta razón, la comunidad científica y médica ha rehusado incluirla en PubMed, el motor de búsqueda de la National Institutes of Health con la colección más importante de artículos de revistas académicas en relación con la salud.

El artículo alega que no hay conflictos de intereses en la investigación (pág. 52). ¿Quién le pudo proveer fondos para la investigación? Pues, si  vemos la pagina de la portada, podemos ver varias entidades, entre ellas la Institute of Health and Environmental Research (IHER) (pág. 52) que ella misma fundó y de la que formaba parte (pág. 38). Además de proveer algunos fondos, este grupo es abiertamente sesgado contra los OMGs. El estudio también fue financiado por Verity Farms de los Estados Unidos. Esta es una compañía que se dedica a proveer vegetales y carne orgánica y no transgénica. El segundo autor que aparece en la página de la portada del estudio es Howard R. Vlieger, Presidente de Verity Farms. ¡¿No hay conflictos de intereses?!
.

Experimentos semejantes en la comunidad científica

Mientras el experimento de Carman sigue siendo ensalzado como una prueba contundente de que los transgénicos son un peligro para la salud de los cerdos y de los seres humanos, los siguientes experimentos controlados se llevaron a cabo para este mismo tiempo (gracias a David Tribe, para ver más detalles vayan a su artículo aquí).

Como podemos ver, la inmensa mayoría de los experimentos con cerdos en la época de Carman señalaban prácticamente poco o ningún efecto del maíz transgénico en los cerdos. Es más, ninguno de ellos apuntaba a un daño serio a su salud.

Digamos que tenemos que ir un poco más allá de los cerdos. Aquí hay un listado de los experimentos más notables que se han llevado a cabo hasta el 2010 en torno al ganado en general, todos llegan al mismo sitio: los OMGs no representan ningún problema para los seres humanos ni para los animales.

Es más, en el año 2014 (¡el año pasado!), Alison L. Van Eenennaam y Amy E. Young publicaron un artículo donde estudiaban 29 años de investigaciones en torno a los transgénicos y sus efectos sobre la productividad y la salud del ganado y las aves. Este estudio representaba un estudio sobre una variedad de investigaciones de sobre cien mil millones de animales desde antes de 1996 (el punto de comienzo de la alimentación de animales con transgénicos). Resultado: No ha habido ningún efecto nocivo para los animales.

¿Y sobre los seres humanos? Han habido más de dos mil estudios que han mostrado que tampoco han perjudicado la salud del ser humano.
.

Conclusión

Todos estos estudios muestran, que hasta al menos el 2013 o 2014, no hay ninguna amenaza de parte de los OMGs. Como hemos dicho en repetidas ocasiones, esto es una histeria sobre nada. Lo único que se puede decir del experimento de Carman es lo que dicen Mark Lynas y Karen Batra … el experimento de Carman es ciencia basura (“junk science“).

En nuestro pŕoximo episodio … hablaremos un poco del metaanálisis llevado a cabo por el IARC y por qué casi nadie en la comunidad científica está convencida de que el glifosato esté ligado al cáncer.

¡Hasta entonces!

P.D.  Y la persona que diga, tras la evidencia ya mostrada, que “no hay suficientes estudios en torno a los transgénicos” está en un mundo que definitivamente no es el nuestro.

 

Partes de la serie: 1, 2. 3a y 3b.

Me acuerdo de la primera vez que escuché acerca de los experimentos transgénicos cuando vi The Corporation y cómo compañías como Monsanto buscaban monopolizar la provisión de semillas a nivel mundial. En aquella época no busqué mucho acerca del tema. Solo sabía que Monsanto era prácticamente el monstruo de las siete cabezas y diez cuernos que buscaba devorar a la humanidad por dinero. Simplemente, tomé las palabras de los movimientos ambientalistas a prima facie como verdad, sin cuestionar en lo absoluto sus premisas.

Después hubo un proceso de metánoia en mi vida intelectual y espiritual. En primer lugar, me tocó dar un curso de honor de filosofía de las ciencias en el semestre de agosto a diciembre del 2013 en la UPR en Cayey (véase el prontuario). Se suponía que al final del curso discutiéramos los problemas éticos de la biotecnología utilizando el libro Philosophy of Biology, una antología de lecturas editada por Michael Ruse y que contenía una discusión importante sobre la agricultura y los organismos genéticamente modificados. Tal vez la lectura que me impactó más fue la carta del etólogo Richard Dawkins al Príncipe Carlos de Inglaterra en torno al rechazo de este último a los transgénicos y su favor a la “agricultura natural”. Dawkins le señalaba al distinguido príncipe que no hay tal cosa como “agricultura natural”, toda agricultura es artificialmente creada por el ser humano y puede tener un gran efecto no natural sobre el entorno ecológico. Por otro lado, según otras de las lecturas de la antología, podemos modificar genéticamente a los cerdos (los llamados “enviropigs“) para que sus excrementos no contengan el nivel de fósforo que contamina seriamente las aguas subterráneas.

En parte debido a mis clases de honor, reevalué mis convicciones religiosas y mis ideologías sociopolíticas (algo que hago periodicamente). En aquel momento todavía era católico, creyente en el ámbito sobrenatural, aunque con fuertes inclinaciones a la filosofía procesual y al naturalismo religioso. En un momento dado, me pareció que el enseñarle a los muchachos una clase de honor en torno a los principios que rigen el conocimiento científico contradecía mis convicciones teológicas en cuanto a la creencia en lo sobrenatural. De hecho, no podía reclamar ningún conocimiento objetivo en torno a algo de lo que no se ha tenido experiencia objetiva posible ni del que hay prueba a nivel de las vérités de raison (Leibniz). Terminé sin creer en un Dios o un ámbito sobrenatural de cuyo conocimiento objetivo no es posible y validé en mi mente casi todos los planteamientos ateos y agnósticos que usualmente se levantaban contra la pretensión de algún tipo de conocimiento al respecto. Por esta y otras razones que expliqué en mi blog, abandoné el catolicismo y adopté el naturalismo religioso, en la que concibo a Dios como la Totalidad de la Realidad y reconocí como los únicos instrumentos de conocimiento a las ciencias eidéticas (formales y materiales) y las fácticas. (Sobre mi cambio de parecer religioso véase mi historia, partes 1, 2 y 3).

No tenía ningún problema abrazando la realidad de la tesis de la agencia del ser humano en cuanto al cambio climático, ya que las diversas ramas de las ciencias han confirmado y corroborado de manera bastante contundente que este es el caso. Estos estudios están respaldados por TODAS las instituciones científicas de prestigio a nivel mundial ¿Pero qué hay de los transgénicos? Según pude ver, esas mismas instituciones, que no sucumben a los chantajes y sobornos de Exxon Mobil para que cambie de opinión en cuanto al cambio climático, nos dicen que, por ahora, los productos transgénicos no son amenaza para la humanidad (véase este estudio por la Comisión Europea en torno al tema,  o este artículo arbitrado que evalúa lo que los estudios a nivel mundial revelan sobre distintos tipos de transgénicos, o la opinión de la mayoría de la American Association for the Advancement of Science (AAAS). Es más, de acuerdo con el Pew Research Center, en el caso de la AAAS hay un fuerte consenso de que el cambio climático es causado por los seres humanos (el 87% sostiene este punto de vista), mientras que hay un consenso más fuerte de que los transgénicos no causan daño a la salud humana (el 88%).

Me resistía a pensar que eso no fuera así. Algunos ambientalistas y grupos políticos como el Partido Independentista Puertorriqueño, el Movimiento Unión Soberanista, Greenpeace, Friends of the Earth, etc. dicen que hay evidencia contundente, más allá de toda duda, de que han habido numerosos experimentos que vinculan a los transgénicos y los herbicidas asociados (como el glifosato) con el cáncer, la muerte de animales, y de seres humanos. ¿Sería tal vez que Monsanto (la única compañía que siempre se menciona) pudo comprar la conciencia de la comunidad científica? En la mente de mucha gente (y, al principio, la mía) esto podía ser plausible.
.

Sobre la influencia de Monsanto sobre las ciencias

Sin embargo, mientras más estudiaba el tema, más inverosímil parecía esa hipótesis conspiratoria. En primer lugar, para el 2013, el total de activos de Monsanto era aproximadamente $21 mil millones, pero la totalidad de los activos de Exxon Mobil para el 2014 era $350 mil millones. ¿Sería verosímil que la comunidad científica a nivel mundial resiste las manipulaciones, chantajes y sobornos de Exxon Mobil, pero no las de Monsanto, una compañía aproximadamente 17.5 veces menor que Exxon?

Además, suponiendo que fuera el caso de que Monsanto comprara la conciencia de la comunidad científica en cuanto a los transgénicos, ¿por qué este soborno es tan ineficiente en otras áreas que también afectan sus intereses? Por ejemplo, la misma comunidad científica que dice que no hay problemas con los transgénicos, sí dice que hay muchos problemas con la leche, porque puede ser en varios casos una amenaza para la salud humana. A fin de cuentas, no hace falta la leche para poder vivir bien (véase este vídeo al respecto). Monsanto es un gran productor de leche a nivel mundial. ¿Por qué no le ha comprado la conciencia a los científicos todavía en cuanto a ese mercado?

Es más, aun cuando se quiera pensar que Monsanto es un monstruo demasiado grande en el negocio de la agricultura, hay competidores de Monsanto que también trabajan en la industria de transgénicos y productos afines a ellos que son casi tan grandes como Monsanto o más. Para el 2014, Syngenta tuvo cerca de $ 20 mil millones en activos, Dupont tenía $ 52 mil millones para el 2013, Dow tenía $ 70 mil millones, y Bayer cerca de € 50 mil millones para el 2012. Esto nos lleva a la pregunta: ¿por qué rayos siempre se señala a Monsanto? ¿Por qué no a los demás? Todo empezó a oler a propaganda desenfocada de la izquierda, especialmente de ciertos grupos ambientalistas.

Sin embargo, como religioso naturalista (recién convertido), pasé de la fe en lo sobrenatural a una fe evidencial, que solicita evidencia para depositar en ella un nivel razonable de confianza.  Para mí, eso era lo decisivo. Así que busqué todos los experimentos fiables que mostraran más allá de toda duda que los transgénicos en general y productos asociados (como el glifosato, el Bt, etc.) producen cáncer, altos niveles de mortandad, entre otros. Para mi sorpresa, tras largas investigaciones me di cuenta de algo irritante … no existe tal evidencia. Todo es pura histeria por absolutamente nada.
.

Seralini y sus ratas

Vilma Calderón, en sus programas de radio, cuando habla del tema de los transgénicos y del glifosato, nunca cesa de mencionar el nombre “Séralini” cada vez que respira (perdonen la exageración). Otros hacen lo mismo cuando hablan del tema. Parece que ese nombre es la piedra angular o una de ellas en el ámbito de la campaña contra los transgénicos. Es más, cada vez que se presenta el tema en la inmensa mayoría de los foros contra los transgénicos y el glifosato, se menciona el nombre de Séralini y se muestra a siguiente foto:

Ratas del experimento de Séralini

La primera vez que vi estas fotos me impresioné mucho. ¡¿Quién no?!  A la rata de la izquierda se le dio a comer un producto transgénico, a la del medio se le dio alimento transgénico y RoundUp, el producto de Monsanto que contiene glifosato, y a la última se le dio agua con RoundUp. Las tres desarrollaron tumores cancerosos por todo su cuerpo. Esta foto fue una de las razones por las que en el 2012, se reforzó mi convicción inicial contra los transgénicos y Monsanto.

Este fue el resultado del experimento de Gilles-Éric Séralini, un biólogo molecular francés con ratas Sprague-Dawley:

Séralini G. E., Clair E., Mesnage R., Gress S., Defarge N., Malatesta M., Hennequin D., Spiroux de Vendomois J. (2012). Long term toxicity of a Roundup herbicide and a Roundup-tolerant genetically modified maize. Food  and Chemical Toxicology 50, 4221–4231 (véase la publicación original aquí).

Lo que no se dice de este estudio al público son tres cosas bien importantes:

  • El estudio fue severamente criticado por la comunidad científica a nivel mundial (muchos de ellos no tienen nada que ver con intereses corporativos). Véase, por ejemplo el caudal de respuestas en Food and Chemical Toxicology, o en Science Media Centre o esta respuesta (PubMed) o esta (nótese que se intentó justificar el experimento con bases posmodernas). También hubo críticas de científicos cuyas posturas son escépticas a los transgénicos, como el caso de Mario Nestle, profesor del Departamento de Estudios de Nutrición y Alimentos de NYU, quien encontró el estudio sumamente confuso. La razón de la confusión y del rechazo era que el experimento tenía una diversidad de fallas en el diseño que lo invalidaban completamente. En el mejor de los casos, el experimento no era concluyente.
    .
  • Como respuesta al caudal de objeciones contra el experimento, la revista Food and Chemical Toxicology retractó el artículo.
    .
  • Finalmente, Séralini pudo publicar su artículo en una revista abierta de Springer, editorial bien conocida. Usualmente, los partidarios de Séralini mencionan que el artículo ya se halla disponible en una revista arbitrada reconocida. Sin embargo, lo que se les olvida decir es que el artículo no fue arbitrado. Las voces de los científicos a nivel mundial no se hicieron esperar en contra de esta decisión de Springer.

.

¿Cuáles fueron los problemas del experimento?

Expliquemos el diseño del experimento (pág. 4223). El experimento utilizó a 200 ratas Sprague-Dawley albinas, 100 machos y 100 hembras. Cada grupo se dividió en subgrupos de 10.

    • Al grupo control (10 ratas) se le dio agua y maíz no transgénico.
      .
    • A 60 ratas se les dio distintos porcientos de maíz transgénico (resistente a RoundUp):
      .

      • A 20 ratas se les dio alimento con 11% de maíz transgénico: 10 de las ratas consumían en maíz transgénico con RoundUp y las otras 10 no.
        .
      • A 20 ratas se les dio alimento con 22% de maíz transgénico: 10 de las ratas consumieron maíz transgénico con RoundUp y las otras 10 no.
        .
      • A otras 20 ratas se les dio alimento con 33% de maíz transgénico: 10 de las ratas consumieron maíz transgénico con RoundUp y las otras 10 no.
        .
  • A los últimos 3 grupos de 10 se les dio maíz no transgénico, pero se les dio agua con distintos porcentajes de RoundUp:
    .

    • Agua con 1.1 x 10-8% de RoundUp
      .
    • Agua con 0.09% de RoundUp
      .
    • Agua con 0.5% de RoundUp

El experimento duró cerca de dos años.

De este experimento salieron varios resultados:

  • El 50% de las ratas machos y el 70% de las ratas hembras murieron prematuramente por tumores.
    .
  • Solo el 20% de las ratas machos y el 30% de las ratas hembras de sus respectivos grupos control murieron prematuramente.
    ,
  • Muchas de las ratas acabaron con tumores que eran equivalentes al 25% de su peso corporal.
    .
  • Otros resultados se presentan de manera altamente confusa, cuya mayoría no muestra correlación alguna entre las tasas de maíz transgénico y RoundUp con el estado de salud de las ratas. Algunas de las correlaciones que sí se encontraron las discutimos más abajo.

Problemas con el experimento:

  1. Como podemos ver, el mismo diseño del experimento es difícil de entender claramente y es altamente problemático. No se está estudiando una variable a la vez, sino muchas variables simultáneamente y se les compara con un solo grupo control de cada sexo: se estaban poniendo a prueba diversas tasas de RoundUp en agua, diversas tasas de transgénicos y diversas tasas de combinación de maíz transgénico con RoundUp.
    .
  2. El problema con (1) nos lleva al segundo problema señalado por los demás científicos: aunque el número de ratas en el experimento (200) suene bastante grande, el número de variables examinadas y la complejidad del diseño hace que el número de los miembros de cada subgrupo de ratas sea demasiado bajo para resultados concluyentes en torno a los efectos del maíz transgénico y el RoundUp sobre las ratas.
    .
  3. Tal vez el error fatal del experimento fue la selección de la especie de ratas para el experimento. Desde la década del 70 se sabía a saciedad que estas ratas (Sprague-Dawley), aunque útil para ciertos experimentos médicos, están biológicamente predispuestas a tener tumores. Por ejemplo, véase este estudio de 1973. La tasa que obtuvo este estudio era aproximadamente un 45% de incidencias de tumores por un periodo de 18 meses, un periodo sustancialmente más corto que el experimento de Séralini. La incidencia de tumores en las hembras era el doble que la de los machos.
    .
  4. No existe una tabla del número de ratas que murió en cada subgrupo experimental. No hay correlación alguna entre las diversas tasas de transgénicos y las muertes, ni tan siquiera del RoundUp que consumen y sus muertes (excepto en un caso, que discutiremos en breve).

Sin embargo, esto no es todo. Para empeorar la situación, parece que el estudio llega a ciertas conclusiones indeseadas por los partidarios del experimento de Séralini. Por ejemplo:

  • Aquellas ratas que comían alimento con 11% de maíz transgénico tenían una vida más corta que aquellos que consumían maíz con 22% y 33% de transgénicos.
    .
  • De las pocas correlaciones que se pueden establecer en el estudio, se muestra que si las ratas machos toman agua con mayor porcentaje de RoundUp tenían más probabilidad de vivir por más tiempo que aquellas que tomaban pura agua. De hecho, esta es la única correlación significativa y directa que se puede hacer entre tasas de agua con RoundUp y expectativa de vida: la rata macho tiene una mayor probabilidad de morir con pura agua y su expectativa de vida aumenta mientras toma más agua con más RoundUp (véase gráfica en la página 4225).

¡Imagínense eso! Si eres varón… ¡toma agua con herbicida porque vivirás más!
.

Contraste con otros estudios semejantes

Mientras algunos ambientalistas se las pasan glorificando al estudio de Séralini, han habido estudios semejantes con ratas y transgénicos. Por ejemplo, en Japón se hizo un experimento con ratas F344 por un periodo de 52 semanas, muchísimo más tiempo que el experimento de Séralini. A estas ratas se les dio granos de soya transgénica y al control se le dio granos no transgénicos. Los resultados muestran de manera rigurosa y concluyente que la soya transgénica no causa ningún problema de salud para las ratas.

Otro estudio hecho en el mismo año que Séralini publicó el suyo y en la misma revista arbitrada académica, hizo una evaluación de 12 investigaciones con alimentos transgénicos y animales por un periodo de 2 años o más. Los estudios revelan una vez más que, incluso a nivel multigeneracional, los diversos transgénicos con los que se han experimentado no han demostrado consecuencias adversas a los animales.

.

Factores adicionales

Esto muestra que, para todos los efectos, el experimento de Séralini no confirma ni corrobora absolutamente nada. La gente que menciona este experimento ad nauseam para apoyar sus prejuicios contra los transgénicos y el glifosato no han leído el artículo o no lo comprenden. Pero el asunto que rodea a este experimento es más cuestionable todavía cuando se evalúan las motivaciones y la ética (o falta de ella) para llevarlo a cabo.

En primer lugar, el estudio declara que no hay conflictos de intereses (pág. 4230) y parece que formalmente ese es el caso. Sin embargo, en el mismo día que Séralini hizo una conferencia de prensa para presentar las famosas fotos de las ratas, también anunció la creación de un documental al respecto. También le requirió a los periodistas la firma de acuerdos de confidencialidad antes de leer el estudio oficial antes de ser publicado. Todo esto fue fuente de fuertes críticas por parte de la comunidad científica, ya que todo parecía un montaje publicitario más que una revelación ponderada y cuidadosa de unos resultados experimentales. Por otro lado, los fondos para hacer público este estudio provinieron de la Sustainable Food Trust (SFT), que es un grupo antitransgénico. Séralini y su equipo recibió fondos de Greenpeace, compañías que venden productos orgánicos y otros. ¿Y no hay conflictos de intereses?

Ahora bien, quiero aclarar que en principio no puedo estar en contra de las posturas antitransgénicas. Es más, es necesario que haya científicos que quieran demostrar que los transgénicos pueden hacer daño. Por ahora no hay evidencia de que los transgénicos disponibles hoy hagan daño. Eso no excluye que mañana no haya alimentos transgénicos que  hagan daño. A pesar de ello, parece evidente tras lo que hemos discutido que el experimento no fue debidamente controlado. No dudamos que Séralini intentó hacer un experimento honesto y que no hubo esfuerzo alguno para defraudar al público. Sin embargo, la falta de un control debido se presta a que las inclinaciones del mismo experimentador afecten el experimento y sus resultados. No es la primera vez que ocurre y de eso James Randi, el famoso mago escéptico, tiene mucha experiencia. (Ejemplo de ello lo podemos ver en este vídeo.)

Aunque también debería preguntarse lo siguiente: desde el punto de vista de ética a los animales no humanos, ¿qué tipo de persona permitiría el desarrollo de los tumores a tal nivel que llegaran a ser cerca del 25% de su peso corporal? Sería legítimo preguntar también si no se hizo esto precisamente para sacar unas fotos que serían ideales para propagandizar contra los transgénicos. A fin de cuentas, tomar este tipo de fotos no es un estándar de la práctica científica ni de los artículos académicos. Estas fotos, combinadas con el hecho de que se haya convocado a una conferencia de prensa y se haya planificado un documental al respecto, dan esa fuerte impresión.
.

Epílogo: Una nota triste (Kenya, Uganda y amenazas de muerte)

Como resultado de la conferencia de prensa de Séralini, Kenya decidió prohibir toda importación e investigación con transgénicos. Literalmente, si se experimenta con transgénicos en Kenya, la persona terminaría condenada a 10 años de cárcel. Desde 2012, han habido ciertos eventos que han provocado una crisis alimentaria en ese país. En Kenya y en Uganda hay un serio problema de marchitez bacteriana de las plantaciones de guineo. Como se sabe, no hay todavía solución alguna para resolver este problema … excepto si se modifica el material genético del guineo para resistir la plaga. De hecho, antes del 2012, ya los biotecnólogos estaban trabajando con ciertas variedades de guineos genéticamente alterados para resistir a la bacteria. Sin embargo, debido a que Kenya los prohíbe, el problema persiste.

Los grupos antitransgénicos también han triunfado a la hora de convencer al gobierno de Uganda que prohibiera todas estas mismas variedades transgénicas. Así que los plantadores de guineo de Uganda no tendrán más remedio que estoicamente sentarse, cruzar los brazos y ver cómo se arruinan sus plantaciones.

También se ha detenido toda investigación en Kenya en relación con plantaciones de maíz que pueden persistir en momentos de sequía (algo que sería sumamente beneficioso para muchos países en África). (Véase esta discusión en el artículo de Mark Lynas).

¡Y eso que muchos de los agricultores y científicos han sido amenazados violentamente por algunos grupos ambientalistas en África!

No me extraña. La inmensa mayoría de los ambientalistas son gente buena y de la mejor calidad que uno pueda conocer. De hecho, estoy seguro que la inmensa mayoría de los activistas antitransgénicos y antiMonsanto son gente excelente que realmente desea lo mejor para Puerto Rico y el mundo. Pero cuando las pasiones suben, especialmente en cuanto este tema controversial, sale cada loquito con ánimo de violencia y asesinato en nombre del “mayor bien”. En este punto es imposible exagerar.  Mike Adams, el creador de la infame página cibernética Natural News, publicó una vez un artículo donde expresaba la justificación de asesinar a todo académico, político, periodista o científico que abogara por la ingeniería genética. Su argumento es que la biotecnología ha empobrecido a países ya en miseria y ha promovido el suicidio en India (alegatos que ya hemos refutado), por lo que estos investigadores son equivalentes a los Nazis y se justifica moralmente su muerte. Su artículo, originalmente publicado en Natural News, también fue publicado por siete días en la página de Internet de nuestra querida “amiga”, Vandana Shiva (a quien hemos criticado en nuestra serie). Debido al rechazo del público, este artículo se ha borrado en ambas páginas de Internet. A pesar de que Adams intentó negar ser el autor de un listado que apareció al día siguiente en calidad de “hit list“, el FBI y otros han confirmado su autoría y Adams está bajo investigación.

Nada de esto hubiera ocurrido en lo absoluto en Kenya, Uganda y los Estados Unidos, si la gente abrazara las conclusiones de las ciencias más sólidas en vez de oponerse por principios altamente cuestionables.

Próximo experimento a discutirse … el de los cerdos, tal vez uno de los peores experimentos de la historia. ¡Hasta entonces!

Tagged with:
 

Reseña: The Last Colony

On May 4, 2015, in Politics, by prosario2000

Admitidamente esta va a ser una reseña tipo queja e inclinada a favor de la independencia.

El documental en general se destina al público estadounidense más que al puertorriqueño. Me pregunto dónde se presentará en Estados Unidos para que el mensaje llegue a ellos. En general, el documental discute de manera muy apretada el asunto del estatus de Puerto Rico. Obviamente en dos horas o menos no se pueden tratar todas las complejidades de la historia de Puerto Rico en los siglos XX y XXI para comprender la realidad que vivimos los puertorriqueños todos los días. El enfoque del documental es el plebiscito del 2012, sus resultados y la respuesta del Congreso de los Estados Unidos al respecto. Este filme plantea muy acertadamente que Estados Unidos tiene una gran responsabilidad en cuanto a atender un asunto que nos afecta tanto a los puertorriqueños como a los estadounidenses.

En primer lugar, tengo que decir que en el documental la historia de Puerto Rico del siglo XX se caracterizó de manera demasiado somera y sobresimplificada, especialmente resaltando exclusivamente el movimiento nacionalista de Albizu, el gobierno de Muñoz y el establecimiento del ELA de Puerto Rico bajo el coloniaje de los Estados Unidos. Entiendo que no hay más tiempo o espacio para ello en el documental, pero no puedo evitar mencionarlo como un factor que sobresimplifica la situación del estatus.

En cuanto a las opciones del estatus discutidas en la película, cada representante del estatus en cuestión tuvo la oportunidad de argumentarlo a su favor en sus propios términos. Esto fue una gran contribución del documental, ya que nos permite a los puertorriqueños escucharnos en cuanto a nuestras propuestas. Obviamente, fuera de la independencia, no estoy de acuerdo con ninguna de las demás opciones. Sin embargo, tengo que reconocer ciertos méritos. Por ejemplo, los que argumentaban a favor de la estadidad plantearon su caso muy bien en el documental. No estoy de acuerdo con nada de lo que dijeron, pero sí les reconozco que supieron argumentar su caso desde un punto de vista político y hasta cierto punto ético (específicamente en cuanto a los derechos de los puertorriqueños que han participado en las guerras estadounidenses). Donde más fallan es evidentemente cuando quieren argumentar que ganaron el plebiscito del 2012.

Los populares presentaron su caso en el documental de la manera más coherente posible (subrayando el término “posible”), pero siempre con el argumento de que el ELA es mejor porque no es la estadidad ni la independencia. El argumento económico más importante que tenían que presentar es la llamada “autonomía fiscal”, que hoy no sirve de mucho.

Los libreasociacionistas argumentaban que no querían el ELA, no querían la estadidad, no querían la independencia, sino ser un país soberano con una asociación con los Estados Unidos. En lo que falló ese sector soberanista en el documental (y tal vez por edición del documental, como a veces suele ocurrir), es definir específicamente los elementos a negociarse con los Estados Unidos en una relación de libre asociación. Yo sé que los dos elementos centrales son el asunto de la ciudadanía estadounidense y los fondos federales. Collado Schwarz mencionaba algo que me parece positivo que es que la asociación aspira a salir de la dependencia de los Estados Unidos, específicamente de los fondos federales. Sin embargo, siempre me pregunto “Piden fondos federales y ciudadanía ¿a cambio de qué?” Estados Unidos no nos dará eso “de gratis”. ¿Qué principios delegaría Puerto Rico en una libre asociación? Confieso que, como independentista, a mí no se me ocurre ni uno.

En cuanto a la independencia, se entrevistan a Fernando Martín, a María de Lourdes Santiago y a Rafael Cancel Miranda. En cuanto a este último quisiera decir que aunque uno no esté de acuerdo con el método usado por él en el Congreso de Estados Unidos en la década del 50, su análisis ético de la situación colonial de Puerto Rico es infalible. Cancel Miranda ve las cosas con mayor claridad que la inmensa mayoría de mucha gente que uno conoce. En cuanto a las entrevistas de Fernando Martín y María de Lourdes, ellos estuvieron muy bien. Mi queja contra el documental no tiene nada que ver con ellos per se, sino la manera en que se presenta la opción de independencia, especialmente en relación con los adversarios.

Por ejemplo, cuando Hernández Mayoral y Acevedo Vilá hablan de la independencia, siempre hablan en términos de que bajo esa opción, los fondos federales se eliminarían, sin mencionar en ningún momento una etapa de transición (que los diversos comités congresionales de Estados Unidos han aceptado sin problema alguno cuando negocian con el PIP). Es interesante que los representantes de la libre asociación sí tuvieron la oportunidad de presentar ese argumento. También dijeron que se perdería la ciudadanía estadounidense bajo la independencia. ¿La de quién? Aquellos que son ciudadanos estadounidenses ahora, son considerados “at birth” y Estados Unidos no nos puede quitar la ciudadanía. Puede ser posible que la próxima generación de puertorriqueños pueda heredarla también. Además, en una República de Puerto Rico habría libre tránsito hacia Estados Unidos y viceversa aun sin la ciudadanía americana (tal como el PIP negoció en diferentes instancias con comisiones congresionales al respecto).

Lo que más me fastidia del documental es que los adversarios de la independencia (e.g. Luis Fortuño) argumentaban que esta consiste en “romper TODA relación con los Estados Unidos”.  Más aún, me chocó las aserciones de Alfredo Carrasquillo (el ahora esposo de la Alcaldesa de San Juan) quien con una retórica barata dice que la independencia ya no tiene relevancia hoy porque los países son ahora interdependientes, no independientes. ¿De verdad? Los países interdependientes hoy día son países independientes, que pueden hacer tratados internacionales, hacer acuerdos contributivos, adoptar una moneda propia o foránea, atraer capital de inversión de otros países del mundo, contratar marinas mercantes más baratas, ofrecer servicios a nivel internacional, etc. Esto puede incluir a los mismos Estados Unidos. No rompemos, sino que cambiamos nuestra relación de subordinación y coloniaje a una de respeto entre naciones soberanas y, mientras mantenemos nuestras relaciones amistosas con los Estados Unidos, abrimos nuestras puertas para acercarnos a los demás países del mundo, cosa que no podemos hacer hoy. Eso es lo que queremos decir los independentistas con ser libres, hacer todo lo que no podemos hacer hoy bajo el coloniaje.

Estos factores mencionados en combinación de todas estas aserciones infundadas con el hecho de que los que abogan por la independencia lo hacen por dignidad y principios, crean en el documental una apariencia tal vez no deseada por sus creadores, pero ciertamente no deseada por mí como independentista: que los que favorecemos la independencia queremos aislarnos del mundo y de Estados Unidos por puros principios éticos. ¡Esa NO es nuestra propuesta de independencia y NUNCA lo ha sido! En ese sentido me extraña muchísimo que aparentemente (no sé si fue por edición) los creadores del documental no se les preguntaran a los entrevistados independentistas en torno a un proceso de transición a la independencia, o el asunto de la ciudadanía, o la interdependencia a nivel internacional.  Este fallo hace una mala representación de nuestro ideal.

Creo que vale la pena ver el documental, pero, a la vez, hay un poco de desorden en cuanto a algunos de los temas presentados. El estadounidense que se siente a verlo tendrá que tener un poquito de paciencia para entender cabalmente nuestros problemas. Veremos qué ocurre al respecto.

Tagged with:
 

Partes de la Serie: 1, 2 y 3a

Monsanto no es tan santo … ¡¿y?!

Cuando vi el documental The Corporation, uno que realmente recomiendo no importa mis reservas con algunas de las discusiones, me chocó mucho una sección que tenía que ver con la intervención indebida de Monsanto en los noticiarios estadounidenses. Uno de los relatos tenía que ver con el abuso de Monsanto a las vacas al inyectarles la hormona bovina (rGBH), lo que crea problemas en cuanto al sufrimiento que pasan las vacas con la producción de leche y en cuanto al consumo de la leche por parte del público. Vean la sección que habla de ello aquí.

Los reporteros que querían publicar la noticia tuvieron que demandar a FOX Broadcasting debido a que Monsanto amenazó a FOX News de retirarle sus anuncios de la estación si esta noticia se publicaba y FOX decidió alterar la noticia considerablemente y, después, no quiso renovarles el contrato a dichos reporteros. Aquí hay una versión más polémica contra el alegato y aquí un resumen del caso. También Monsanto ha sido en parte responsable de la elaboración del Agente Naranja y, aunque fue demandado por vietnamitas, acordó una paga a varias de sus familias fuera de corte.

Aunque uno puede estar de acuerdo con la intervención indebida de Monsanto en las noticias para defender sus intereses (cosa que no es excepcional en el mundo corporativo, sino que es la regla, especialmente en Estados Unidos), también The Corporation consulta, desgraciadamente, a la desacreditada Vandana Shiva (¿Por qué “desacreditada”? En la primera parte de este artículo hablé del asunto). En este documental (y fuera del documental) ella nos presenta la increíble maldad de Monsanto al estar utilizando semillas con la tecnología Terminator, patentizada por esta compañía. 

Como si no fuera suficiente lo que ya hemos mencionado sobre Vandana Shiva, resulta que esto no es correcto, el alegato del uso de Terminator por parte de Monsanto es totalmente falso. Sí, se desarrolló la tecnología Terminator para obligar a los agricultores a comprar las semillas transgénicas, pero la mala imagen que esto generó hizo que Monsanto no utilizara esta tecnología en ninguna de las semillas que tiene a la venta (véase la posición oficial de la compañía aquí).

Quisiera añadir (y eso me trae al problema planteado en la primera parte de este artículo), que Monsanto no es la única que se beneficiaría de Terminator, lo que me lleva a preguntarme denuevo, ¿por qué la fijación con Monsanto y no otras compañías? De hecho, Monsanto no fue el que tomó la iniciativa de investigar, desarrollar y patentizar la tecnología Terminator, sino más bien la obtuvo a partir de la compra de Delta & Pine Land (DPL). Nótese también que desde 1999, Monsanto se ha comprometido no utilizar jamás esta tecnología. A pesar de ello, todavía hoy día Vandana Shiva y su gente continúan propagandizando la falsa información de que Monsanto utiliza Terminator.

No obstante esto, hay quintillones de “marchas contra Monsanto”, pero no hay marchas contra compañías que quieren utilizar Terminator en sus semillas, tales como Sygenta. ¡¡¡¡¿¿¿Por qué no hay marchas contra Sygenta???!!!!

Lo que todavía me llama la atención es que, a estas alturas, todavía se quiera culpar a Monsanto de “envenenar al público” utilizando arroz dorado. ¿De verdad? ¡¿Por qué?! Monsanto tiene que ver poco con ese asunto …

.

El arroz dorado

Para mí, no hay oposición de parte de ciertos sectores de la izquierda que me parezca más enigmática que su rechazo al arroz dorado. De verdad, esta es la parte en que el fanatismo en torno a este tema me ha dejado tan atónito, que literalmente no sé qué decir al respecto. Solamente me limito a decir que no puedo poner aquí en público ninguno de los epítetos que tengo en mente hacia esos opositores en particular (especialmente aquellos que conocen la verdad y, aun así, por razones de “principios”, se oponen … ¡¿escuchaste Greenpeace?!).

Arroz dorado

Cerca de al menos 650,000 personas en el mundo sufren de ceguera, de deficiencias en el sistema inmunológico y de la muerte, debido a su falta de vitamina A. En un informe reciente de la Organización Mundial de la Salud se da una cifra mucho más alta, cerca de 13.8 millones de niños en el mundo tienen algún grado de pérdida de la visión debido a la falta de vitamina A. Una propuesta que se ha hecho involucra el uso de arroz dorado como un posible remedio a este problema. La Organización Mundial de la Salud y UNICEF recomiendan suplementos y la diversificación de los alimentos consumidos como una manera de reducir esta escasez de alimentos con vitamina A (véase también este informe).

Sin embargo, también se ha sugerido la fortificación de los alimentos con beta caroteno (un antecesor de la vitamina A) y con vitamina A. Una de las maneras más eficientes para este tipo de fortificación ha sido el desarrollo del arroz dorado. Este es un tipo de arroz que, con modificación genética, ha logrado generar beta caroteno, el antecesor de la vitamina A. Se ha podido demostrar que microgramos (µg) de beta caroteno en alimentos, tales como encontramos en la zanahoria o en el aceite de hígado de bacalao, logra que se convierta en vitamina A para nuestro organismo. Esta provitamina A le da el color anaranjado a las zanahorias y el color dorado al arroz que lo produce.

Cuando se dio a conocer la noticia, se criticó al arroz dorado por no producir suficiente beta caroteno para proveer la necesaria vitamina A. Sin embargo, Sygenta produjo otra variedad de arroz dorado (Arroz Dorado 2) que produce mucha mayor cantidad de beta caroteno (37 µg/g), lo suficiente como para proveer suficiente vitamina A a la gente que lo consuma.

Ciertos experimentos han confirmado más allá de toda duda de que el arroz dorado es una fuente muy efectiva para la vitamina A para los seres humanos (véase este estudio, este y este). De hecho, podría ser un complemento importante para los suplementos de vitamina A que se distribuyen a personas alrededor del mundo (véase este estudio y este).

Así que … no hay problema, ¿verdad?  Ahora la gente pobre cuyas costumbres culturales se fundamenta en los granos, ahora tendrán el arroz que les proveerá vista y salud. ¿Verdad?

Sin embargo, todavía no está disponible en el mercado …

Sí, esta tecnología que podría salvar la visión, el sistema inmunológico y la vista de mucha gente en el mundo … todavía NO está disponible …

La pregunta de rigor es … ¿y por qué no está este arroz dorado en el mercado? ¿Hay algún interés de alguna corporación malvada que lo prevenga? Aparentemente no.  Uno podría imaginarse que Sygenta, la misma compañía que desea utilizar papas Terminator en Canadá, sea tan malvada que utilizaría sus patentes para explotar los beneficios del arroz dorado, ¿verdad?  Aparentemente no. De hecho, Sygenta ha prometido varias cosas, entre ellas que:

  1. No utilizará ningún medio tecnológico para impedir que los agricultores guarden las semillas para las siguientes temporadas. Es decir, no utilizará recursos como la tecnología Terminator.
    .
  2. No utilizará las patentes para cobrar o impedir la siembra de arroz dorado en ninguna parte del mundo, de tal manera que permanezca disponible para todos aquellos que la necesiten. Es más, por razones humanitarias, las compañías que también están involucradas en el desarrollo de la tecnología, entre ellas la “malvada” Monsanto, se han comprometido a no utilizar sus restricciones de patentes de tecnologías privativas contra el uso o desarrollo.

Así que el problema de las patentes ya no está presente, tampoco el problema de la tecnología Terminator. De hecho, se creó una fundación para velar por la libre disponibilidad de arroz dorado en el mundo (Goldenrice.org).

¿Cuál es el problema entonces?

Esta vez el problema es el impedimento creado por grupos que en principio están en contra de todo alimento transgénico, tales como Vandana Shiva, Greenpeace, ciertas organizaciones no-gubernamentales entre otras.

¿Cuáles son las objeciones?

  • Según Vandana Shiva, el arroz dorado es 3500% menos eficiente que otras alternativas disponibles. Según ella, los que respaldan al arroz dorado admiten que solo produce 35µg de vitamina A por cada 100mg de arroz (en esto está en lo correcto). Sin embargo, como notó Anand Ranganathan a la hora de evaluar la tabla provista por Shiva de alimentos con “mayor” cantidad de vitamina A, se dio cuenta de que ponía en la lista que methi-ka-saagbandh gobi, y kaddu contenían cada uno 450, 217, y 120µg de vitamina A por cada 100g respectivamente. ¡Espera un momento! ¿Estamos midiendo µg por cada 100mg  o µg por cada 100g? ¡No es lo mismo ni se escribe igual! Si fuéramos a cambiar de cada 100mg a 100g, entonces obtendríamos la verdad, el arroz dorado produciría 35,000µg por cada 100g … muy por encima del methi-ka-saag, el badh gobi y el kaddu. Es más, está por encima de la inmensa mayoría de los alimentos mencionados por Shiva en su lista y es comparable con el hígado de cordero o de cabra o el aceite de hígado de bacalao.
    .
    Una vez más, le pregunto a mis amigos de la izquierda, si se puede confiar realmente en una dizque “física” que no sabe la diferencia entre miligramos y gramos. O (y no voy a llegar a decirlo categóricamente, pero es una posibilidad), ¿podría ser que ella manipuló los datos y sacó ventaja de la ignorancia del público para engañar a la gente haciéndole pensar que el arroz dorado es 3500% más deficiente que otras alternativas? …  Solo presento la pregunta …
    .
  • Otra razón que se esgrime es que el arroz dorado es veneno, que puede ser un peligro para la salud … ¿Y qué les lleva a esa conclusión? Han habido diversos estudios de arroz dorado y se ha mostrado que no representa ninguna amenaza para la salud.
    .
  • Porque sí … porque es un transgénico y el uso del arroz dorado legitimaría a los transgénicos a los ojos del público, así que hay que oponerse a toda costa.

Evidentemente, este último argumento no merece respuesta alguna, sino que revela que por puros principios mal formados, los opositores del arroz dorado están en la disposición de que gente se muera de hambre o de problemas de salud antes que consumir un producto transgénico que, según los estudios llevados a cabo, no ha tenido efecto adverso alguno y podría beneficiar a la humanidad.

¿No me creen? ¿Piensan que estoy siendo demasiado cruel?  Pues díganselo a la gente de Oxfam. Cuando el ciclón Orisa creó un problema humanitario en Asia, Shiva le escribió a Oxfam una carta abierta al haberse enterado que bastante de la ayuda consistiría en alimento que ya había sido genéticamente modificado (que se había estado en el mercado por décadas en Estados Unidos y que los científicos habían determinado que no representaban amenaza alguna para la salud). Oxfam le respondió con otra carta abierta muy bien escrita, sensata y detallada sobre este asunto. Ante la negativa a aceptar su solicitud, el grupo de Shiva colectó bastante de los granos donados para aliviar a las poblaciones afectadas para que los pusieran a prueba a ver si eran granos transgénicos. Después hizo una solicitud pública para que removieran los granos de híbrido maíz-soya inmediatamente y alegó que se estaban utilizando a los afectados por Orisa como conejillos de India. Ella no tenía ninguna evidencia de que esto era correcto.

Sin embargo, como hemos visto en el artículo anterior y en este, para Shiva, la verdad aparentemente es puramente secundaria. Lo que importa es oponerse a los transgénicos …. porque sí.

Lo más trágico de todo es que el arroz dorado pudo haber estado disponible en el mercado y, muy especialmente, para la gente pobre del mundo que sufre de deficiencia de vitamina A. Greenpeace ha sido una de las responsables de que el arroz dorado no esté disponible en el mercado y ha destruido plantaciones de arroz dorado en las Filipinas.

Ciertos economistas han calculado cuánto le ha costado la ausencia del arroz dorado. El retraso de la disponibilidad de este arroz depresenta cerca de $199 millones al año en la pasada década y ha resultado en 1.4 millones años vida en la India. Espero que la gente de Greenpeace, Friends of the Earth y todos los que se oponen en principio al arroz dorado puedan dormir bien por las noches.

Sin embargo, así como muchas corporaciones en el mundo deben ser procesadas por crímenes contra la humanidad, estoy de acuerdo con este individuo de que también Greenpeace, Vandana Shiva y otras organizaciones tienen que rendirle cuentas al público por sus acciones porque, con sus acciones, también han promovido crímenes contra la humanidad.

Tagged with:
 

Partes de esta serie:  1 y 2

Soy hijo de padres independentistas y, a la vez, adoptado afectivamente (no legalmente) por otra familia en la que también era fuerte la vocación a la libertad de mi patria. Si eso no bastara, desde mis años de juventud he desarrollado un fervor por la teología de la liberación, primero leyendo la inigualable obra de Samuel Silva Gotay, El pensamiento cristiano y revolucionario de América Latina y el Caribe y después las obras de Leonardo Boff, por lo que considero a ambos teólogos mis padres espirituales en cuanto a esta corriente del quehacer teológico. Aun cuando abandoné los caminos del cristianismo y adopté la senda del naturalismo religioso, sigo leyendo obras afines a la teología de la liberación porque continúa siendo una profunda meditación sobre el lazo entre una verdadera espiritualidad y la justicia social.

Desde esta perspectiva, siempre me he considerado de izquierda: estoy a favor de la redistribución de las riquezas a nivel global (aunque no necesariamente estoy a favor de la solución marxista), estoy a favor de la plena equidad entre el hombre y la mujer, la equidad de sexo y género, los derechos de la comunidad HLBTT, la política de impuestos progresivos, una fuerte regulación del mercado para evitar las externalidades negativas lo mejor posible, estoy a favor de la no discriminación por raza, religión, ideología, grupo étnico, etc. Promuevo la teoría aceptada de la génesis de especies en el mundo, la teoría darwinista de selección natural, estoy en contra de la enseñanza del creacionismo, entre otras causas que se identifican con el centro y la izquierda.

Mucho de lo que favorezco se basa en evidencia, ya que como religioso naturalista, la evidencia es mi criterio para favorecer o desfavoreccer alguna política en particular. Mi favorecimiento de políticas coherentes que atiendan el problema del cambio climático se basa mayormente en evidencia y el consenso científico. Lo mismo ocurre con mi convicción de que la reducción considerable del abismo entre los ricos y los pobres mediante redistribución de ingresos lleva a mayor calidad de vida para aquellos países que lo practican y para el mundo en general. Por otro lado, existe evidencia contundente de que la teoría “trickle down” tan promulgada por la derecha política, no funciona (véase este estudio y este estudio reciente de Oxfam). Estoy en contra de las patentes de software en general porque hay evidencia de que retarda el progreso de este campo muy importante (véase este estudio). Soy socialdemócrata porque después de casi un siglo de experimentación con la propuesta marxista se hace evidente que no funciona. La evidencia favorece a un capitalismo regulado porque el capitalismo atiende directa y sistémicamente el corazón del problema de la economía (i.e. la distribución inteligente de recursos escasos) y por ello es el sistema económico más eficiente por ahora. Sin embargo, debido a la amoralidad del capitalismo, la sociedad debe establecer restricciones a excesos competitivos que degeneran en distintas suertes de externalidades negativas. A su vez, estos tipos de economía de mercado deben dejar abiertos espacios para cooperativas, empresas medianas y pequeñas, sistemas de microcréditos, uso sensato de la naturaleza y el ambiente, no solo para el servicio de los seres humanos sino también de animales no humanos, los ecosistemas y el planeta en general.

No veo al capitalismo como un fin en sí, sino como una mera herramienta de acción colectiva. No es un sistema de justicia (cosa que ningún sistema económico será), sino un sistema de distribución de recursos escasos mediante la oferta y demanda efectiva. Estoy de acuerdo con Hans Küng y la mayoría de los eticistas y moralistas en general, de que las corporaciones deben ser utilizadas por nosotros, no al revés.

Es con esta filosofía que me acerco al mundo de los transgénicos. Sí, hay evidencia de que el mundo de las patentes biomédicas y biotecnológicas necesitan una reforma profundísima y seria. Otras patentes incluidas en el ámbito de la medicina han desembocado en lo que debería cualificar como crimen contra la humanidad (e.g. en 1998, la amenaza de bloqueo estadounidense a África del Sur por comprar medicamentos contra el SIDA más baratos a la India). Sin embargo, no estoy totalmente en contra de las patentes en general, sino solamente favorezco a aquellas que impulsen una verdadera innovación.

Monsanto también tiene patentss y, por ello, es una compañía denunciada por la izquierda por sus abusos. Sin embargo, cabe preguntar, ¿y qué ha hecho Monsanto para merecer este rechazo?

.

La demonización irracional de Monsanto

Aunque soy de izquierda y critico duramente a la derecha política, tengo que confesar que me han asombrado de ciertas actitudes que han prevalecido en la izquierda política puertorriqueña, estadounidense y a nivel mundial que de verdad no entiendo.

Una de ellas tiene que ver con su actitud a la compañía Monsanto. Afirmo que Monsanto no es corporación de mi devoción. Lo más cercano que tengo a la noción de “corporación favorita” es Google ¡y cuidado que tengo serias reservas sobre muchas de sus actividades!  A Monsanto se le acredita por haber participado en proyectos nefastos tales como la creación del agente naranja (sustancia con la que se experimentó en Puerto Rico) y la manipulación de la producción de la leche mediante la inyección de hormonas a sus vacas (cosa que ha representado un peligro para la salud de aquellos que la consumen).

Sin embargo, con el vuelo de la biotecnología, prácticamente Monsanto se ha convertido en el ícono de todo lo que es malvado de este ámbito. Como filósofo, siempre he sospechado de “demonizaciones”. ¿Por qué a Monsanto y no a otras compañías? ¿Qué ha hecho Monsanto que haya sido único entre todas las demás corporaciones para este tipo de trato? ¿Por qué la biotecnología desarrollada por este es tan malvada y no se resalta la “maldad” de otras compañías que también desarrollan biotecnología? Aunque uno no puede estar de acuerdo con el desarrollo del agente naranja y el sufrimiento de las vacas que tienen mastitis, ¿por qué señalar a Monsanto en particular? Todas las demás grandes corporaciones han hecho cosas de la misma o de mucha mayor gravedad. Por ejemplo, Exxon, una corporación más grande y mucho más poderosa que Monsanto, es particularmente peligroso debido a su campaña para promover la idea de que el cambio climático es de origen natural y no humano. ¿Por qué hay más animosidad a Monsanto que a Exxon? Lo que resta al filósofo en todo caso es contemplar a la izquierda y, confundido, rascarse la cabeza.

Vandana Shiva
(Foto cortesía de Elke Wetzig)

Pero vamos más allá de todo este asunto. Mucha de la hostilidad contra los transgénicos proviene de Vandana Shiva, una persona controversial que se ha convertido a su vez en un ícono de la biodiversidad y de la lucha contra las semillas transgénicas. En este punto quisiera resaltar que, aunque usualmente se le ha presentado como una física (¡y ella así lo ha permitido!), en realidad su bachillerato es en física, pero sus estudios graduados fueron en filosofía de las ciencias, mi campo (véase su grado en maestría y doctorado).

A pesar de que uno no deja de preocuparse de que ella ha sido muy eficiente en eludir las preguntas en torno a si ella ha llevado a cabo trabajos en física cuántica (¡a ella también se le ha presentado al público con ese alegato!) y pretender que ha escrito más de trescientos artículos académicos cuando en realidad podemos encontrar mucho menos que eso y solo alrededor de cuatro en PubMed, ella es, sin lugar a dudas, una persona hostil a las ciencias naturales en general, hasta el punto de rechazar por completo las investigaciones en revistas arbitradas de prestigio (véase, por ejemplo, este artículo). De hecho, ella misma se ha opuesto a los mejores postulados de la Ilustración con tal de tratar de desacreditar a las ciencias naturales en general (véase su libro Science, Hegemony and Violence: A Requiem for Modernity), ya que enlaza a las ciencias con la violencia. Ella hace este alegato sumamente fuerte contra los ideales de la Ilustración y contra las ciencias naturales cuando las enlaza con el aumento de violencia en el mundo, aun cuando la evidencia apunta precisamente a lo opuesto.

En el libro, Los mejores ángeles de nuestra naturaleza, el científico Steven Pinker muestra cómo el nivel de violencia se ha reducido paulatinamente en la historia de la humanidad y cómo la reducción más dramática ocurrió precisamente con la época de la Ilustración y los avances de las ciencias en general (En ese sentido descarto la mayoría de las críticas a Pinker como carentes de fundamento. Las demás críticas indican que Pinker puede reevaluar sus datos, pero esencialmente no refutan en lo absoluto su caso).

Es este tipo de uso de las ciencias que ha llevado a la llamada Revolución Verde, a la que Shiva y los antitransgénicos en general siempre se han opuesto. Las razones para ello son muchas. El uso de pesticidas es una, otra la extensión de terreno que hace falta para el cultivo y otras factores más. Sin embargo, a nivel global, esta Revolución Verde ha sido sumamente importante. Aun cuando se requiere mayor cantidad de terreno cultivable, los métodos convencionales actuales han aumentado exponencialmente el nivel de producción de alimentos para tratar de satisfacer a la humanidad. Estamos de acuerdo con Vandana Shiva de que aun con toda la Revolución Verde, todavía hay 800 millones de personas alrededor del mundo que sufren de desnutrición y hambre. El problema es que si no se hubiera llevado a cabo la Revolución Verde, estarían muriendo de hambre cerca de dos mil millones de personas (Lacadena 2002, 422).

Otra razón que se suele esgrimirse para oponerse a la Revolución Verde es que es un remedio que no resuelve los problemas del saqueo por corporaciones capitalistas, la lucha de clases y el abismo entre los ricos y los pobres. Sin embargo, esto es una falacia. La Revolución Verde se dirige exclusivamente a la disponibilidad de alimentos a nivel mundial. ¿Por qué uno debería oponerse a eso si la tecnología o la metodología no viene acompañada de una revolución en cuanto a distribución de riquezas? ¿Tenemos que oponernos al uso de teléfonos móviles porque no han resuelto el problema de la pobreza en el mundo?

Tal vez el siguiente ejemplo haga la falacia más transparente. Recientemente, se dio a conocer una nueva tecnología que va a permitir a los paralíticos caminar. La tecnología contiene patentes, será desarrollada corporativamente, algunas personas se lucrarán de ella, y, este es un punto importante, no va a resolver el problema del capitalismo. Sin embargo, ¿son estos argumentos lo suficiente como para rechazar esta tecnología que mejorará considerablemente el nivel de vida de miles de personas alrededor del mundo? Sería absurdo argumentar en contra de este valioso invento. Toda industria por la que nosotros vivimos y persistimos tienen todos o la mayoría de estos elementos. ¿Por qué no vale este razonamiento para la Revolución Verde o el uso de organismos genéticamente modificados?

No hay argumento sensato para rechazar por completo la Revolución Verde y hay muchas razones para mejorarlo. Por ejemplo, en vez de utiilizar insecticidas, podemos modificar genéticamente ciertos organismos para no emplear su uso.
.

Monsanto, algodones y suicidios

Sin embargo, la hostilidad mayor de Shiva contra Monsanto tiene que ver con el nivel de suicidios en la población rural india debido a la introducción de algodón Bt. Este es un tipo de algodón genéticamente modificado con el propósito de producir un insecticida que resiste ciertos tipos de insectos que arruinan las fincas de algodón. Literalmente esto se hace insertando material genético de la bacteria Bacillus thuringiensis para la producción del insecticida en el algodón mismo.

Algunos han visto en esto un enorme acto de “perversión de la naturaleza”, algo inmoral. ¡Se creó una “Frankenplanta”! Sin embargo, contrario a lo que el público suele intuir, la transferencia de material genético de virus o bacterias a diferentes organismos también ocurre en la naturaleza. Sin la transferencia mutua de material genético entre las bacterias primitivas hace millones de años atrás, hoy no estaríamos aquí para contarlo. También ocurrían transferencias genéticas naturales millones de años después cuando evolucionaron organismos multicelulares. Ejemplo de ello es que en nuestro código genético es que los seres humanos y otros simios contenemos en nuestro ADN material genético proveniente de un ancestro del virus HIV (el virus del SIDA).

Por hoy, India se ha convertido en el exportador más importante de algodones a nivel mundial. Los agricultores se han acostumbrado a comprar semillas a Monsanto para la venta de sus algodones a la vez que compran sus insecticidas para evitar la destrucción de sus cosechas por insectos. Hoy día, gracias a que se ha modificado el código genético de las semillas de algodón, a pesar de su costo mayor, muchas veces no tienen que comprar el insecticida, por lo que resulta ser en general un ahorro neto para los agricultores. Esto ha llevado a una reducción considerable del uso de pesticidas que contaminan el suelo y al medio ambiente y se ha reducido el riesgo a la salud de los agricultores indios (véase esta referencia, esta y esta). Todos estos factores han hecho que el algodón Bt se vuelva sumamente popular en India, hasta el punto de que su venta ha crecido exponencialmente a través de los años. Ahora bien, como argumentaré en un artículo futuro, es cierto que algunos insectos han evolucionado una resistencia a este insecticida generado por el algodón, especialmente en China (véase este artículo y este), pero este problema también seguiría aun sin transgénicos. Simplemente, la batalla entre insectos e insecticidas es una realidad evolutiva que jamás dejará de existir. Sin embargo, tomando ciertas medidas de precaución, la producción del algodón Bt puede ser muy eficiente y puede generar ganancias para los agricultores, aun con cierta resistencia por parte de algunos insectos.

Por otro lado, existe un alegato, especialmente en el documental Seeds of Death, de que la compra de estas semillas inició una gran oleada de suicidios en India. Este es un mantra que repite una y otra vez Vandana Shiva y organizaciones tales como la Center for Human Rights and Global Justice. Sin embargo, aparentemente la realidad es distinta. Todos los estudios científicos en torno a este tema revelan que los suicidios se hallan desvinculados completamente de la introducción del algodón Bt. Según dichos estudios, la tasa de suicidios comenzó considerablemente antes de la introducción del algodón transgénico en India y no varió después.

 Suicidios en India

Esta información ha sido corroborada por instituciones científicas prestigiosas tales como la International Food Research Institute, Otros estudios parecen indicar que el nivel de suicidios de agricultores está descendiendo (véase también este artículo).

Si este es el caso, entonces, ¿por qué se están suicidando tantos agricultores? Aunque no existe consenso en torno a las causas, parece que la respuesta son las instituciones bancarias indias junto a fuentes informales de crédito. Los bancos en sí no están regulados de manera coherente al respecto y prevalece la usura por parte de prestamistas informales (Panagariya 2004, 153; véase también este artículo reciente al respecto, este también, este y este).

En la región Vidharba de Mahashtra, varios científicos entrevistaron a ciertos parientes de agricultores indios que se suicidaron y en un artículo arbitrado se hizo una lista de las razones dadas por ellos para los suicidios: deuda, problemas ambientales, bajas ganancias de producción, alcoholismo, adicción a drogas, pérdida de fe en el gobierno, el estrés familiar, las pérdidas agrícolas, los incrementos en precios para el cultivo, la pobre irrigación y el uso de fertilizantes químicos que degradaban la tierra. Parece que no hubo un solo factor causante, sino varios factores, entre los que también aparece el uso de transgénicos (como causa del aumento de costo de la siembra). Sin embargo, como ya se ha señalado, esto no tiene sentido a la luz de los estudios ya mencionados (incluyendo a este y este). Además, el estudio reconoce que esta fue solo una pequeña muestra local y que hacen falta estudios más abarcadores y complejos. Se hace la salvedad de que el estudio solo recoge la impresión que tienen los parientes sobre las causas de los suicidios de sus seres queridos, no necesariamente las verdaderas causas. Finalmente, también este estudio sugiere que el incremento en el costo de siembra (aun con los transgénicos) no es la razón principal de los suicidios. Las razones de mayor peso son: la deuda, las adicciones, los problemas ambientales, el bajo nivel de ganancias de producción, el estrés familiar, la apatía política y la pobre irrigación.

 Todo parece indicar que los factores del suicidio son múltiples, pero parece que el factor de la deuda con los bancos y los prestamistas informales llevan la delantera en cuanto a sus causas. ¿Significa esto un rotundo triunfo del algodón Bt?  Aquí hay que tener cuidado. En este artículo se llama la atención al hecho de que ciertos estudios parecen estar prejuiciados a favor de este algodón algunos están ligados a Monsanto. Aun con este hecho, el autor de este mismo artículo (Glenn Davis Stone) procede a señalar que los estudios que están en contra de esta biotecnología son mucho más problemáticos y muestran un prejuicio mucho más marcado. Específicamente cuestiona las actividades de varios grupos antitransgénicos y de líderes de este movimiento tales como Vandana Shiva. Según este artículo, Shiva y compañía no proveen estudios sustanciales a revistas científicas arbitradas para mostrar evidencia de lo que afirman (incluyendo la supuesta tasa de suicidios y su vinculación a transgénicos), sino que buscan legitimación por otras vías.

En este mismo artículo, aun previniendo los prejuicios, Stone afirma que con la siembra de algodón transgénico se evidencia un aumento de las ganancias de 18% comparado con el algodón tradicional y un descenso del uso de insecticidas por un 54.7%. El estudio también sugiere una profundización del tema dada la complejidad de la diversidad de sectores étnicos y económicos en la India. También el estudio desmiente que la siembra de transgénicos sea la causa principal de los suicidios entre agricultores indios.

Mi pregunta a los sectores de izquierda de mi patria es la siguiente: en caso de que esta impresión sea efectivamente la correcta, como todo parece indicar … ¡¿por qué RAYETES oponerse en principio a la siembra de algodón transgénico?!

En la segunda parte de este artículo hablaré del arroz dorado …

Bibliografía

Lacadena, Juan-Ramón. 2002. Genética y bioética. Madrid: Universidad Pontificia Comillas / Desclée de Brower.

Panagariya, Arvind. 2008. India: The Emerging Giant. Oxford: Oxford University Press.

Tagged with:
 
Bookmark and Share